La Gente del Margen (Orson Scott Card)

Jul 15

Leo Ciencia Ficción habitualmente y en este género Orson Scott Card, es uno de los referentes actuales, pues ha ganado en varias ocasiones premios como el “Hugo”, “Nebula” o “Locus”, los más prestigiosos del sector.

En este género es, sobre todo, conocido por la “Saga de Ender”, compuesta por cuatro libros, publicados entre 1985 y 1996, que se completó con un quinto, en el 2008, aunque  no publicado en España hasta 2010. De esta saga nos ocuparemos próximamente, en cuanto me animé con el cuarto libro en el que estoy un poco atascado, aunque diré que El Juego de Ender es, en mi opinión, uno de los mejores libros que se han escrito en este género.

Scott Card se caracteriza por introducir dilemas morales en sus libros, lo que es algo arriesgado. En su justa medida creo que enriquecen la obra, aunque si se pasa –y en este punto cada uno tendrá un límite- la pueden hacer demasiado “filosófica”, vamos pesada.

Otra de las características de Scott Card es que es mormón. Esto, que no debería tener demasiada importancia, por lo menos a efectos del estilo literario –al fin y al cabo la creadora de la saga Crepúsculo, de la que no he leído nada, también lo es y eso no le ha impedido triunfar entre los adolescentes- cobra importancia cuando se convierte en uno de los núcleos de una novela.

Este hecho sucede en la novela que comentamos hoy. Yo la compré pensando que compraba una novela del tipo Postapocalíptico clásico”, un poco en plan Mad Max o similar.

Después de una confrontación nuclear la humanidad ha subsistido a duras penas y la civilización, tal y como la conocemos, no existe. Como veis, hasta aquí, un tema recurrente que hemos visto por diferentes causas: nuclear, virus (que crea zombies o no), cambio climático…

Los supervivientes han de organizarse, como pueden, y sobrevivir al clima de violencia que se suele crear al no existir un autoridad.

Sin embargo el enfoque de Scott Card es el de que una de las sociedades que subsisten organizándose es la de los mormones, y aquí es donde empieza la novela, que más bien son una serie –cinco en conceto- de relatos, donde podríamos distinguir dos líneas argumentales, una individual y otra colectiva.

En la individual el nexo de unión es un personaje que es salvado de niño por un grupo de peregrinos en busca del territorio mormón, en lo que es realmente el relato más del tipo “supervivientes en territorios hostiles”, y que desde entonces deberá adaptarse a una sociedad en la que no dejará de sentirse como un extraño. Hay que decir que –y menos mal- Scott Card por lo menos deja libertad de culto en su “mundo ideal”, aunque está dominado en todas las instancias por los mormones. En estos relatos el componente principal será el de la búsqueda de identidad de este personaje.

El otro grupo de relatos tienen más que ver con la organización de esta sociedad y como se intenta crear un mundo parecido al anterior, a pesar de las limitaciones tecnológicas evidentes que anulan la superioridad existente anteriormente y en las que todo queda reducido a un ambiente mucho más rural.

No recordaré este libro como uno de mis favoritos en el género, pero la variedad de relatos por lo menos lo hace más llevadero. Además, como es habitual en el autor, siempre deja algo para pensar y su ambientación del “Nuevo Mundo” queda convincente.

A FAVOR: relatos independientes, ambientación

EN CONTRA: no acabo de ver necesario el elemento mormón

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *