Iron man II: vuelve Tony Stark

May 21

Iron Man II es la demostración de que, últimamente, cuando se da con un filón los grandes estudios lo explotan.

Algunos dirán que es jugar sobre seguro; otros que es una falta de imaginación preocupante; también se podría argumentar que ya se han hecho demasiadas películas de superhéroes, o simplemente que a cierto público nos gustan este tipo de películas: espectaculares, con una factura más que correcta y que son puro entretenimiento y preocupaciones –que ya tenemos bastante en el día a día- 0.

No soy un gran fan de los cómics –y de la comparación de la peli respecto a los cómics ya se encargará Dani, que sí que sabe-; pero su resultado en pantalla me suele gustar, y reconozco que el avance en los efectos especiales digitales han ayudado bastante a hacer creíbles universos que hace unos años eran difíciles de creer en pantalla, pues aunque veamos con nostalgia ahora los primeros Superman o incluso Flash Gordon –con esa estética Kitsch y banda sonora mítica de Queen- ahora es mucho más fácil desarrollar visualmente estas historias.

Aunque, antes de volver a irme por las ramas, centrémonos en la película:

El final de la primera película nos dejaba a un Tony Stark –papel que le viene como anillo al dedo a Robert Downey Jr, que está muy bien- revelando que sí, que él era Iron Man, y este es un poco el punto de partida. Stark se convierte en alguien todavía más famoso de lo que era y que inagura, con un poco de fanfarronería una gran expo, homenaje a su padre.

Al mismo tiempo vemos a un científico soviético que muere en un ambiente totalmente opuesto a la opulencia de Stark, y a su hijo –un Michael Rourke que vuelve a tener un aspecto ajado, que recuerda bastante su papel en The Wrestler- que jura venganza por algún motivo del pasado relacionado con las industrias Stark, para lo que se pondrá a desarrollar, con una ausencia de medios que contrasta con la de Stark, su propia arma: una especie de látigos energéticos letales.

httpv://www.youtube.com/watch?v=m8vK0tvW1YA&feature=related

Mientras tanto Stark tiene un secreto que lo atormenta –una constante en los personajes de Stan Lee que tienen la dualidad superhéroe con una personalidad “real” compleja- y que no quiere revelar a nadie cercano a él, en especial a su fiel Pepper –papel que repite una Gwyneth Paltrow que creo esta guapísima- y se deberá encargar temporalmente de las industrias Stark.

Al mismo tiempo hay una batalla, auspiciada por los políticos, casi siempre hay un político malo en estas historias, y el mayor rival de Tony como fabricante de armas –un personaje un tanto caricaturesco- que quieren disponer para ellos mismos de los secretos del traje.

En toda esta trama aparece un personaje un tanto misterioso Natalie, una Scarlett Johansson, en un doble papel que tiene cierto componente de femme fatal –su especialidad- y que como tantas actrices –Natalie Portman (Amidala) Jennifer Garner (Electra) Michelle Pfeiffer, Hale Berry (Catwoman)- no ha podido negarse a la tentación de embutirse en un ajustadísimo traje para mostrar sus peligrosísimas curvas y hacer también de heroína del cómic.

Completan el reparto, que como se ve es de auténtico peso, Don Cheadle, que repite como el Mayor Rhodie y Samuel L. Jackson, en el papel que menos entiendo, pues al no ser seguidor del universo de los cómics me cuesta ubicar, aunque me parece el punto de partida de la Marvel –que después de los primeros taquillazos de personajes basados en  su catálogo creó su propia productora- para una próxima adaptación de otra de sus franquicias exitosas “Los Vengadores”, de la que hace descarada publicidad.

La película –es lo mínimo que se le puede exigir- cuenta con alguna escena absolutamente espectacular, como la irrupción de Ivan Vanko –el personaje de Rourke- en medio de un Gran Premio de Automovilismo en el mítico escenario de Mónaco y su confrontación con Iron Man.

Otra escena muy destacable es en la que la casa de Stark queda masacrada, tras un combate entre este y Rhodie, ambos con los trajes de Iron Man, así como la escena final.

Sin contar demasiado más, Stark deberá encontrar una solución a su problema, pues la fuente de energía que utiliza para mantenerse con vida -recordemos su corazón dañado- puede también acabar matándolo. Esta lucha, junto con el enfrentamiento al recuerdo de su padre, son los momentos “drama”, si se le puede llamar así.

Al final, sabemos o intuimos lo que pasará, y nuestro héroe tendrá que acabar todos los líos creados por los militares avariciosos en connivencia con su más directo rival, así como arreglar todos los problemas que ha creado con sus amigos.

Las interpretaciones son todo lo buenas que pueden ser en una película “comercial”: Downey Jr sigue demostrando que está en racha y parece dispuesto a acabar con su “leyenda”, aparte de que he dicho que creo encaja perfectamente; Rourke, parece que va a hacer ahora de antigalán castigado y entre las chicas Gwyneth sale totalmente airosa de la inevitable comparación con Scarlett.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Vwu8-UsVwEw&feature=related

El guión está bien y tiene lo que cabe esperar de una adaptación al cómic. Como he dicho la parte que veo un poco forzada es la introducción de los Vengadores. Por lo demás, la película tiene ritmo, apoyado por una contundente banda sonora, con un par de temas de AC/DC y las dos horas que dura pasan volando.

En resumen, una peli para disfrutar, que no defraudará a los amantes del cine de acción y de la que deberán huir todos aquellos que busquen cintas más “reflexivas” o “artísticas”.

Valoración: 7

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *