Robin Hood: Ridley Scott y Russell Crowe nos traen una visión diferente del clásico.

Jun 11

Robin Hood es uno de los personajes con más versiones a lo largo de la Historia del cine. De hecho, cada época cuenta con una -o varias- versiones, en la que hay un poco de todo –hasta una comedia de Mel Brooks “Robin Hood Men in Tights”, o una de Disney de dibujos animados con animales como protagonistas-; pero con argumentos bastante comunes entre ellas.

Sin embargo en la nueva versión de Ridley Scott se le da un nuevo enfoque, probablemente porque Scott tiene cierto prestigio y copiar una versión convencional como de Kevin Costner -que es de la que generacionalmente estoy más cerca, por ejemplo- hubiera sido demasiado fácil.

A mí, personalmente, este nuevo enfoque me ha parecido bastante bueno. Además, nos presenta una Edad Media más “sucia” y menos “amable”, algo que es más coherente con la época que otras versiones, por no hablar de otras películas –como el bodrio de “El Primer Caballero” en el que veíamos un Camelot como el castillo de Eurodisney-, así que: un punto para empezar para Ridley.

Pero antes de seguir divagando centrémonos un poco en la historia, que si se tuviera que clasificar de alguna manera sería como una “precuela” de lo que se ha hecho hasta ahora, pues lo que muestra es como Robin se convertirá en ese encapuchado -“Hood”- proscrito por la Ley; pero paradigma de la lucha contra las injusticias perpetradas por los poderosos.

Robin ya no será el noble que hemos visto en otras películas, sino un arquero de las tropas de Ricardo “Corazón de León”, que vuelve a casa tras las cruzadas y que va arrasando todo lo que encuentra a su paso. El personaje de este Rey ya no es tan amable como el de otras versiones, sino un guerrero respetado y temido por sus hombres, que morirá en el fragor de la batalla y cuya muerte deberá ser anunciada por su fiel servidor Robert de Loxley.

httpv://www.youtube.com/watch?v=aMcDeNo6KUs

Sin embargo este no llegará a su destino pues caerá en una emboscada, destinada, irónicamente, al Rey y urdida por una especie de doble agente, Sir Godfrey, hombre de confianza de Juan, futuro Rey, pero que conspirará junto con el Rey de Francia contra Inglaterra.

Como creo que he dado bastante spoiler, aunque sólo para los primeros veinte minutos, adelantaré y aceleraré bastante con el resto argumento.

Robin (Crowe) se hará pasar, para llegar seguro a Inglaterra, por Loxley, aunque las circunstancias le harán llegar a tener que meterse más en su papel.

Para cumplir la promesa hecha a Loxley, Robin deberá anunciar la muerte de este a su esposa, Marian, y su padre. Esto le llevará a tener que, en cierto modo, continuar con la “farsa” –recordando bastante esta parte de la película a “Sommersby”-, mientras que descubrirá algo de sus propios orígenes, a través del lema que ha encontrado en la espada de Loxley “Rise and rise again, until lions became into lambs”.

En todas estas aventuras le acompañarán sus compañeros en el ejército, y que toman los nombres de los personajes “tradicionales” de las diversas películas: “Little John” o Will Scarlet, además de otros como el “Fraile Tuc”, con un carácter más belicoso y borrachín que el de otras películas.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Q1Ek0jMUtwM&feature=channel

El reparto está encabezada por una pareja de peso: Russell Crowe, que vuelve a formar un gran tandem con Ridley Scott, en su personaje más físico desde Gladiator. De hecho recuerda hasta en el corte de pelo, nada que ver –y todas las comparaciones son odiosas- con el que lucía Costner, más preocupado en cubrir su alopecia. Crowe hace un personaje convincente, violento cuando es necesario y un tanto complejo, pues ha olvidado parte de sus orígenes, que serán recordados –como es habitual en R. Scott- a través de flashbacks. Lady Marian es Cate Blanchett, muy natural, con un aire que recuerda a su papel como Galadriel. Su personaje es mucho más activo y guerrero, llegando incluso a empuñar la espada, que cualquiera de sus predecesoras en el papel. La química con Crowe funciona y la tensión-atracción se aprecia desde el momento en que se conocen

Entre los secundarios pesos pesados como Max Von Sydow, que interpreta a Sir Godfrey, padre de Loxley; William Hurt, que interpretará a un noble, que se debate entre el amor a su país y la desconfianza que le produce el nuevo Rey; Kevin Durand (Little John en la peli), que los fans de Lost recordarán por su papel de mercenario temible al servicio de Widmore; o Mark Strong (al que vimos realmente en Sherlock Holmes) y que crea un malo malísimo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Wsh7QzAQ1Zg&feature=related

En cuanto a la fotografía es un poco oscura, predominando los tonos fríos, y la ambientación, como he comentado, busca un poco el feísmo. La banda sonora acompaña a una película, que no puede escapar del componente de acción, con dos batallas bastante notables, una al principio y otra al final de la película marca de la casa, que no tienen que envidiarle nada a las de “Gladiator” o “El Reino de los Cielos”, también del mismo autor.

Como en todas las películas de arqueros hay varias tomas con las flechas como protagonistas, que sin ser sorprendentes –creo que ya está casi todo inventado al respecto- siempre resultan efectivas.

Quizás al final se quieren tocar demasiados temas: batallas, traiciones políticas, lealtad, traición, unidad frente a la tiranía, la no sumisión siervo-señor… y aunque la peli es larga –unos 130 min reales, que no se hacen largos- puede resultar un tanto enrevesado.

A mí, personalmente, me ha convencido, y creo que es una buena elección

Valoración: 7,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *