Todos están bien: ¿Seguro?

Mar 09

Todos están bien es una historia intimista que supongo intenta reflejar el desmembramiento de la familia en la sociedad americana actual.

La historia es la de Frank Goode -interpretado por un muy sobrio Robert de Niro, que está muy bien- un jubilado recientemente viudo, y su relación con sus tres hijos, ya adultos y cada uno con su propia vida.

Frank ha trabajado muy duro, en un trabajo totalmente tedioso -y que le ha dejado secuelas en forma de enfermedad crónica- recubriendo con PVC cables eléctricos y de teléfono, para poder dar uno futuro mejor a sus cuatro hijos, y que estos triunfen en la vida (tópico del sueño americano).

Una vez fallecida su mujer, que es la que siempre ha tenido más relación con sus hijos, le cuesta que estos vayan a visitarlo. El principio de la película nos lo muestra, ilusionado, haciendo todas las compras y preparativos para una visita de estos, que al final no se produce.

Esto le llevará a tomar la decisión de ir a visitarlos, a cada uno en su respectiva ciudad. Además, por causa de su enfermedad, no puede volar, por lo que ha de cruzar el país -y esto es poco habitual en las películas USA- a base de trenes y autobuses, por lo que se podrán ver kms y kms de los cables que fabricó en toda su vida, en una imagen bastante metafórica.

Su primera parada es Nueva York, donde vive uno de sus hijos, que es pintor, pero al que no encontrará. Esto no lo detiene, y de ahí va a Chicago, donde vive una de sus hijas, una ejecutiva publicitaria interpretada por Kate Beckinsale -muy lejana a sus días de juventud en Pearl Harbour- y donde parece que casi es echado. A partir de aquí empezamos a descubrir que, tal vez, los hermanos están más conectados de lo que parece, y que le esconden algo al padre.

De Chicago va hasta Denver, a ver otro hijo, al que cree compositor de éxito, pero al que encuentra en un rol mucho menos glamouroso. A pesar de ello, éste es feliz y lo envía rápidamente con la menor de los hermanos, Drew Barrymore, que es bailarina en un espectáculo de Las Vegas.

En el transcurso de este último trayecto sufrirá un percance con su medicación que le harán tener que volver apresuradamente a casa, en avión. A partir de aquí ya no cuento más, pues si no corro el riesgo de entrar en spoilers que se cargarían el final de la película.

La película está planteada en un tono intimista y sobrio, que se puede hacer un tanto lento. De Niro está muy contenido, mucho más que en las comedias tipo “Los padres de ellá, o de él”, que ha interpretado últimamente. Su papel recuerda al de Nicholson en “A propósito de Scmidt” hace unos años, es decir, el de sesentones que al final de una larga vida laboral, y prematuramente enviudados se encuentran desconectados de todo, especialmente la familia, por haberse dedicado al trabajo. Supongo que intentará ser una metáfora de la realidad americana de esa generación, la de nacidos justo después de la II Guerra Mundial, que llega ahora a la jubilación. También sirve, como he comentado, para reflejar el esfuerzo de esos padres para dar una vida mejor a esos hijos, que están ahora entre los 35 y 45.

Curiosamente, en la película las expectativa más altas para los hijos están por parte de De Niro, para el que, una vez descubierta la realidad, parece estar un tanto decepcionado con alguno de los hijos, frente a la opinión de estos, que son felices habiendo alcanzado menos éxito del que esperaba su padre. En contraposición la hija con más éxito, profesional –impresionante, por ejemplo su casa- es la que parece ser menos feliz.

Asimismo, supongo que sirve para reflejar el desmembramiento familiar que se vive en aquella sociedad, con un país enorme en el que un hermano puede vivir en Nueva York, otro en Chicago, otro en Las  Vegas, distancias, que facilitan/imposibilitan el aislamiento, y por lo tanto la ruptura de los “valores familiares”.

En ese aspecto, esa realidad está bien reflejada. Al final, la película no es una comedia, desde luego, pero tampoco es demasiado dramática, a pesar del final, bastante consecuente, y relativamente “feliz”

Es una película sólida, con buenas interpretaciones y un guión correcto. Probablemente ni emocione, ni decepcione.

Valoración: 6,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *