Californication (T1-T3): El agente Mulder se convierte en “Malote”

Mar 14

Nunca fui muy fan de Expediente X y de la tensión no resuelta (o al menos eso creo, pues no sé ni como acabó) de su pareja protagonista Mulder-Scully. Quizás por eso, no le había dado hasta hace poco tiempo una oportunidad a Californication, la serie en la que David Duchovny vuelve a ser protagonista, pero con un papel que no tiene nada que ver con el estirado Mulder.

Aquí Duchovny es Hank Moody, un escritor que vive de los éxitos del pasado al que le gustan el alcohol y sobre todo las mujeres. Moody, que irónicamente de quien realmente está enamorado es de la madre de su hija, se acaba tirando a todo lo que se le pone por delante, ante el poco caso que le hace su antigua pareja, Karen, que está interpretada por Natascha McElhone, que es un poco ni contigo ni sin ti, respecto a Hank.

Así la relación-no relación entre estos dos conformará el núcleo argumental de la serie, junto con los intentos, aunque tampoco se lo toma demasiado en serio de volver a escribir de Hank.

Hank se configura así como uno de los “killers”, o como dicen los americanos –en una palabra que me encanta por lo gráfica- “womanizers” de la parrilla actual, quizás el más representativo junto con Don Draper, aunque el estilo de cada uno no puede ser más diferente (evidentemente por el desfase temporal entre las dos series, no son comparables sus métodos). Incluir junto a esta pareja al tercero en discordia “Barney”, personaje fundamentalmente cómico, me parece fuera de lugar.

httpv://www.youtube.com/watch?v=epjbg8_8voE&feature=fvsr

Además de la pareja protagonista la serie cuenta con una plantel de secundarios que la refuerzan totalmente, como la hija de Hank y Karen, Becca (Madeleine Martin), que es lo más parecido, al menos en las dos primeras temporadas, a Miércoles Adams que haya visto en mucho tiempo. Una adolescente gótica –aunque sin el extremo chungo de las “zapatitos”- que muchas veces demuestra más madurez que sus padres.

Otro personaje que también tomará protagonismo es Mia (Madeline Zima). Puede que os resulte vagamente familiar, A mí me lo parecía, así que la IMDB –ayuda inestimable en estos casos- me sacó de dudas: es la niña (bastante crecidita eso sí) de la “Mano que mece la cuna”, una auténtica Lolita, que pondrá a Hank en más de un apuro.

Completan el reparto de “regulares” Charlie (Evan Handler, el calvo que se casa con la “pijísima” -pues pijas eran todas- de Sexo en Nueva York) y Marcy (Pamela Adlon), que son pareja y los mejores amigos de Hank y Karen. Estos dos también tienen una relación un tanto peculiar.

httpv://www.youtube.com/watch?v=gQ7yaQhXJAI&feature=fvsr

Además cada temporada suele contar con una “estrella invitada”, siendo la más destacada la de la tercera una Kathleen  Turner que cada vez parece más un travesti (como el personaje que interpretaba en Friends) que una mujer (me parece que por efectos secundarios de una medicación que debe tomar). Ella lejos de acobardarse se crece en un papel de cincuentona devora hombres, a pesar de su aspecto.

La serie, que es “Showtime, tiene un formato un tanto extraño, pues dura casi como una comedia, un poco larga eso sí –siempre hablamos de estándar amricano- (27-28 minutos), cuando en realidad es más bien un drama, aunque lleno de situaciones cómicas, por lo esperpéntico de algunas. Quizás, aunque un poco forzado lo podremos dejar en “Dramedia”

El lenguaje y alguna que otra escena (es difícil ver un capítulo sin desnudos, o sin que alguno de los personajes se tiren a alguien) son bastante más subiditos de tono de lo que nos tienen acostumbrados las series USA, que en su gran mayoría –aunque haya excepciones como esta o True Blood- son bastante mojigatas.

httpv://www.youtube.com/watch?v=TdYi2fufdYg&feature=relmfu

Californication es una serie “gamberra”, algunas podrían decir que machista, aunque Hank no tenga, normalmente, malas intenciones y prácticamente se le echen todas encima. Es un personaje que se le hace simpático al espectador, y que tiene su lado amargo, pues él querría ser bueno y estar con su familia, aunque las circunstancias le lleven, en la mayoría de las ocasiones a lo contrario.

Por el contrario su mujer a veces no se sabe si es una mártir, por aguantar a Hank, indecisa, por no decidirse respecto a él o un poco “pava”. Aún así su relación va ya por la cuarta temporada (todavía no está acabada) y, aunque a veces se hace ya un poco pesada la situación ahí sigue, entreteniendo.

La banda sonora suele acompañar, siendo muchas veces acertada.

En resumen: serie totalmente recomendable para añadir a la lista de series a seguir.

A FAVOR: Es una serie diferente. El personaje de Hank es de los mejores en los últimos años

EN CONTRA: La relación Hank-Karen puede llegar a aburrir.

Valoración: 8

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *