Excalibur: Un clásico del cine fantástico-Medieval, que “envejece” de maravilla

Apr 03

Estos posts van dedicados al amigo Martel, que el otro día me recordó esta película. Pensaba hacer un post, pero visto el tamaño, monstruoso, que me quedaba lo he partido en dos: en uno comentaré aspectos de la película en general; y el segundo será el desarrollo del argumento, así, aunque sea una película que casi todo el mundo habrá visto, los “spoilers quedan más controlados.



Como últimamente estamos con la vena nostálgica –deben ser cosas de la edad- ésta peli también es otra de las que se me quedaron grabadas de pequeño.

No recuerdo haberla visto en el cine, desde luego no creo que, aunque se estrenará a principios de los 80 fuera tolerada para menores; así que debí verla, a trozos, en vídeo, convenientemente censurada, pues hay escenas bastante violentas para un niño.

Recuerdo que por entonces flipé con toda la parafernalia de las armaduras, espadas, torneos y luchas; pero lo que más me alucinaba era cuando los caballeros se bajaban el yelmo, gesto que imité, imaginariamente, por supuesto –eran principios de los ochenta y los niños en vez de Play Station teníamos toneladas de imaginación- durante una buena temporada, para molestia de los que me rodeaban.

Una vez acabado del inciso “cuéntame”, vayamos a la película, que acabo de disfrutar, por primera vez, en versión original, altamente recomendable, y que cuenta una de las leyendas medievales más famosas: la de la mítica Excalibur, la espada del Rey Arturo, que sirvió para unir un reino.

La historia es bien conocida y ha sido reinterpretada y llevada al cine de diferentes maneras, desde la que hoy nos ocupa –para mí la mejor- hasta bodrios Hollywoodienses para mayor gloria de las masas, como “El Primer Caballero”, en la que Camelot es Disneylandia, los caballeros van de “Armani”, y Richard Gere destroza, el mito de Lancelot, en una adaptación horrible de la que sólo se salva, y por los pelos, Sean Connery; pasando también por las más modernas -y al parecer más rigurosas históricamente- en las que Arturo es un oficial de origen romano, que se queda para evitar la caída total de ese territorio llamado Britannia, que se estrenó hace unos años, protagonizada por Clive Owen y Keira Knightley.

Pero volvamos a Excalibur. La película es, del año 1981 y tiene una estética, un tanto “kitsch”, todo hay que decirlo, que no ha perdido, casi al contrario, con el paso de los años: es fea, oscura –como aquellos tiempos- llena de suciedad, barro, y con muchas escenas en medio de los bosques, bosques reales, o al menos que no parecen, para nada decorados.

httpv://www.youtube.com/watch?v=tpeQ2il4PxM&feature=related

La oscuridad y la luz son recursos recurrentes en la película: mientra que la oscuridad se asocia a la anarquía, la luz, las pocas veces que la hay significa paz y estabilidad. Esto es muy visible, sobre todo en las armaduras de los caballeros: sucias y herrumbrosas en los tiempos difíciles; brillantes –quizás demasiado- en la paz y armonía.

La iluminación es importante. Los castillos son oscuros, excepto alguna estancia, como la de Arturo y Ginebra, “Kitsch” total. Hay batallas nocturnas, y en la última una media luz, con un sol poniente de fondo, que visualmente es muy atractiva.

También es importante la iluminación en la parte más parte onírica –la del Grial- que ralla lo psicotrópico o alucinógeno. Esta parte es en la que Arturo abandona su espada, y por lo tanto el vínculo del Rey con la tierra se desvanece y vuelven a llegar tiempos oscuros; y que acabará con la secuencia en la Percival le da el Grial a Arturo, que rejuvenece.

Se produce un contraste espectacular. La luz inunda la pantalla, con el Rey rejuvenecido, sus armaduras brillantes y los campos floreciendo a su paso, como se ve en este vídeo, cuyo enlace ha facilitado el amigo Martel.

httpv://www.youtube.com/watch?v=K1MuvvS_xSw

En el reparto encontramos a actores que son conocidos actualmente, con otros menos conocidos:

El protagonista es Nigel Terry, que por lo visto ha desarrollado su carrera en el teatro clásico. Helen Mirren, la inquietante Morgana, está jovencísima y sensual. Gabriel Byrne aparece como Uther, Liam Neeson como Sir Gawain. Merlín es Nicol Williamson, también actor principalmente de teatro.

La película dura más de dos horas, y según he leído, hay una versión con veinte minutos más, principalmente de violencia y sexo, así que habrá que buscarla.

Tampoco puedo olvidarme de la banda sonora –que he utilizado de fondo mientras escribía-, casi tan famosa como la película y salpicada de piezas que recalcan y apoyan, de manera soberbia a la imagen: dando dramatismo a la acción, cuando se requiere, con fragmentos de Carmina Burana en la batalla; y otros, románticos, como el encuentro de Lancelot y Ginebra, remarcados por suaves fragmentos de música de Wagner: “El Anillo”, “Tristán e Isolda”o “Parsifal”, que encaja perfectamente con el ambiente de la película y la hace si cabe más redonda. En otros pasajes abunda la música de tipo trabadoresco.

Una última recomendación, si se puede es aconsejable verla en versión original, pues es un inglés, que acostumbrados a las pelis americanas, sorprenderá por lo puro. Pronunciación perfecta, y recitado de manera más teatral que cinematográfica.

En resumen: un clásico, que como el buen vino, envejece perfectamente, ideal para revisionar en cualquier momento. CINE, en mayúsculas.

Puntuación: 9

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comments

  1. Carlos Martel /

    Gracias Rick!!

    Gran crítica para una gran película. Y me quedo con la última frase, esto es cine en mayúsculas. Una escena de Excalibur es mucho más profunda que Avatar y los Titanes juntos.

    Creo que es la única adaptación cinematográfica de las leyendas arturicas buena (también con mayúsculas). Lo de Richard Gere, en fin…Disneylandia como bien dices…en vez de la alta edad media parece el renacimiento. Intragable.

    En cuanto al simbolismo, me parece más que adecuado. El rey que ya no reina y el reino que se hunde en la oscuridad. El que no lo entienda, que se vaya a ver los titanes.

    Y la fotografía?? qué me dices de la fotografía?? ese sol rojo de fondo al rey herido de muerte, los brillos en las armaduras, la espada saliendo del lago. Sublime.

    La banda sonora se completa con Carmina Burana de Orff ambientando una carga de caballería. Como dirían los críticos culinarios, un perfecto maridaje.

    Enhorabuena y que viva el buen cine!

  2. Por eso es un gran clásico, porque por mucho que pasen los años envejecerá de maravilla.
    Los Titanes, que es en lo que estamos estos días, ha envejecido fatal. Es del mismo año que Excalibur, pero ahora canta a cartón piedra, a pesar de ser una superproducción de la época.

    De la fotografía, otro detalle que se me ha olvidado, es ese reflejo verde que está presente en armaduras y espadas, y que supongo que será también simbólico, y no casual. Alguien más técnico, por ejemplo Dani, nos lo podría decir.

  3. Grande muy grande me quedo con la presentación del ejercito de Morgana antes de la batalla final

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *