True Blood (T1-T2): Muy recomendable

Nov 04

Hace unos cuantos posts comentamos las novelas “Southern Vampire Mysteries” de Charlaine Harris, y dijimos que se habían convertido en la serie “True Blood”. Después de haber visto las dos primeras temporadas (las únicas emitidas) hoy toca hablar un poco de la serie.

Al parecer, la autora había recibido varias ofertas para adaptar sus libros, pero el que finalmente se llevó el gato al agua fue Alan Ball, que es principalmente conocido por ser el creador de “A dos metros bajo Tierra”, serie de culto, que prometo comentar próximamente.

Si los seguidores de “A dos metros” esperan algo parecido les aconsejo que se abstengan de ver True Blood, pues lo único similar es que de vez en cuando hay muertos. El resto no tiene nada que ver.

Ya desde el principio True Blood engancha con los títulos de crédito, magníficamente acompañados por la canción “Bad Things” de Jace Everett, que encaja mucho con el ambiente sureño de la serie. La frase “I don’t know who you think you are, But before the night is through, I wanna do bad things with you” me parece genial.

httpv://www.youtube.com/watch?v=5r77tta6HPw

A grandes rasgos, para los que no leísteis el post, la serie trata sobre la “salida del ataúd” de los vampiros, tras descubrirse, y comercializarse la sangre artificial. Tras siglos en las sombras, la adaptación de estos a la sociedad actual resulta, cuanto menos, curiosa.

La serie se ambienta en el sur profundo de EEUU, concretamente en Loussiana, una zona rural tradicional, de bajo poder económico, por lo que la mayoría de los personajes se encuadrarían en lo que los americanos llaman “White trash”.

La protagonista principal, Sookie Stockhouse, es una camarera con poderes telepáticos, lo que le provoca problemas de socialización, y que todo el mundo la considere una pirada. Sookie está interpretada por Anna Paquin, la antigua niña prodigio que ganó un oscar por “El Piano”. Anna está impresionante en su papel, creando una Sookie con un puntito repipi, cursi, y bastante redicha, es decir, un contraste frente a los rústicos de sus amigos y clientes. Es un papel muy jugoso, pues el personaje es interesante, pero cualquier otra podría habérselo cargado totalmente sobreactuando

Sookie se enamora del único vampiro del pueblo, Bill y esto cambiará su vida totalmente.

Las dos temporadas están basadas en los dos primeros libros de la saga, pero con la libertad que da disponer de muchos minutos para poder adaptar un libro de menos de 300 páginas. Es justo lo contrario de adaptar un libro como Millenium, donde se dispone de pocos minutos para muchas páginas (ver post al respecto).

Así, cada temporada, como acostumbra la HBO, es de doce capítulos, si bien son un poco más largos (alrededor de 50 minutos), que los 40 estándar del resto de las series. Esto les da la oportunidad de crear nuevos personajes, no siempre acertados (Tara y su madre resultan cargantes), o desarrollar alguno de los que en la novela pasan desapercibidos y a los que se les saca bastante partido (Laffayette)

La serie tiene mucho ritmo, a esto contribuye que las dos temporadas se desarrollan en un espacio relativamente corto, pocas semanas para cada trama y aparentemente poca separación temporal entre ellas.

La primera temporada es un poco más comedida y sí, hay sangre, algo de violencia, aunque no demasiada, y alguna escena sexual más explícita de lo que suele ser habitual en las series. Sin embargo, en la segunda esta contención se acaba y se ve más sangre, más violencia, bacanales comunitarias, algo de canibalismo, integrismo religioso anti vampiro, y criaturas sobrenaturales diferentes a los vampiros, es decir, la serie se desmadra un poco, pero sigue siendo muy entretenida y consigue enganchar.

La ambientación en Louissiana está muy conseguida, y el resto del reparto, que es menos conocido que Anna Paquin, acompaña. Los vampiros, aún siendo blancos parecen lo suficientemente reales para parecer vampiros sin dar risa. Quizás sobrarían, a veces, los efectos especiales de los colmillos, pero se puede permitir. Aparte de Bill, que sería el otro protagonista, aunque a menor nivel que Sookie, destacan Eric, y el misterioso Sam, aparte del bufón de Laffayette.

Es una lástima que no se haya llevado a la serie el personaje de los libros Buba (transformación de Elvis en vampiro, aunque algo retrasado debido a la gran cantidad de drogas presentes en su cuerpo en el momento de su transformación), que le hubiera dado un puntazo a la serie, pero quizás era un riesgo demasiado grande.

Por último, aunque sea algo un poco difícil, recomiendo la serie en versión original (no la he visto doblada), pero perdería parte de su gracia sin el inglés con el acento del sur.

trueblood

Puntuación: 8,5 (para cada temporada)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comments

  1. La segunda temporada a mí personalmente no me gustó, es como si estuviera viendo una serie muy distinta a la primera. Soy de los que me quedo con la primera, de largo, pero seguro hay mucha gente que no estará de acuerdo pues, como decíis, ha conseguido enganchar a la audiencia.
    Me gusta mucho el blog, seguid adelante.

  2. elhombreadaptable /

    Rick es que es tan obsesivo con algo como un perro de presa, cuando lo engancha, no lo suelta. A mí personalmente, me gusta, pero no le acabo de coger el gusto a la sangre… El papel de ella, no me gusta nada!!

  3. Lau /

    De momento estoy con la primera y ya estoy enganchada

  4. Vas por el buen camino. Supongo que estarás la estarás viendo en VO, disfrutando del mix de acentos: sureño, cajún, aunque a veces sea complicado. A mí, personalmente, seguir a Tara y a su madre me costaba bastante.
    La primera temporada es de adaptación. En la segunda se les va la olla bastante. Si vista la mitad te sigue gustando, es que eres una auténtica fan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *