El hombre lobo: Una versión “modernizada” para un clásico del terror

Mar 12

El Hombre Lobo era el último de los “clásicos” del terror que no se había revisado en los últimos años.

Esta “injusticia” se ha corregido con una nueva versión que ha contado con medios y un reparto bastante potente con los oscarizados Anthony Hopkins y Benicio del Toro al frente.

Así, hasta ahora, teníamos versiones bastante decentes del resto: Coppola hizo un gran Drácula, con una versión muy fiel de la novela de Bram Stoker; Kenneth Brannagh, con un gran De Niro –el mayor salto que he dado en una sala de cine es por su aparición súbita hacia el final de la película- también adaptó el Frankenstein de Mary Shelley; el Dr Jekyll-Mr Hyde de Stevenson se adaptó –algo más libremente- con Malkovich y Julia Roberts; e incluso la Momia, otro de los clásicos del terror en blanco y negro se versionó, aunque en clave más de comedia que otra cosa.

El Hombre Lobo, otro de los “monstruos míticos” había sido relativamente olvidado –pues el Teen Wolf de Michael J Fox no cuenta y los últimos intentos eran más “Serie B”- dejándonos sin una versión moderna del mito del licántropo.

Creo, y si me equivoco que alguien me corrija, que para este personaje no existe una novela de referencia, en contra de los comentados Drácula, Frankenstein y Jekyll-Hyde, personajes claves del terror gótico-romántico) que fueron publicados durante el S XIX; pero su historia, por lo menos a grandes rasgos, es conocida por todos: los licántropos son personas de apariencia normal a las que la luna llena transforma en bestias (lobos) sedientas de sangre. Su mordedura puede llevar a la transformación, o el enloquecimiento, y únicamente pueden ser aniquilados con balas de plata.

En este caso la historia, que se ambienta aproximadamente en el último tercio del S XIX, se articula de la siguiente manera:  Lawrence Talbot (Benicio del Toro) es un actor de éxito que ha estado fuera de su hogar, una mansión en la campiña inglesa, durante años, en los que ha triunfado al otro lado del Atlántico como actor. Durante una gira en Londres es llamado de vuelta a casa pues su hermano ha desaparecido.

Al llegar este ha aparecido muerto, destrozado, aparentemente, por una bestia. Allí se encontrará con Gwen, la prometida de su hermano (muy sobria Emily Blunt) y a su padre, un Antony Hopkins que físicamente recuerda muchísimo a su personajes en Leyendas de Pasión (cuando ya es mayor)

Unos gitanos de la zona serán culpados de la muerte del hermano y cuando Lawrence va a investigar es atacado por la bestia, sobreviviendo milagrosamente a la mordedura.

A partir de aquí creo que -aunque sea un spoiler- es bastante evidente que Lawrence sobrevivirá, pero algo habrá cambiado en su interior y no volverá a ser el mismo.

La policía, encabezada por Hugo Weaving, al que no había visto desde sus personajes más míticos –Elrond (El Señor de los Anillos) y Mr Smith (Matrix), conseguirá capturar a la bestia, que será llevada a Londres, -que aparece ambientada de una forma muy similar a Sherlock Holmes, y con la que comparte decorados representativos de la época como el “London Bridge”- aunque no se quedará allí mucho tiempo, pues ha de solventar el problema de sus orígenes.

Como no puedo contar más sin caer en demasiados “spoilers” sólo diré que el final comparte los tintes románticos clásicos de estos personajes y que, aunque un poco forzado está bien.

Así que la película sin ser una maravilla sí que es muy digna para el personaje. Los actores están bien, con un par de protagonistas que viven un intenso duelo interpretativo. Benicio bastante bien y Hopkins un poco sobreactuado. Dos secundarios de lujo, que apoyan muy bien a los principales, y bastantes medios para ambientación: la mansión con ese aspecto de lujo un poco decrépito, o venido a menos, y un Londres bien ambientado, que por otra parte es lo menos que se puede pedir en una de estas superproducciones.

Si hay que poner una nota un tanto negativa sería para los efectos especiales, que esperaba bastante más espectaculares. El proceso de la transformación está bastante bien logrado, con el crecimiento de manos pies, desarrollo muscular, sobre todo de las extremidades, pero ahí queda todo. El resultado final me parece más de serie B que de superproducción. No sé si es porque se ha abusado del pelo, pero el resultado final es un poco cómico. Quizás es más difícil que un Vampiro, o el mismo Frankenstein -aunque la caracterización de De Niro en esta película me encantó-; pero me parece flojo para una película de esta categoría. La lucha final es un tanto cómica, cuando pretende ser dramática.

En resumen: una película que agradará, en términos generales, a los que les gusten estos clásicos del terror, a pesar de “pequeños” detalles, como el aspecto final de las criaturas.

Puntuación: 7

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *