Avatar (3D): El futuro ha llegado

Jan 10

Avatar era una película de esas que a priori me apetecía mucho ver, pero sobre la que tenía cierto temor al resultado.

Y es que, después de llevar meses oyendo hablar de ella, y de que iba a suponer un salto en el cine similar al sonido, al color o al cinemascope, tenía mis dudas sobre si no me acabaría defraudando, al haber creado unas expectativas tan altas.

Así que elegí una sala donde se proyectara en 3D, tal y como ha sido concebida, y me dispuse a vivir la revolución. El resultado, aunque un poco extraño, fue bastante satisfactorio.


Supongo que todos habréis oído hablar, y –a tenor de las cifras de recaudación— muchos visto, la película, que supone el regreso al cine, tras 12 años, de James “Soy el Rey del Mundo” Cameron, tras el arrollador éxito que consiguió con Titanic, que desde mi punto de vista sería una gran película de catástrofes, si se le quitara una hora de pasteleo Di Caprio-Winslet.

Cameron, al que le encanta descubrir, y explotar nuevas teconologías para el cine, ya lo hizo a inicios de los 90 con el “morphing” en Abyss –técnica que maravillaría al gran público en Terminator II, y que desde entonces se ha utilizado hasta la saciedad tanto en cine como en publicidad— tenía desde entonces algún proyecto en el cajón, mientras se dedicaba a desarrollar nuevas técnicas e instrumentos para filmación submarina a gran profundidad, o el sistema de 3D, que ha utilizado en esta película.

Uno de estos proyectos era Avatar, pero faltaba tecnología para poder recrear el mundo de Pandora que tenía en mente. Hasta que por lo visto un día se quedó alucinado con los avances de los chicos de Peter Jackson, otro visionario, en Weta Digital para dar vida a Gollum.

A partir de ahí decidió desenterrar el guión y ponerse en marcha, con el añadido de querer llevar el cine al próximo nivel –cual mesias salvador— con la proyección en 3D, fuera del ámbito de la animación, el más utilizado hasta ahora.

El resultado podrá gustar más o menos, pero ciertamente es un avance, que creo seguiremos recordando dentro de muchos años, y que para muchos volverá a llevar a la gente a las salas.

Como toda primera experiencia resulta un poco extraña: primero ver a toda la sala con las gafas provoca una sensación un poco desconcertante; después cuesta algo adaptarse a la imagen en 3D, que da cierta sensación de irrealidad, principalmente en los personajes no generados por ordenador; por último creo que se pierde algo de color, debido al filtro de las gafas. Si veis la peli en 3D, probad varias veces a quitaros las gafas y comparad. La película se ve mejor de lo que esperaría: con más color, y apareciendo únicamente desenfocados (se ven doble, supongo que porque es lo que crea el efecto 3D) los objetos situados más al fondo.

Y después de esta intro, un tanto larga, aunque la ocasión lo merece, hablemos un poco de la peli en sí.

Por si no habéis oído hablar sobre el argumento este se resume en lo siguiente: En un futuro no muy lejano –año 2130, aprox —los humanos han colonizado el planeta Pandora, por sus valiosos recursos minerales. En este planeta, auténtico edén, habitan los Navis, unas criaturas azules de unos tres metros y formas humanoides. Como complemento a la explotación del planeta unos científicos crean Avatares réplicas de los Navis controlados a distancia, en una especie de realidad virtual con humanos, que se integran a nivel neuronal con estos Avatares.

Uno de los humanos es un exmarine, que ha quedado parapléjico, y que por tanto al entrar en el Avatar vuelve a poder moverse, y que por circunstancias un tanto accidentales se integrará en esta comunidad.

Al mismo tiempo la convivencia entre los humanos y los Navi sufrirá tensiones, cuando éstos descubren un importante yacimiento de mineral cerca del poblado de los Navis.

La película, además de dirigirla, la ha escrito también el propio Cameron, y ese es, a mi entender, el principal fallo.

Falta historia, pues al final le ha salido la típica historia de enfrentamiento entre una civilización superior, invasora, contra la indígena, subdesarrollada tecnológicamente, pero que quiere defender su territorio y costumbres, que hemos visto tantas veces repetida: Séptimo de Caballería vs indios; Españoles vs Aztecas; Bóers vs zulúes…

Además, toma prestados elementos de otros, dinosaurios de Parque Jurásico, con suyos propios, los armaduras articuladas de su Aliens, un par de naves que parecen homenaje a 2001 con lo que al final le ha quedado un batiburrillo, que no sabemos muy bien si es de crítica al capitalismo, al militarismo, defensa del medio ambiente, que resulta en una especie de pastiche, lleno de tópicos y que, en mi opinión, lastran el maravilloso espectáculo visual que es la película.

Porque visualmente es apabullante, y no sólo por el efecto 3D, que ya de por sí es sorprendente y más real de lo que podría esperarse. El mundo de Pandora es un alarde de imaginación, maravillosos los árboles y las montañas flotantes, y un poco menos la fauna, que ya he dicho me recuerda demasiado a Jurassic Park.

Las escenas de los navis desenvolviéndose por los árboles y barrancos son de un gran dinamismo, apoyado por el efecto 3D, así como las batallas. Las dos horas y media cumpliditas que dura la película no se acaban haciendo demasiado largas, y en otra película con un guión tan flojo se notarían mucho más.

httpv://www.youtube.com/watch?v=d1_JBMrrYw8

Además, hay que darle a Cameron el mérito de no haber incurrido demasiado en el truco fácil de abusar de “lanzar” objetos hacia el público para resultar más efectista.

Al final te queda la impresión de haber visto algo totalmente diferente, que podrá gustar más o menos, pero que creo tardaremos bastante en ver algo similar. Tengo la duda de si el efecto 3D se podrá explotar mucho más de lo que lo ha hecho Cameron, y ahí creo que sí que veremos grandes sorpresas en unos años, cuando los directores se familiaricen con esta técnica. Por muy sorprendentes que nos parezcan muchos movimientos de cámara o situaciones, no deja de ser una película pionera, y por tanto experimental.

Así que si te gusta el cine como espectáculo es una película imprescindible para ver en pantalla grande, y creo que el Euro y medio, o dos, que vale de más por verla en 3D merecen la pena. Creo que no os dejará indiferente.

Puntuación: 8 (10 por el cambio que supone, 10 por la estética y la apabullante que resulta visualmente, 4 por guión historia y personajes)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *