Weeds (T1-T4): Mamá se vuelve “camello”

Aug 08

Es curioso como se llega, a veces, a una serie. En el caso de hoy ya había oído hablar de ella –no es una serie nueva, pues está actualmente en su séptima temporada- pero no me acababa de decidir.

Lo que me decantó fue ver a su protagonista Mary Louise Parker en “El Ala Oeste”, aunque su personaje (“lobbysta” profesional en Washington) no tiene nada que ver con el de “mamá traficante” de Weeds. No sé, supongo que me gusta su “expresividad inexpresiva”, que es algo que no sé muy bien como explicar muy bien, aunque voy a intentar: resulta bastante expresiva, gestualmente, voz…, aunque su cara no lo demuestre ¿Botox??…, pues no tiene ni media arruga, a pesar de haber pasado, hace algunos años, de los cuarenta.

Más allá de gustos, o atractivos personales, la serie tiene su punto, pues es de las más gamberras, o políticamente incorrectas que he visto últimamente. Viene de Showtime, la misma cadena que nuestro adorado Dexter, con el que comparte la característica de que el personaje se nos hace simpático, a pesar de su dudosa escala de valores; o también la cadena de otro de nuestros “malotes”; Hank Moody de Californication.

Lo único que puede frenar, al principio, son los créditos, demasiado sosos para mi gusto, aunque supongo que lo que pretenden son mostrar la “alienación” que producen los suburbios, y que los llevan a refugiarse en la “María”. A partir de la segunda temporada se mantienen, aunque cada episodio cambia el grupo que interpreta la canción, y a partir de la cuarta desaparecen, para aparecer las hojas de María en objetos diversos.

httpv://www.youtube.com/watch?v=i8StRAJCork

En este caso el personaje de Mary Louise (Nancy Botwin) es la típica madre de los “suburbios” con dos hijos, uno adolescente y el otro a punto de empezar la pubertad a la que la repentina muerte de su marido (aunque esto es algo que nunca se ve) la deja en una situación económica apurada. Sin un trabajo, ella se ha dedicado a la casa y los niños, su decisión para sacar adelante a su familia, sin perder el estilo de vida al que están acostumbrados, será el de convertirse en “Drug Dealer” o “Dealer” -sí, ya sé, es una manera un tanto pija de decirlo pero lo de “camello”, por no hablar de camella no me gusta nada).

Sin embargo Nancy se autoimpondrá unas reglas como son las de sólo traficar con marihuana (“weed” en slang, de ahí el nombre de la serie) y con adultos. Su principal base de clientes serán los residentes de la macro urbanización en la que vive, casi todos cuarentones en plena crisis de identidad, y que utilizan –mucho más de lo que cabría imaginar- la marihuana como vía de escape.

httpv://www.youtube.com/watch?v=3exvN9Gir3w

Entre estos clientes encontramos a algunos de los “colegas” de su marido como Doug Wilson (Kevin Nealon), que es uno de los mejores secundarios de la serie o Dean Hodes (Andy Milder), dos auténticos “fumetas”. Dean está casado con Celia (Elizabeth Perkins, la prota de Big, a la que los años no han tratado tan bien como a la Parker), una auténtica “maruja” frustrada con su vida y su matrimonio.

Los hijos de Nancy son Silas (Hunter Parrish), el mayor, un guaperas con la cabeza un tanto vacía y Shane (Alexander Gould), mucho más brillante que su hermano y que es un auténtico “terrorista”. A ellos se le unirá el hermano pequeño de su marido, Andy (Justin Kirk) que es un auténtico jeta, con mucha voluntad por ayudar a Nancy, pero pocos resultados.

La serie es una comedia poco convencional: episodios con duración superior a lo estándar (recordemos que cuando hablo de estándar me refiero a 20 min, no las barbaridades de la tele nacional), formato cinematográfico y gags políticamente incorrectos contra casi todo: obesidad infantil, infidelidades, negros, inmigrantes ilegales, masturbación…

httpv://www.youtube.com/watch?v=FWzOQTFwRBE

httpv://www.youtube.com/watch?v=GoKblx36uqA&feature=relmfu

A Nancy no le resultará nada fácil su nuevo mundo, donde no cuenta, para nada, con el respeto de su “mayorista”, Heyla, negra –perdón afroamericana-, personaje que, afortunadamente, -me resultaba un tanto cargante- desaparece después de la tercera temporada.

Por muchos intentos que hace por progresar en su profesión, cuando parece que, por fin, va a progresar, siempre se le acaba complicando la situación y volviendo a la casilla de salida, tan arruinada como al principio de la serie.

Yo, de momento, he visto las cuatro primeras temporadas. Las tres primeras transcurren en Agrestic, una urbanización de los suburbios de Los Ángeles, mientras que la cuarta transcurre cerca de la frontera con Mexico, lo que abre las “posibilidades” de Nancy. A pesar de ser siempre una comedia diferente, conforme pasan las temporadas, y Nancy se involucra más en el negocio, se vuelve más negra, y algún personaje, secundario eso sí, acaba siendo víctima de ajustes de cuentas.

La Parker, junto con casi todo el reparto, están muy bien. A veces, las menos, serios y cuando es necesario con un puntito de histrionismo. Aunque ella es la protagonista absoluta el resto la apoya, con algunos momentos de lucimiento, sobre todo de Doug, Andy o Celia.

httpv://www.youtube.com/watch?v=CcepZi8XFuY

Sin embargo, de momento, me está gustando, por lo gamberra y diferente que resulta. Sobre lo de juzgar moralmente a los personajes de ficción, creo que no es el lugar adecuado. Al fin y al cabo, aquí nos gustan los “malotes”, si no ¿Cómo íbamos a seguir a Dexter o a los “Sons of Anarchy”?

Si hay que ponerle un pero, aunque es algo inevitable, es que los niños, sobre todo si se ve la serie seguida, crecen demasiado de una temporada a otra, sin que haya, en ocasiones, una explicación en la trama.

A FAVOR: Comedia ácida, políticamente incorrecta, valiente

EN CONTRA: Algún personaje cargante, saltos de edad en los menores.

Valoración: 8

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *