Caza a la Espía: Los trapos sucios de la política al descubierto

Mar 01

Caza a la espía es un thriller político, que además –y sin que esta vez suponga una remora- basada en un episodio real, y relativamente reciente (hechos transcurridos alrededor de 2003).

Es la historia de una agente encubierta de la CIA, vamos una espía -aunque sin el componente irreal que suele ser habitual en el cine- que vio como, por motivos políticos interesados fue desvelada su verdadera identidad, lo que equivalía a quemarla de por vida para su profesión, que había sido siempre en operaciones encubiertas, especialmente en Oriente medio y Extremo Oriente.

Las razones básicas por las que se “quemó” a la agente fue porque estaba en desacuerdo con las decisiones que se estaban tomando, que tenían que ver más con los intereses de sus superiores, que con lo que los datos de inteligencia –datos que para conseguirse requerían del riesgo, a veces vital, de los agentes de campo como ellos- sugerían.

El personaje de la agente, Valerie Plame, está interpretado por Naomi Watts, que vuelve a compartir protagonismo en pantalla con Sean Penn, que interpreta a su marido Joe Wilson, un antiguo alto cargo del Departamento de Estado (el equivalente a nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores) que había sido Embajador en Irak justo antes de la Primera Guerra del Golfo.

Por su experiencia Joe es requerido por la CIA para hacer averiguaciones sobre la venta por parte de un país africano de material “delicado” a Irak, ya que podría utilizarse para el programa nuclear de este país.

httpv://www.youtube.com/watch?v=HKcSG3x_IJg&feature=related

Las averiguaciones de Joe, junto con las del resto de agentes llevan al departamento de Valerie, especializado en estudiar la proliferación nuclear, de que Irak no cuenta con esa capacidad. Sin embargo una facción dentro de la Agencia, en consonancia con el equipo del Vicepresidente no está por la labor de airear estos datos, que contradicen las intenciones presidenciales de declarar la Guerra a Irak justo por lo contrario, algo que todos sabemos como acabó.

A partir de aquí se utilizarán todos los trucos sucios para desacreditar a Valerie y su marido “Calumnia que algo queda” para fortalecer las tesis oficiales.

Todo esto acabará repercutiendo en las vidas profesionales de la pareja protagonista, que a pesar de ser un matrimonio unido son bastante diferentes: ella mucho más reservada (probablemente por deformación profesional); mientras que él (también supongo que por formación) acostumbrado a defender su posición aprovechando los medios de comunicación.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Mhm1Y3ynf-E&feature=related

Este es uno de los puntos fuertes de la película ver como cada uno afrenta el problema a su manera.

El otro punto fuerte es la aproximación, que supongo será la más cercana a la realidad, al mundo de los “espías modernos”, gente preparada, con varias identidades y múltiples capacidades; pero alejadas de la imagen de James Bond.

Además, también es interesante ver como los sucios intereses de la política prevalecen, a pesar de personas como la pareja protagonista, sobre la verdad de la situación.

La película trata de defender la posición de los Servicios de Inteligencia, o más bien de gran parte de su personal, el más profesional, que quedan bastante bien, en contraposición con aquellos “trepas”, que están dispuestos a darle al político de turno lo que quiere oír.

Es una lástima, aunque creo que, en general, el funcionamiento de muchos ámbitos actuales creo que es muy similar al que se muestra en la película. ¿Alguien no ha tenido un superior al que sólo le interesen los datos cuando muestran lo que quiere y que demuestre un total desprecio hacia todo aquello que contradice lo que opine, aunque esté basado en un análisis más riguroso que sus impresiones? Esa es una de las diferencias entre un buen profesional –el que sabe distinguir- y uno malo –por no decir inútil- del  “Siempre tengo la razón”, por lo que, personalmente, creo que no es difícil sentir cierta empatía hacia la pareja protagonista.

Además, los dos están muy bien, Watts torturada y Penn, serio y sobrio y como pareja funcionan a la perfección.

La trama no resulta fácil de seguir, pues hay bastante personaje secundario entre los diferentes funcionarios del gobierno; pero en general está bastante bien construida.

Imagino, que este punto de vista, el del matrimonio es mucho más atractivo para la historia y el espectador y que realmente no sería tan exagerado, o al menos eso espero, aunque esperar algo bueno de cualquier gobierno es algo más que un acto de fe.

Para acabar recomendar el final, donde aparece la protagonista real, que sin ser la Watts, tampoco está tan lejos.

A FAVOR: La pareja Watts-Penn; retrato demoledor de una clase política que sólo vela por sus propios intereses

EN CONTRA: Trama confusa en ocasiones

Valoración: 7,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One comment

  1. Cel mai bun articol despre Caza a la Espía: Los trapos sucios de la política al descubierto pe care l-am citit!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *