Nacidos Para Correr (Cristopher McDougall): Interesantes reflexiones sobre porque corremos

Sep 11

El título de este post podría dar lugar a pensar que voy a volver con el “Boss”. No, de momento no (aunque si quieres aquí tienes lo que hay hasta ahora). Es pura casualidad que el libro se llame igual que el álbum y canción.

Es un libro que me ha sorprendido, y además muy gratamente. Llevaba una temporada un poco atascado con la lectura -un par de libros con los que no avanzo, aunque algún día acabaré- así que el otro día me di un garbeo por el “nac”, mi tienda de referencia en este caso, y encontré un par de títulos que me han sacado del atasco.

De este primer título me atrajo la temática, que tiene que ver con el correr -en nuestra expresión más castiza, que es una afición que practico- o si se quiere ser un poco más pijo, footing o jogging ,ambas por cierto aceptadas por la Real Academia, que uno se documenta algo para escribir los posts.

Después de otra larga introducción, marca de la casa, hablemos un poco sobre el libro, que es una mezcla un tanto ecléctica; pero tremendamente bien ensamblada.

El autor, un periodista que ha escrito durante su carrera para publicaciones como Men’s Health o New Yorker, es un aficionado al footing, que a sus cuarenta años empieza a sufrir lesiones. Los varios especialistas que consulta le sugieren abandonar este deporte, con una creciente incidencia de lesiones, y cambiarlo por otro. Sin embargo, él no está dispuesto a rendirse tan pronto.

En uno de sus viajes oye hablar de una tribu de las montañas del Norte de México, los Tarahumaras, que está considerada como una de las mejores de la historia en recorrer largas distancias a ritmos de competición internacional. La búsqueda de esta tribu le hará conocer una serie de personajes “curiosos”, para la mayoría de nosotros, deportistas o no: los ultra maratonianos, gente capaz de recorrer más de doscientos kilómetros en las condiciones más extremas, algo para lo que se necesita ser de una pasta muy especial.

También contactará con los Tarahumaras y con un personaje, real, aunque parezca de ficción, que ha abandonado la “civilización” para vivir en la naturaleza corriendo, pues es como se siente más feliz.

Surgirá la amistad entre el autor y “Caballo Blanco”, así se llama el personaje, lo que les llevará a intentar organizar una carrera en la que participen Tarahumaras y ulta maratonianos de élite.

Mientras la acción se desarrolla el autor va introduciéndonos, a través de los personajes, en algunas de las carreras más famosas de la ultra maratón en los EEUU, como la Leadville100 -una carrera de cien millas que se disputa en una de las ciudades más altas de los EEUU, y cuyo punto de partida está a 3.000m de altitud, y de ahí para arriba- o la “Deadvalley”, que son más de 200 km a temperaturas superiores a los 45ºC, es decir, pruebas inhumanas, en las que no se corre por dinero, pues no existen premios especialmente relevantes, sino sólo para competir contra los propios límites de uno mismo.

Por otra parte, existen otras dos partes del libro más científicas y filosóficas: una que analiza el tema de las lesiones, y que llega a la conclusión de que el calzado que utilizamos puede ser más perjudicial de lo que pensamos, forzándonos a correr de una manera antinatural, que puede producirnos lesiones. Frente a esta alternativa habla del movimiento “Barefoot”, gente que asegura que correr descalzo es más sano, y conveniente para nuestro estado físico. El autor mismo probará parte de estas teorías, mejorando lo suficiente para poder participar en la carrera, que es de la nada despreciable distancia de cincuenta millas (dos maratones aproximadamente).

También hay una sección del libro que presenta una teoría evolutiva que da una gran importancia al hecho de correr como un factor diferencial en la evolución humana constituyendo, según los autores, un mecanismo atávico difícil de eliminar de nuestras costumbres y con la que se trata de responder a la pregunta de ¿Por qué le gusta a tanta gente correr?

Al final, como he dicho, resulta una mezcla un tanto extraña; pero está escrita de una manera amena, con los temas mezclándose en las proporciones exactas. Después se podrá estar de acuerdo, o no, con las teorías,  aunque están expuestas de una manera lógica, ordenada y razonada, que por lo menos dará que pensar.

Así que si eres aficionado al footing, este es un libro que deberías leer, y si no lo eres, sólo por curiosidad creo que vale la pena.

A FAVOR: temática interesante, estructura bien ensamblada

EN CONTRA: cierta dispersión de temas que puede no gustar a todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 comments

  1. JIB /

    Yo debo ser un bicho raro en la evolución humana.
    Odio correr porque si. Si hay un balon a ona pelota tiene un pase, ¿pero correr para llegar al sitio de partida? para eso no haberte ido. Es como subir un monte para despues bajarlo: NO LO SUBAS.
    Quizás en lugar de un bicho raro en la evolución, soy el siguiente paso en la cadena evolutiva y soy mejor que todos vosotros JUASS.

  2. Carlos Martel /

    Eso es JIB, correr es de cobardes y malos toreros…

  3. JIB, como estamos de “buen rollito”, sigo recomendando la lectura, a pesar de tus reticencias sobre el tema.
    Sin ánimo de ser demasiado exhaustivo, ni “Spoilizante” te diré, que más bien sería al contrario: te habrías quedado en un estado evolutivo anterior y más cercano al de los Neandertales, es decir, gente de físico poderoso que cazaba basándose en técnicas de emboscada y fuerza bruta, cuyas presas eran animales pesados.
    Después de la última glaciación la mayoría de los animales eran más ligeros, y la forma más eficiente -aunque no lo parezca- de caza era a base de agotarlos corriendo, algo que tengo mis ciertas dudas que tu físico te permitiera. 😉
    Sobre lo de Martel, pues ya no tengo una explicación, según el libro. Sería cuestión de pensármela…

  4. JIB /

    Soy el siguiente paso de la escala evolutiva ya que mi sistema de caza de animales no consiste en agotarlos corriendo detrás de ellos, sino que mediante la astucia y la inteligencia les atraigo hacia la trampa que he preparado y los mato sin tener que hacer el derroche de energías de pegarme X horas correindo detrás de ellos.

    ;-D

  5. Rick /

    ¿No has leído mi comentario anterior? Ese sistema es el que usaban los neandertales, que, al menos en teoría, están extinguidos…
    En serio, si puedes lee si puedes el libro, que es curioso, aunque no compartas las teorías.

  6. Carlos Martel /

    Los Neandertales iban a Eroski/Leclerc/Mercadona/carnicería de toda la vida? Por que esta es la sofisticada trampa de JIB, no?

  7. IRONIC MODE: ON

    JIB no va ni a comprar, recuerda que no a un sitio si tiene que volver al punto de partida…

    Vaya tontería! por la misma regla de tres, no vayas a ningún sitio si luego tienes que volver… joder.

    IRONIC MODE: OFF

    Se supone que se corre, se sube un monte, por el placer de la experiencia y lo que te aporta. A tí te aportan cosas que a nosotros ni fu ni fá y no por ello lo consideramos estúpido…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *