Los Soprano: Los aspectos “domésticos” de la mafia

Oct 07

Los Soprano es una de las series más míticas de la historia de la televisión. En cada uno de los rankings de series siempre puntúa en lo más alto, y su trayectoria de premios es absolutamente espectacular, con 21 Emmys y cinco Globos de Oro (Fuente Wiki), lo que habla del respeto de la crítica hacia la serie.

Al mismo tiempo, es una de las series más emblemáticas de la HBO, y junto con “Sexo en Nueva York” y “A dos Metros Bajo Tierra”, constituyó el trío de referencia de la cadena durante las varias temporadas que coincidieron en antena.

La trama de la serie es sencilla, pero a la vez muy compleja, pues cuenta los entresijos del clan mafioso de Nueva Jersey, que es encabezado por Tony Soprano (magistral James Gandolfini, relativamente desconocido hasta ese personaje), uno de los personajes más conocidos de la tele moderna.

Sin embargo, y a diferencia del resto del resto de películas o series sobre el tema, en las que el tema está mucho más mitificado, esta serie desciende hasta el día a día de estos personajes, que tanta fascinación han creado en el cine moderno.

httpv://www.youtube.com/watch?v=NUT07eZoXPw

Ya en los primeros episodios se advierte que la serie es diferente. Tony, que acaba de ser ascendido a “capo”, aunque sea en las sombras, de la familia, sufre un ataque de pánico. Este ataque le llevará a tener que recurrir a los servicios de una psiquiatra, la doctora Melfi (Lorraine Bracco), en una de las relaciones más interesantes de la serie.

Este hecho es paradójico, pues el capo nunca puede demostrar ningún signo de debilidad, por lo que esta “relación” ha de permanecer el mayor tiempo posible en secreto, ya que incluso puede poner en peligro su integridad personal.

Tan importante –o incluso más- que las tramas delictivas son las tramas cotidianas de los personajes, a los que se les intenta dar una apariencia “normal”, es decir, tienen sus familias, viven en barrios residenciales, y tienen los mismos problemas que el resto de familias: trato con los parientes, hijos en edades difíciles, vaivenes en sus relaciones personales…

Esta es, en mi opinión, lo que hace a la serie diferente del resto. Los personajes tienen una apariencia cotidiana, sólo que en vez de ir a una oficina convencional esta se sitúa en la trastienda de una carnicería (negocio legítimo) o de un club de strip-tease. Además, están dados de alta en sus empresas “fantasma”, para tratar de aparecer como ciudadanos respetables, aunque no lo sean, al menos a los ojos de la Ley, para nada.

La Ley para ellos no existe. Saben que la mayoría de sus negocios son ilegales, aunque procuran no meterse en los conflictivos como las drogas, que están muy mal vistas dentro de la organización.

De todas maneras, por mucha apariencia de normalidad que se les quiera dar, no se esconde el lado violento de estos personajes, que son capaces de dispararle a una persona porque les recrimina una propina baja. Es decir, son violentos y esto no se esconde, aunque contrasta con el comportamiento con sus familias, a las que tratan de proteger, manteniéndolas lo más alejadas posible de sus negocios.

El pertenecer a la organización implica también una fidelidad ciega tanto a la familia, como a los principios que esta representa, estando castigada con la pena de muerte cualquier intento de colaborar con las autoridades. No importa que sea un compañero de toda la vida, o incluso alguien de la propia familia. Si su comportamiento es desleal, o ha roto alguno de los códigos sagrados de silencio, la persona es ejecutada, sin importar su pasado o relaciones con la familia.

httpv://www.youtube.com/watch?v=AsgRwxx7au0

Los aspectos cotidianos se reflejan en sus relaciones “fuera del trabajo” o en aspectos tan sencillos como la comida. Pasan la vida comiendo. Alrededor de la comida se hacen negocios, reúne a la familia, se arreglan problemas, o toman decisiones fundamentales, tal y como ocurre en nuestra rutina habitual.

Las relaciones entre los personajes están también muy trabajadas, especialmente las de Tony, que es el protagonista absoluto de la serie. Su relación con su mujer, Carmela, interpretada por Edie Falco, es uno de las líneas argumentales. Ella evoluciona, desde la esposa callada, y sumisa, que lo consiente todo –incluidas infidelidades- a “ponerle las pilas” a su marido. La otra relación curiosa es la de Tony con la psiquiatra. De hecho, Lorraine Bracco, que era uno de los rostros relativamente conocido cuando empezo la serie (por ejemplo Uno de los Nuestros) rechazó el papel de Carmela, pues veía el otro papel, más interesante, a pesar de ser secundario. Entre Tony y la doctora hay una relación amor-odio, así como una tensión sexual no resuelta.

El resto del reparto era relativamente desconocido, aunque la mayoría había tenido papeles secundarios en diversas películas relacionadas con la mafia.

Como curiosidad la cara probablemente más conocida –por lo menos por los amantes del rock- antes de la serie es la de Steven Van Zandt, que interpreta a Silvio, el mejor amigo y “Consiglieri” de Tony. Van Zandt, para los que no lo sepan es guitarrista en la mítica E Street Band de Bruce Springsteen. A pesar de no ser actor, a uno de los productores les gustó tanto su presencia que le ofrecieron este papel, en el que queda bastante bien, aunque un tanto sobreactuado, en mi opinión, en algunas ocasiones.

La producción está bastante cuidada, y la música, aunque no fundamental, siempre suele acompañar ¿Influencia de “Little Stevie” Van Zandt? Suele aparecer en los coches de cada uno, de fondo a veces, con algunas canciones recurrentes y asociadas a personajes (Andrea Boccelli con Carmela) y prácticamente al final de todos los episodios, que suelen acabar con un fundido en negro con música de fondo.

Uno de los temas más comentados de esta serie es su final, que está considerado de los mejores. Yo, una vez visto, no diría tanto, para mí es infinitamente mejor el de “A dos Metros”, que colgamos en el post sobre la serie. Sobre el de los Soprano, para no fastidiarlo, sólo diré que puede ser interpretado de diversas maneras, aunque a mí no me parece tan magistral.

Dejo el vídeo, para quien quiera juzgar. De todas maneras, después de haberlo visto un par de veces, creo que es más sutil de lo que parece a primera vista, y que quiere reflejar, sobre todo, la incertidumbre que debe vivir el personaje

httpv://www.youtube.com/watch?v=rnT7nYbCSvM

Sobre las pegas que se le pueden poner a la serie es que, en ocasiones, peca de lenta, aunque sin llegar a los extremos de “A dos Metros”, por ejemplo. Es una serie para ir disfrutando poco a poco. Por ejemplo, yo la he visto a lo largo de un año. Sobre lo que no opinaré esta vez es sobre el doblaje, ya que la he visto en castellano, por lo que me queda la oportunidad de poder verla, dentro de unos años, en VO.

En resumen, si eres amante de las series, es una de las imprescindibles, para añadir a la lista de aquellas que se tienen que ver. Son seis temporadas al estilo HBO, es decir de 13 episodios, excepto la última, que cuenta con una primera parte de 12 y una segunda de 9 episodios. Suelen tener una duración por encima del estándar de 40 min. Lo habitual son unos 50, llegando algunos casi a la hora.

En mis valoraciones esta serie puntúa: T1: 7; T2: 7,5; T3: 7,5; T4: 7,5; T5: 7,5; T6:8 Valoración global: 7,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *