La Cruda Realidad: es que no es ninguna gran película

Oct 26

La cruda realidad es una de las últimas comedias románticas que ha llegado a la cartelera.

En esta película, Abby, interpretada par Katherine Heigl, la Izzy de Anatomía de Grey, es una productora de un programa de televisión, que no atraviesa su mejor momento y al que un día llega un nuevo presentador, Michael, interpretado por Gerard Butler (300), políticamente muy incorrecto, fundamentalmente en sus opiniones sobre las relaciones.

Abby, que es una profesional dominanta,  obsesa del control, un tanto repipi, está en total desacuerdo con las opiniones, pero a su vez su vida sentimental es un desastre, pues está obsesionada en encontrar a su chico ideal, que ha de adaptarse a su lista previamente confeccionada de requisitos.

Un día conoce a un chico Colin del que se queda prendada, pues parece reunir todos los requisitos (joven, guapo, atento, buena posición) aunque su primer encuentro resulta un tanto incómodo.

A partir de ahí, Michael, que es básicamente el polo opuesto a Abby, y que sigue el principio de que los tíos somos básicamente simples y fáciles de contentar, apuesta que con sus consejos Abby será capaz de hacer que el chico caiga rendido a sus pies, siempre que se comporte, aunque sea renunciando a su personalidad, de la manera que él le diga.

A partir de ahí, y sabiendo que es una comedia romántica podemos imaginar que es lo que acabará pasando sin equivocarnos, con al menos un 90% de probabilidades de acierto.

Así que como es una película más del género, y que probablemente olvidaremos en cuanto veamos la próxima, vamos a centrarnos en lo que tiene de aprovechable o diferente respecto a otras:

El curioso efecto Pigmalión, o más bien antipigmalión, pues básicamente Abby ha de ser más frívola y superficial, al que es sometida, es entretenido, así como los diálogos, aparentemente de odio entre ellos. De todos estos hay una frase que me parece muy aprovechable: “Nunca lo sabrás”

La escena del restaurante hay que reconocer que tiene cierta gracia.

También es diferente la ambientación, en Sacramento, una ciudad nada habitual en el cine, por lo menos en eso sí que ha sido original.

Por lo demás, creo que ha pasado poco tiempo desde la última película de corte similar “Que les pasa a los hombres”, con la que comparte hasta un personaje en el mismo papel, Kevin Connolly, con la diferencia de que en esta última por lo menos había varias historias donde elegir, y por lo tanto el final se hacía menos previsible (ver post publicado en este mismo blog al respecto)

¿Será la próxima moda de Hollywood explotar el “Chicos contra chicas”, o “Los hombres son de Venus y las mujeres de Marte”? (nota: está puesto al revés adrede).

Así que para verla en casa un domingo por la tarde (gracias Megaupload) no está mal, pero para ir al cine creo que hay mejores opciones en cartelera, comentadas ya en este blog: “Si la cosa funciona”, “Ágora”, y salvo sorpresa mayúscula, pues todavía no la he visto “Millenium2”.

Puntuación 5, subido a un 6, porque la prota está muy bien

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One comment

  1. MiLe /

    A mí la película me pareció entretenida y a momentos graciosa. Es más de lo mismo de lo que nos ofrecen las comedias “made in USA”, pero no esta mal ver a Izzie Stevens poniéndose unas bragas vibradoras!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *