Wall Street 2: Vuelve Gordon Gekko ¿Reformado?

Oct 24

Esta era una de las películas que más ilusión me hacía de cara a esta temporada, pues la primera y su personaje principal, Gordon Gekko, son de mis favoritos.

En mis tiempos de estudiante fue el ejemplo que nos ponían en clase de ética económica -de lo que nunca se debía hacer-. A pesar de eso, ese lado cínico y sin escrúpulos, junto con su lema “La Codicia es Buena” (tema que dejo para una próxima disertación) creo que ha tenido más fans, que detractores; sabiendo, por supuesto, que es un personaje de ficción, y que no debe extrapolarse a la realidad.

Así que el viernes me decidí por una sesión doble: primero la original, para refrescarla, detectar posibles errores en la segunda, y ver que tal había envejecido, sobre todo estéticamente respecto a su versión actualizada, y después la nueva versión. El resultado es el siguiente:

Creo que la primera ha envejecido relativamente bien. Nueva York no parece que haya cambiado tanto, quitando el efecto de las torres Gemelas. Hay casi un abuso de las tomas aéreas para enseñarnos su famoso “Skyline”, que se hace un poco innecesario, por lo que el cambio más importante se ve en los sistemas de información. Las pantallas verdes se han sustituido por multitud de pantallas planas, con estaciones de hasta seis pantallas para un único usuario. Punto para la revolución en las tecnologías de la información.

La película empieza con un Gekko que recoge sus pertenencias al salir de la cárcel, entre ellas un antediluviano móvil (el mismo que usa en la primera parte), que ha quedado totalmente desfasado en el año 2001. Sin embargo la acción no transcurre en ese año –el de la explosión puntocom- sino en el del 2008, en los días previos a la crisis “subprime”.

Se ve la intención de recrear los sucesos de esta crisis, que se inicia con la caída de un prestigioso banco de inversión (KZI), que supongo que será la versión ficticia de Lehman Brothers. En esta versión Stone ha querido centrarse más en los entresijos de alto nivel de los presidentes de los grandes bancos, pues hay varias reuniones de la Reserva Federal, en vez del comportamiento del día a día de la bolsa, que era lo que predominaba en la primera versión.

httpv://www.youtube.com/watch?v=P9t5hWQ1zAo

La caída de KZI, que parece ser más por el rencor personal de Bretton James (espléndido Josh Brolin), hacia el director de KZI Lois Zabell (Frank Langella), que veo como el trabajo de una vida queda reducido a cenizas en unos minutos, lo que lo lleva al suicidio, al igual que los banqueros en el crack del 29.

Jacob Moore (Shia LeBeouf) es un joven empleado de KZI y, en cierto modo, el protegido de Zabel, por lo que queda muy afectado por su muerte. Sospecha que Bretton J. puede estar involucrado y se propone llegar hasta el fondo del asunto. Para eso recurrirá a Gordon Gekko, que parece fuera del mundo que una vez dominó y se dedica a promocionar un libro que ha escrito, y que lleva por título su famoso lema “La codicia es buena”. “Casualmente” Jacob es el novio de la hija de Gekko, hija que no le habla desde hace años, pues lo culpa de la muerte de su hermano (hay que recordar que este personaje no aparece en la primera parte, donde sólo aparece un hijo de Gekko, Rudy, que es el que muere). Es una pirueta un tanto forzada del guión pero por lo menos nos sirve para disfrutar de Carey Mulligan (a quien ya conocimos en “An education”, peli que comento Dani hace unos meses)

Carey está muy bien –en mi opinión mejor que su “partenaire” LeBeouf, que últimamente sale mucho, pero al que parece que el papel le viene un poco grande-, aunque su imagen dista mucho de la de la colegiala de “An education”, donde probablemente estaba alterada para parecer más joven de los 25 años que tiene. Aquí parece incluso mayor a esa edad, por lo que el contraste es todavía mayor.

A Gekko le cae bien el joven y empieza a conspirar con él, prometiéndole ayuda para esclarecer si KZI cayó por culpa de James, a cambio de ayuda para recuperar a su hija.

El personaje -bastante envejecido por otro lado- parece haber cambiado profundamente. No se encuentra en el “juego”, y se ha vuelto contra el sistema, del que predice se derrumbará, como al final ocurre. En ese aspecto tiene un brillantísimo discurso ante un auditorio de estudiantes, en un sentido casi opuesto a su famoso discurso de la primera parte (que cuelgo ahora), en el que sigue demostrando unas dosis sobresalientes como orador.

httpv://www.youtube.com/watch?v=R8y6DJAeolo&feature=related

A partir de ahí se seguirá desarrollando, de una manera un tanto confusa a veces, la acción. Hay una gran profusión de términos técnicos que creo liarán a la mayoría de los espectadores. A mí, que leo sobre el tema, y –más o menos- conozco la terminología e instrumentos financieros me resultó en algunos momentos complicado.

Además, creo que la película intenta abarcar demasiados frentes, y por eso al final queda demasiado difusa:

Por un lado hay un intento, un poco extraño de vendernos a Jacob como un bróker agresivo, pero con principios, pues por ejemplo es un ferviente defensor de una compañía que promete una forma barata e inagotable de producir energía –la fusión fría- obsesión que Gekko explotará y que le causará más de un problema con Winnie.

Por otro lado, aunque en este caso está más conseguido el carácter irresponsable de los grandes banqueros, los verdaderos culpables de la crisis, que no saben ni cuanto hay expuesto ni cómo salir de ella y le hacen un chantaje en toda regla al gobierno para que los rescate y no se hunda el sistema, cuando días antes dejan caer a uno de los suyos. Son totalmente amorales, aprovechados y carentes de escrúpulos. Creo que esto es lo que más consigue Stone. Es totalmente significativa una frase del representante del gobierno que dice algo así como “Toda mi vida luchando contra el socialismo par ahora tener que implementarlo nacionalizando bancos”

También se quiere mostrar el cambio de valores de la gente, que prefiere dedicarse a la especulación, pues da más dinero, que a otros oficios. Aquí destaca el personaje de la madre de Jacob, una Susan Sarandon un poco desaprovechada que deja su oficio de enfermera para dedicarse a vender casas.

Por último el tratamiento, un tanto confuso, de Gekko, que decepcionará, supongo, a muchos fans en los dos primeros tercios de la película en su fase redentora, y un poco de víctima, pues dice que lo que hacía él era de segunda división en relación a las prácticas que han llevado al sistema a su crisis. Sin embargo, hacia el final esa decepción puede tornarse en sorpresa, y no diré más para no “spoilizar”.

Por último, pues me estoy extendiendo demasiado, recomendar estar atentos a ciertos “guiños” de la película, como el encuentro de Gekko con Bud Fox (Charlie Sheen), que en un breve cameo aparece como su anterior personaje, convertido ahora en un vividor, o la inclusión en los títuos finales del tema “This Must be the Place” de los Talking Heads.

También me pareció muy curioso el cuadro que tiene Gekko en casa, que explica el primer caso histórico de burbuja especulativa: la de los tulipanes holandeses en el SXVII-XVIII (ahora no recuerdo exactamente), que es totalmente cierto.

A mí, a pesar de que reconozco que es una película que podría haber dado más de sí y que se pierde demasiado en subtramas innecesarias, me ha gustado, y aunque creo que no llega al nivel de la primera, sí que me parece que el personaje de Douglas es mucho más complejo; y si este en la primera parte se llevo el Oscar, y además ahora está enfermo (que por cínico que sea es algo que la academia seguro valora) no me extrañaría que volvieran a nominarlo.

Valoración: 7

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One comment

  1. JIB /

    Hola Rick, échale un vistazo al comentario que hacen en este blog sobre la peli. Te va a gustar, además pone nombres reales a los actores y bancos. Mola.

    http://www.cotizalia.com/abrazo-koala/street-habra-dinero-cajeros-20101018-4226.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *