Boss: Kelsey Grammer vuelve a lo grande

Jan 09

Hoy vamos a hablar de una de las sorpresas de esta temporada, y este año, por suerte, está siendo prolífico en ese aspecto.

Aprovechando el parón navideño, del que estamos saliendo ahora, he visto la primera temporada de esta serie, que como muchas de estreno en los canales de pago –Boss está producida por la emergente Starz- es reducida, pues en este caso consta de ocho episodios.

La historia es de las que a priori, suenan como difíciles: al alcalde de Chicago -amo y señor de la ciudad durante bastantes años- se le diagnostica una rara enfermedad neuronal degenerativa, que acabará tanto con sus facultades físicas como mentales en un período de tiempo más o menos corto.

El alcalde, Tom Kane, -un excepcional Kelsey Grammer, que este año va a poner todavía más difícil la elección de mejor actor de drama en los Globos o los Emmys- sabedor de que si su condición se hace pública supondrá el fin de su carrera decide ocultarlo a todo el mundo, pues se encuentra en un momento muy delicado políticamente.

Kane, uno de los mejores personajes que he visto en bastante tiempo, es uno de estos líderes que creen que las masas necesitan gente como él: líderes visionarios que se preocupen por el bienestar global de la ciudad, sin importar los métodos que se hayan de emplear para conseguir sus fines. Personaje totalmente maquiavélico no perdona la traición ni que se dude de que él es el líder, el elegido para hacer de su ciudad la mejor posible.

Sin embargo, por su nueva condición deberá ir con mucho cuidado, pues sabe que se mueve en un ámbito lleno de tiburones que no dudarán en despedazarlo si da algún síntoma de debilidad, pues en su mundo la sangre se huele con facilidad y las presas son cazadas sin piedad.

httpv://www.youtube.com/watch?v=UZ8F_tGm5rg

Además de la trama principal de la enfermedad hay varias sub tramas muy ricas que van desde la nueva apuesta de Kane para ser gobernador del estado, un político tan joven y carismático como ambicioso, que Kane pretende que sustituya al actual, que a pesar de su mismo partido ya no vale para Kane.

Al mismo tiempo los métodos poco limpios de Kane en el pasado surgirán con fuerza en toda esta campaña en un escándalo, destapado por un ambicioso periodista, que amenaza con hacer que peligre la otrora posición hegemónica sin discusión del alcalde.

La serie, además de con un Kelsey Grammer espectacular, y al que no le conocía su registro dramático (para mí hasta ahora siempre había sido Frasier) cuenta con una galería de secundarios que también están muy bien dibujados. Vamos un lujo para una serie de actores relativamente desconocidos hasta ahora.

Martin Donovan (los que hayáis visto weeds lo recordaréis como el novio poli de Nancy) es Ezra Stone, la mano derecha del alcalde, su principal asesor y que comparte desde hace años confidencias y secretos inconfesables con él.

Kathleen Robertson (que los treinteañeros asociaréis con Claire de “Sensación de Vivir) es Kitty, la otra persona de confianza de Kane, que por cierto enseña bastante “carne”, y que debe ser la guía del candidato Zajac (Jeff Hepner).

httpv://www.youtube.com/watch?v=HF95_IYSZ-Q

Además, los secundarios se completan con Meredith (Connie Nielsen), que es la mujer del alcalde. Fría como el acero, su matrimonio con Kane es pura fachada desde hace años, aunque ella, hija del anterior alcalde, siempre ha estado al lado de su marido, pues tiene sus propias ideas para medrar en la política y el gobierno de la ciudad. Personaje complejo, que nunca sabes donde está, ni a quien apoya realmente. Completa el reparto Emma (Hannah Ware) la hija del alcalde, una joven rebelde a la que sus padres dejan de lado hace años, debido a un pasado turbulento con las drogas y que ahora rehabilitada se dedica a ser Ministro de una Iglesia a la vez que gestiona una clínica para pobres.

La serie, aunque es bastante densa, es buenísima. Los personajes son complejos, sobre todo el de Kane, que al final, por muy monstruoso que parezca no hace las cosas movido por la avaricia, ni por el dinero, simplemente porque cree en que su visión es la mejor para elevar el bienestar de sus ciudadanos. Además, la enfermedad lo humaniza, pues se da cuenta de su fragilidad.

httpv://www.youtube.com/watch?v=O0IhjqHnpyk

El resto de personajes están también maravillosamente dibujados. Son complejos, y juegan continuamente una partida de ajedrez en función de sus propios intereses y nunca se sabe si van a ser traidores, leales, o a quien van a apoyar, pues el aliado de hoy puede ser el enemigo de mañana. A veces los moverá la ambición, otras la avaricia, otras el deseo, por lo que nunca nada será lo que parece a primera vista, en un ejemplo de que la mayoría está mucho más cómoda en la escala de grises que en la de blanco o negro donde las posiciones son fijas.

Los juegos de poder son constantes y ahí el alcalde, por enfermo que pueda estar, es un auténtico maestro, como se demuestra sobre todo en los últimos episodios de la temporada.

Además de los geniales diálogos y las buenas interpretaciones el marco de Chicago luce espléndido con todos los contrastes que una gran ciudad como esta puede mostrarnos.

En resumen, es una serie imprescindible para la temporada, que además parece ser que tendrá continuación, aunque como ocurre con Breaking Bad la naturaleza de la enfermedad del protagonista hace difícil que haya muchas temporadas, a no ser que el tiempo se congele bastante entre ellas y se centren en cortos espacios de tiempo.

A FAVOR: guiones, interpretaciones,

EN CONTRA: puede resultar algo densa

Valoración 8,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *