El anuncio de Estrella que le hubiera gustado a Isabel Coixet

Aug 03

Hoy toca otro de los posts “gamberros” o irreverentes, que tenía pensado desde hace un par de meses y que surgió cuando me enteré de que el anuncio de Estrella Damm de este año, que es un homenaje a “ElBulli”, estaba dirigido por Isabel Coixet.

Es algo que, de entrada, me chocó bastante, -pues para los que no lo hayan visto es muy alegre, cuando la directora se caracteriza por todo lo contrario- tanto que creí haber entendido mal la noticia, así que hice un poco de investigación por la red y –para mi sorpresa- no sólo ha dirigido este anuncio sino también los de los dos últimos años, incluyendo aquel rodado en Formentera y que convirtió a su canción “Tonight, Tonight” –no sé si se llama así; pero desde luego es lo que decía el estribillo-. Es más, por lo visto la Coixet, según la wiki, “Es uno de los pesos pesados de la industria publicitaria, y dirige anuncios por todo el mundo…”

Esto ya no lo dice la wiki, y es de mi cosecha, pero supongo que con la productora se “vende al capital” para conseguir los fondos que le permitan desarrollar sus pelis, donde el tono alegre y la luminosidad de los anuncios que he comentado brilla por su ausencia, y ni está ni se le espera.

A todo esto, he de reconocer que tampoco soy un gran experto en la directora. Creo recordar que he visto un par de pelis suyas –más por motivos ajenos a mi voluntad, que por motu propio- “Mi vida sin mí” y “La Vida secreta de las palabras”. Igual fue mala suerte y son los únicos “dramones” que ha filmado, aunque me da que no, y que es una constante en su filmografía.

En fin, después de otra larguísma introducción vamos a hacer un ejercicio de ficción y contar el spot que ella misma habría filmado, si le hubieran dado carta blanca a la hora de definirlo, manteniéndose los aspectos fundamentales del mismo: ElBulli y su zona, y la historia que surge entre dos jóvenes que realizan un stage allí.

Para ello, por si no lo habéis visto, el vídeo original del anuncio, que me parece muy bueno.

httpv://www.youtube.com/watch?v=eFMRixa0mDA&feature=related

La versión alternativa podría ser algo así:

Mostraría a una persona mayor, en el ocaso de su vida. De alguna manera tiene que aparecer el mundo de la cocina; pero no tengo claro si sería mejor que apareciera un sitio modestísimo, sin aspiraciones, o un gran restaurante que el protagonista ha conseguido levantar, a costa de toda su vida personal. Lo primero quizás es más efectista y resultón; lo segundo sería para la reflexión sobre si vale la pena dejarlo todo por la profesión, y si  la realización profesional es lo más importante. Como no lo tengo claro vamos a dar dos posibles versiones que compartirían inicio y final.

El día es lluvioso (que haya poca luz es fundamental) y nuestro protagonista empieza a recordar (el recuerdo puede mostrarse de una forma un tanto difuminada) una temporada que pasó en ElBulli cuando era joven y estaba lleno de esperanzas e ilusiones.

Estas imágenes no serían tan veraniegas, o al menos más que sol y luz mediterránea se verían más nubes y tormentas, que en el entorno también quedan bastante bien; pero no son tan interesantes ni alegres.

Recuerda esos primeros instantes de llegada, como uno más de un grupo de jóvenes con ganas de comerse el mundo. Desde el primer momento empieza a fijarse en una chica.

En la primera versión:

Siguen duras sesiones de trabajo, y nuestro protagonista es un poco torpe. Sólo tiene ojos para ella, y esto le hace equivocarse constantemente, quedando relegado, poco a poco, a las tareas más rutinarias dentro de la cocina. Sin embargo no le importa, pues al acabar la jornada sale con todo el resto de la pandilla y no tiene ojos más que para ella. A ella este aire despistado le atrae y aunque está siendo un verano desapacible consiguen hacer alguna que otra escapada y fiestas nocturnas con parte del equipo.

Sin embargo, un día ella debe partir un día apresuradamente (que cada uno ponga el motivo que quiera, aunque ya que estamos homenajeando a Coixet que sea para cuidar a un familiar desfigurado) desapareciendo de la vida de nuestro protagonismo sin dejar rastro (sí, vale, ya sé que en esta época de móviles, email, Facebook y similares es bastante complicado; pero bueno es una historia de ficción) quedando él sumido en la tristeza y desesperación, y siendo incapaz de aprender algo más.

En otra interpretación de esta línea, más trágica aún, es él el que queda seriamente afectado por un accidente antes de terminar el stage, por ejemplo manipulando sin cuidado nitrógeno líquido (material que se utiliza en la alta cocina), o por una caída cuando va a recoger agua de mar (más o menos como se ve en el anuncio original). Al despertar ella ha desaparecido sin dejar ni rastro.

Él queda desencantado (si cojemos la versión del accidente también limitado físicamente) y monta un pequeño restaurante. No alcanza el triunfo, aunque sigue con el recuerdo de ella muy presente, por muchos años que pasen.

En la segunda versión:

Nuestro protagonista quiere ser el mejor de la promoción, para lo cual se convierte en el más dedicado de todos los alumnos. Sí, hay mucha mirada furtiva con la chica y algún acercamiento; pero no acaba de relacionarse con el resto del equipo. Cuando ellos salen él se dedica a investigar para llegar a ser una estrella. Ella, al final, cansada tira la toalla y no vuelve a tener contacto con él, a pesar de que en los dos casos el recuerdo sigue presente durante los años ¿Metáfora de lo no alcanzado en la juventud?

Él consigue el éxito y un montón de “estrellas”, sin embargo siempre vuelve al recuerdo de aquellos días y, fundamentalmente, de ella. Al final, cansado, renuncia a la fama y se queda con un modesto establecimiento (este recurso se me ha ocurrido para que los finales no difieran).

Las dos versiones vuelven a unirse en este punto para dar este –no por tópico- menos dramático final.

Él siente que su final está cercano y mira, con cariño, la única foto que le queda de los dos, hasta que todo se desvanece -sí, muere, hemos dicho que iba a ser trágico-. En ese instante aparece una señora mayor –que evidentemente todos sabemos que es nuestra protagonista envejecida- y si no, por si acaso queda totalmente claro cuando ve la foto de los dos y sonríe, cargármela a ella me parece demasiado y dejarlo a él vivir y que se reencuentren es un final feliz, y sabemos que eso no es posible.

Sobre la música ya no me pronuncio, no sé qué podría encajar, aunque desde luego no una canción tan alegre como la que han elegido.

Que el anuncio es de cerveza y no la he nombrado ni una sola vez.

Sí, Ya. De acuerdo. Es publicidad subliminal. Se pone al principio y al final el logo de la marca o una imagen de las cervezas, y después de ver esto te vas directamente a tomarte unas cuantas. Con una historia tan triste, es lo menos que se puede hacer para animarse…

OFF Topic: por si no son objeto de un futuro post os recomiendo los documentales sobre ElBulli que se emitieron en La2, y que se pueden encontrar aquí:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/elbulli-historia-de-un-sueno/

Independientemente de que os guste el fenómeno Adrià más o menos valen la pena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *