Conducir un Ferrari: Mi experiencia con Gtemoción

Feb 14

Hoy vamos a salirnos un poco de lo normal, ya sabéis: pelis, series, libros, algún que otro vídeo de los que circulan por la red… e inaugurar una nueva sección dedicada al ocio.

Así, si probamos alguna que otra alternativa la compartiremos aquí, dando nuestra opinión, tanto sobre la actividad, como sobre la empresa, si la hay, que nos ha proporcionado los servicios. Lo que pretendo es disociar la experiencia real de como se ha ofrecido. Esto lo hago por un motivo, pues cuando me informé leyendo alguno de los foros que hay en Internet fui realmente asustado, ya que las críticas eran bastante negativas.

Quizás debería haber recordado una vieja regla del marketing que viene a decir algo así como: “Por cada cliente que hable bien de tu producto podrás encontrar hasta ocho que lo hagan mal”.

Pues bien, después de esta introducción, bastante larga para variar, contemos la experiencia.

La historia empezó en los Reyes de 2010, cuando me regalaron un “Smartbox”, que básicamente es una caja que se puede comprar en sitios como FNAC o El Corte Inglés, en la que se ofrecen diversas opciones de ocio. En mi caso se llamaba “Máxima Emoción”, que permite elegir entre actividades como: volar en globo, en helicóptero, saltar en paracaídas o conducir un deportivo. No es un regalo barato (180€)

En mi caso me apetecía mucho lo de la conducción deportiva, donde se podía elegir un Ferrari, pero no me decidía a gastarlo. La semana pasada, y viendo que el bono podía caducar, era válido hasta finales de marzo -es decir unos quince meses desde el regalo- decidí gastarlo. Reservé con un día de antelación, pues daba la casualidad de que tenía que estar en Barcelona y tuve sitio. Es recomendable mirar las fechas, pues puede no coincidir con vuestro lugar de residencia en unos meses (en mi caso no había en Valencia hasta dentro de cinco meses).

Así que con menos de veinticuatro horas de margen conseguí, por los pelos, la plaza. La empresa tenía que haberme enviado un correo esa misma tarde, que no llegó por lo que tuve que volver a llamar (aquí desorganización por parte de ellos, aunque yo tampoco lo puse fácil).

Después de llamar me dijeron que estuviera en Montmeló a las 8.20 de un sábado. Una putada, aunque un madrugón por algo así merece la pena.

Por motivos que no vienen al caso, y relacionados con ir medio dormido y negarme a usar el GPS, llegué casi una hora tarde, sin saber lo que pasaría (por las expectativas que tenía de leer en Internet: bordes, timadores y lindezas de ese estilo).

Allí me encontré un poco de caos organizativo y no aparecía en las listas de inscritos, aunque la verdad es que me atendieron bien y me incluyeron en la tanda siguiente, así que ningún problema.

En el circuito se pueden contratar, vueltas adicionales con un precio algo más reducido que en el del pack. Yo me decidí, ya que estaba allí, por probar un Porsche Cayman por 50€.

En el pack se incluye un desayuno, aunque es bastante flojo: zumos, galletas y nescafé.

La actividad empieza con un “briefing” en el que se explican los conceptos básicos de los coches: potencia, caja de cambios secuencial y alguna advertencia de seguridad. Si la pista no está mojada los coches no se limitan en cuanto a potencia, y la única advertencia seria es que se le haga caso al monitor que te acompaña, advirtiendo que cuanto menos caso, más se te limitará y por lo tanto menos te divertirás. También está prohibido, por motivos de seguridad relacionados con el cambio de los coches dar acelerones en boxes, así que macarras abstenerse.

Después de esto te van llamando por turnos. Seguí echando en falta algo más de organización. Bastantes azafatas –muy monas eso sí- pero demasiadas listas en papel y poca coordinación.

Entonces se da una vuelta al circuito de reconocimiento, en un Hummer, que queda más molón, y así supongo que se justifica también en el precio y después, conforme van llegando los coches te toca.

Unas advertencias preliminares:

Si, como yo, crees que por ir a Montmeló tienes más kms que en Cheste, por ejemplo, te equivocas, pues es una versión recortada de 3kms (básicamente falta la primera parte después de recta toda la primera subida y bajada). Aunque esto se advierte en la web, no es algo que sea fácil darse cuenta.

Si sólo tienes contratada una vuelta (lo normal de los packs básicos) no pasarás por recta, que es donde se hace correr el coche. Sales desde box, y la velocidad está limitada, y entras a box.

A partir de ahí, es una gozada poner la marcha con las levas (como en la play) y salir (el coche es imposible de calar) a disfrutar.

No me considero un conductor lento, pero los 550 caballos del Ferrari impresionan, y es una pasada ver como acelera. Sigues las instrucciones y vas apretando, subiendo marchas y probando los frenos, que son bastante potentes. A pesar de no haber recta principal en la contra recta se llega, en casi nada, a cerca de 200, y a partir de ahí a frenar a tope, pues la recta se acaba antes de que te des cuenta.

La única putada es que la vuelta se acaba en un suspiro (más cuanto más corras) y te quedas con la sensación de que si tuvieras un par de vueltas más podrías llegar a apurar bastante. Con una vuelta es muy, pero que muy complicado; pero claro a 100 pavos cada vuelta adicional es como para pensárselo bastante.

Después del Ferrari no sabía si el Porsche, que “sólo” tiene 320 caballos me parecería muy diferente, pero la verdad es que corrí prácticamente lo mismo, aunque no aceleraba igual, también es una mala bestia. De hecho, creo que lo apreté más, pues en este sí que noté el ABS, algo que con el Ferrari no conseguí.

Así que, el Ferrari mola mucho, y de cara a contarlo seguro que queda mejor; pero si volviera a repetir me cogería dos vueltas de Porsche, y así por lo menos podría ver la recta y como se llega a apretar.

También se pueden contratar fotos o DVD de la vuelta. Es caro (50€ y 60€ respectivamente), para los que quieran tener la foto en el comedor, y presumir, puede estar bien. Yo, personalmente, preferí gastarme esa pasta en la vuelta adicional con el Porsche.

Además, después de la experiencia tienes 3 vueltas en un simulador, como una consola pero con asientos deportivos, al circuito. Está configurado en un modo que es realmente complicado, pues es incluso difícil llevar el coche en la trazada en plena recta.

Como experiencia la recomendaría, a pesar de que no es barata, es un capricho, que si se puede permitir es muy divertido.

Eso sí, abstenerse todos aquellos que se crean que sin experiencia pueden ser mejores que un piloto profesional, pues se aburrirán. Para una persona con un nivel “normal” es disfrutable. Si tienes experiencia en conducción deportiva, igual te sabe a poco, y creo que hay actividades complementarias donde poder correr más libre.

Pues nada, post kilométrico, para variar; pero espero que os sea útil.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comments

  1. JIB /

    Me acaban de llamar los del despacho de abajo.
    He roto el suelo con los dientes de largos que se me han puesto…

  2. Carlos Martel /

    550 caballos….qué vértigo.

  3. Carla García /

    Mi novio está como loco por conducir uno y estoy pensando en regalarselo por su cumple. Además genial, porque creo que hay cofres con un 7% de descuento, como los de mydays por medio de memimo http://bit.ly/mydaysmy
    Carla

  4. José Barrero /

    Pues yo lo hice con un Ferrari en http://www.regalosferrari.es y encima de que era barato fue la hostia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *