El Escritor: Polanski aprovecha buenos mimbres para tejer un buen Thriller

Jun 18

Hace pocos días comentamos la novela original, que había inspirado al siempre polémico Polanski en su última película.

Como sabéis de nuestra afición por contrastar los resultados en pantalla de algunas novelas el otro día fui a ver la peli –en una sala bastante llena para ser una película que lleva en cartel cerca de tres meses-, para comprobar que había hecho un director reconocido con un texto muy aprovechable; y si era verdad que había hecho una de sus mejores películas.

El argumento es –a modo de resumen, por si no se leyó el post- el siguiente: un escritor profesional “negro”, especializado en biografías, es contratado para que colabore con un antiguo presidente del gobierno británico en sus memorias, después de la desaparición –en extrañas circunstancias- del encargado del proceso hasta entonces. Justo en ese momento, el político es acusado de haber colaborado, o más bien autorizado, la detención y tortura de varios “presuntos” terroristas islámicos, lo que puede llevarle ante el Tribunal Penal Internacional y que afectará al devenir de la historia.

El resultado en pantalla es que es una adaptación bastante fiel de la novela, excepto en sus cinco últimos minutos en los que se intenta dar una vuelta de tuerca a un final –que evidentemente no vamos a desvelar- y que, desde mi punto de vista, no necesitaba ese último giro conspirativo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=hrjjMCWBRhc

Así que, en general, se ha aprovechado un material de partida mas que aceptable para crear una buena película en la que se mantiene la tensión, sobre las motivaciones del presidente, y sí fue un buen Primer Ministro, aunque la opinión supongo que depende un poco de la postura ante el actual dilema de: ¿Justifican situaciones fuera de lo común actuaciones al margen de las normas? Como esto sería tema para un post de opinión –de los que hace tiempo no sacamos- lo dejaremos para entonces y nos centraremos en la película.

Es una película que se sostiene totalmente en los actores, fundamentalmente en cuatro, y en el guión, que prevalecen sobre cualquier otro aspecto.

El protagonista en teoría es el escritor, interpretado por Ewan McGregor, que está muy bien, entre el escepticismo que se le supone a un “negro”, que no debe empatizar en demasía con su cliente, y la impresión que le causa el Primer Ministro con su magnética personalidad, que no le impedirá intentar ahondar en las motivaciones ocultas de este, y todo lo relacionado con la desaparición de su predecesor. Es unos diez años más joven que su personaje en la novela; pero esto no influye en el desarrollo.

Sin embargo, Pierce Brosnam, acaba resultando mucho más interesante como personaje, con todos sus claroscuros, que nos sitúan en la duda -que es de lo que se trata- de si es un político responsable, preocupado por temas como la Seguridad Nacional, o un criminal de guerra, que es de lo que se acusa, por un miembro de su gabinete. Interesante es la reflexión al margen, que apunta mas a una venganza personal, que a un intento de hacer “justicia”, y como ciertas ideas, en principio nobles, acaban prostituyéndose por intereses personales. En ese sentido, pone una nota por hacer creíble el personaje. Digamos que es de esos actores que podemos imaginar como un Primer Ministro.

httpv://www.youtube.com/watch?v=L_AerBW0EcI

Es en el lado femenino donde veo el mayor desacierto en el casting, en concreto en la asistente del presidente, que es interpretada por Kim Cattral, que es conocida por su papel de Samantha en Sexo en Nueva York. La imagen de ella, de la novela, es de alguien bastante más joven y a la Cattral, por mucho que se empeñen, la veo un poco pasadita para ir de “Femme Fatale”, mas cuando es un personaje de contraste con la mujer del primer ministro, que aquí interpreta Olivia Williams.

De hecho, debería haber una diferencia de edad en la que la mujer del Primer Ministro es más de diez años mayor, cuando en la realidad es al contrario -Kim Cattral es 11 años mayor que su “rival”-, por lo que la diferencia de edad entre ellas, que debería ser aparente no lo es para nada. De hecho, la  mujer del Primer Ministro da una imagen de frescura y naturalidad que incluso –y esto es una opinión personal y subjetiva- la hacen parecer más atractiva, frente a la artificiosidad de la ayudante. En ese aspecto, pese a todo lo “devora hombres” tanto de la actriz, como del papel, me quedo con el atractivo natural frente al artificial.

Del resto comentar que la fotografía es fría, con un predominio de los tonos grises la novela, ambientada en el invierno, transcurre en la Isla de Martha’s Vineyard -uno de los lugares más elitistas para el veraneo en la Costa Este de EEUU-, que está muy bien ambientada, a pesar de que la película no se ha rodado allí, recordemos que sobre Polanski pesa una orden de detención en EEUU que le impide entrar en el país. Ese debe ser el motivo de que se haya trasladado un pasaje entero de la novela que transcurre en Nueva York (que no debe ser tan sencillo de recrear, en una película que no debe ser de gran presupuesto). Otro de los aspectos cambiantes frente a la novela -aunque en este caso es por el pastón que debe haber soltado- es la presencia de un BMW, que tiene sus “minutos de gloria”.

En resumen, es un thriller que mantiene la tensión durante las más de dos horas de película, que no se hace excesivamente larga, y que puede darnos para alguna que otra reflexión posterior, sobre los entresijos del poder, y de las decisiones que deben tomar ciertas personas. En ese aspecto, prefiero decisiones, aunque difíciles a la pasividad “políticamente correcta”

Valoración: 7

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *