The Lovely Bones: Peter Jackson mezcla drama, thriller y fantasía sobrenatural

Mar 21

The lovely Bones –título que por una vez se ha respetado, en vez de perpetrar el tradicional crimen- es la última película de Peter Jackson. Tras el éxito arrollador de la trilogía de “El Señor de los Anillos” y de su siguiente proyecto, King Kong, esta vez nos ha traído una película más “modesta”, incluso intimista en ciertos aspectos, pues no es una gran producción, que resulta una mezcla de varios géneros.

Para ese proyecto ha contado con su equipo habitual, que incluye a su mujer, Fran Walsh, y a Philippa Boyens para desarrollar el guión, que se basa en la novela “Desde mi cielo” de Alice Sebold, así como con los efectos visuales de Weta, la empresa que creó y tan buenos resultados le ha dado.

He de reconocer que, personalmente, después de “El Señor de los Anillos”, que me parece una de las grandes trilogías llevadas al cine, Jackson tiene todo mi crédito para sus próximos proyectos, así que esta película no iba a ser menos.

Una vez vista las sensaciones son ambiguas: me parece una buena película pero creo que la mezcla de géneros al final acaba dejando una película un tanto inclasificable. Creo que es curiosa pero no sé si he visto un drama, una película fantástica sobrenatural, o incluso un thriller.

La historia empieza de una manera un tanto anticlimática, ya que la protagonista Susie, la para mí desconocida pero sobresaliente Saorsie Roman, empieza a contarnos cosas de su vida y que va a ser asesinada, así que en ese aspecto, aunque el hecho se difiera unos minutos sabemos que va a pasar. Incluso también conoceremos al asesino, un muy inquietante -y difícil de reconocer a primera vista por la caracterización- Stanley Tucci.

Susie vive en el típico vecindario de una pequeña ciudad rural americana a principios de los setenta, donde la gente es muy confiada y no piensa que pueda suceder nada malo. Su familia es la típica familia feliz.

El reparto es conocido. Sus padres están interpretados por Mark Whalberg (Jack) ,con uno de los peinados más difíciles que le he visto nunca, y Rachel Weisz (Abigail), que se une al club de las actrices que ya interpretan a madres de adolescentes -como comentábamos el otro día de Cameron Diaz en la decisión de Anne- y a la que, por cierto, he encontrado mucho más guapa que en Ágora. Completa el reparto una muy rejuvenecida Susan Sarandon, que casi podría hacer de madre (supongo que exceso de Botox)

Una vez que se produce el asesinato, Jackson opta por no mostrar la escena, pero sí los suficientes detalles posteriores para que nos hagamos una idea de la naturaleza sáica del asesino, y por tanto lo odiemos, se empezará a desarrollar el drama, que pondrá a prueba la estabilidad familiar, al afrontar cada uno de los padres la pérdida de una manera diferente. En paralelo transcurre la historia sobrenatural, con elementos tipo “Ghost”, o “El Sexto Sentido”, en los que la presencia de Susie se intuye por alguno de los personajes, ya que está en una especie de mundo intermedio entre el real y el celestial, que se ve reflejado en el siguiente vídeo

httpv://www.youtube.com/watch?v=m0qzD2IMlR4&feature=related

En esta parte de la historia es donde ha puesto Jackson toda su habilidad, y sabemos que tiene bastante, para los efectos visuales. Crea un mundo de fantasía onírico y preciosista. No es algo nuevo, así de memoria me acuerdo de “Más allá de los sueños” de Robin Williams, pero hay que reconocer que el resultado en pantalla es espectacular. Susie transitará por este mundo mientras el tema de su asesinato sigue sin resolverse.

httpv://www.youtube.com/watch?v=iC33QZPS1oY&feature=related

El policía encargado del caso es Michael Imperioli, el Chris de “Los Soprano”, en un papel totalmente opuesto al que le hizo famoso, que a pesar de involucrarse personalmente con la familia no es capaz de encontrar al asesino, que es el “Inofensivo vecino”.

Al final, y aquí es donde entra la parte de thriller, medio por casualidad, medio por fenómenos sobrenaturales se pondrá presión sobre el asesino. No quiero contar demasiado, pero el descubrimiento es una escena inquietante en la que Jackson demuestra que sigue sabiendo mantener la tensión.

Aquí es donde creo que la película confunde un poco, pues al tener abiertas tres o cuatro líneas diferentes: drama familiar, historia sobrenatural, asesinato, e incluso historia de amor adolescente, creo que le cuesta demasiado cerrar, pudiendo encontrar hasta tres o cuatro finales en uno, algo que creo le ha pasado a Jackson en más de una ocasión, no nos olvidemos del final de “El Retorno del Rey”, donde también le cuesta cerrar todas las líneas argumentales. Las dos horas se hacen un poco largas.

Como curiosidad decir que en el film se ven varios de los detalles que le gustan al director como su afición por la miniaturas, uno de los hobbies del asesino (el propio Jackson ha confesado que una de sus primeras tomas fue la “voladura de una maqueta que había creado) o su devoción por la trilogía de Tolkien, que aparece en uno de los carteles del centro comercial. El propio Jackson aparece en un cameo –algo que es costumbre en todas sus películas- aunque confieso que yo no lo he reconocido. Si tenéis curiosidad, según la Wiki, es la persona que maneja una cámara de super8 en la tienda.

En resumen, creo que es una película que queda bastante redonda, a pesar de todos los “charcos” en los que se mete, y en la que se nota la mano de un buen director, pues con otro no sé que tal hubiera resultado.

Puntuación: 7,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *