Coldplay en directo

Sep 25

El viernes 4 de septiembre Coldplay tocó en Barcelona. Era el único concierto que iban a dar en España en la gira de su “Viva la Vida”, y la expectación era grande, con todas las entradas vendidas desde hace meses. Yo, que las tenía desde febrero sólo pude conseguir entradas de pista.

Me apetecía mucho ver el directo de esta banda, de la que me declaró fan; y la conclusión final es que, aunque fue un buen concierto, el público salió un poco decepcionado, sobretodo por los problemas de sonido, algo totalmente incomprensible en un grupo de este nivel, y que creo hará difícil publicar, tal y como estaba previsto, un DVD de este concierto.

Al final, para compensar este fallo la banda regaló, a parte del público, un CD con canciones de ellos.

El escenario aparecía, al principio, con un gran cartel de la portada de su último disco, que después retirarían, pues detrás había un gran videomarcador, y dos videomarcadores irregulares a cada lateral. Era un escenario con dos pasillos laterales enormes que utilizaría Chris para ir haciendo “sprints” mientras cantaba algunos de los temas.

La banda, sale al escenario con unos veinte minutos de retraso, pues ha habido colas de entrada y mucha gente no ha podido entrar a la hora oficial, empieza con el tema instrumental “Life in Technicolor”, que abre el Viva la vida, en el que ya se aprecian fallos de sonido, que se hacen todavía más patentes con la segunda canción “Violet Hill”. En este tema Chris, que parecía bastante extrañado con el mal sonido, improvisa una especie de prueba, que sirvió para que la cosa mejorara algo.

El concierto continua con uno de sus mejores temas: “Clocks”, en el que el sonido de repente sube, como si a alguien se le hubiera olvidado conectar alguna fase, mejorando respecto a las canciones anteriores. A partir de aquí los problemas ya fueron menores, por lo menos en la zona en la que yo estaba, aunque por lo visto en otras zonas no se acabó de escuchar bien en toda la noche.

El grupo ataca después “In my Place”, en la que Chris se dirige, por primera vez al público en un castellano bastante correcto para pasar después a “Yellow”, canción para la que lanzan cantidad de globos amarillos por la pista que acompañan. Chris saluda, esta vez en catalán, ganándose una gran ovación del público, y promete mucho ruido (hubiera sido aconsejable algo menos de ruido, y algo más de sonido afinado).

A continuación suena, con Chris al piano, una canción que no conozco “Glass of Water”,(gracias Google), para la que se proyectan imágenes de planetas y galaxias en los videomarcadores. Esto se volverá a utilizas en contadas ocasiones, siendo la mayoría de las veces la imagen del grupo, la que prevalece en el videomarcador, algo muy de agradecer en un recinto de las dimensiones del Olímpico de Montjüic

Después de este parón fuera del “Viva”, tocan dos temas de este disco “Cementeries of London”, y “42”, para la que Chris vuelve al piano.

Seguirá “Fix You”, que empezará de una manera lenta, para ir subiendo poco a poco, acabando con un espectáculo de fuegos artificiales. Con este tema ya habrán tocado al menos una canción de cada uno de sus cuatro discos de estudio.

A continuación suena el riff de Strawberry Swing, que ejecutan de una manera suave, para pasar a “God put a smile upon your face”, un poco distorsionada de batería y piano. En esta canción hacen la primera variación del concierto para tocarla de una manera más techno, al igual que hacen con “Talk”, que suena muy diferente a la original.

Chris vuelve al piano y toca los primeros acordes de “The Hardest part”, para volver a hablar con el público en catalán y castellano y toca la canción sin prácticamente apoyarse en el resto de la banda, se escucha y esta vez bien, sólo su voz. Acaba en el piano con un tema únicamente instrumental “Postcards from far Away”.

A continuación, y demasiado pronto para mi gusto, suena lo que todo el público está esperando: “Viva la Vida”, que se corea tanto con palmas, como con gritos. Chris se da otra de sus carreras por el escenario, pero la canción cae de repente, en un recorte incomprensible. Suenan los acordes de “Lost”, que tampoco se llega a acabar, pareciendo más un corte de sonido, que el final de la canción.

A continuación suena la música de “Singing in the Rain”, en lo que parece un descanso del grupo, pero no, están bajando del escenario y recorren un lateral de la pista para llegar a un mini escenario que se ha situado en medio de la pista. Hay una avalancha de público hasta ese escenario. Allí tocarán en un mini concierto acústico, dentro del concierto, algo bastante original cuatro temas. De esos temas sólo el primero es suyo “Green Eyes”, después suenan un par de temas, con mucha guitarra y armónica y que según el “Set List” oficioso de los foros son: “Rhyming Song” y “Death Will Never Conquer”. Para despedir el mini concierto acústico rendirán un homenaje a Michael Jackson tocando una versión acústica, y a la que hay que reconocer que al menos fue original de “Billie Jean”. Antes de esta canción ha habido un par de intentos para hacer la ola, con las luces de los móviles, aunque no han acabado de salir, entre otras cosas porque Chris no sabe concretar si la izquierda por la que quiere empezar es la del público o la suya. Al final, la olas quedan bastante decentes.

Vuelven al escenario principal bajo los acordes de Viva la Vida, canción que no retoman.

Chris vuelve al piano para  tocar “Politik” a la que seguirá “Lovers in Japan”. El público se volverá a animar y, otra vez, dará palmas para acompañar las canciones. Con “Death and all his Friends”, es decir, tocando prácticamente todo su nuevo disco acaba la parte oficial del concierto.

Ha pasado una hora y media escasa desde el inicio del concierto, por lo que todo el mundo espera una sesión de bises.

El grupo no se hace de rogar y sale de inmediato para tocar “The Scientist”. Las palmas siguen, pues la gente quiere más, pero no va a haber más ración de Coldplay. Cuando se acaba esta canción vuelve a sonar, de nuevo, “Life in Technicolor” y con esto se acaba el concierto, dejándonos a muchos con ganas de más. No hay una despedida. Todavía creemos que van a salir y tocar, al menos, dos o tres temas más. Algo del “Parachutes”, o del “X&Y”, que han pasado bastante desapercibidos en todo el concierto, pero no, las luces se encienden y el concierto se ha acabado en una escasísima hora y cuarenta minutos.

Sí, han sido unos 25 temas, pero con instrumentales y variaciones que han acortado algunos. La banda tiene ya repertorio de sobra para haber tocado cuatro o cinco más, y si no al menos una repetición de “Viva la Vida”, más larga y que habría dejado otro sabor de boca.

Sí, me han gustado. Son buenos, pero eso ya lo sabíamos. Hacen, creo que con éxito, variaciones de sus temas en directo, pero creo que hay que exigirles más. Que menos que 2 horas de concierto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *