La Invención de Hugo: las 3D al servicio de un bellísimo cuento

Mar 19

En los últimos meses he pisado bastante poco el cine, y tampoco he podido descargar demasiado, mas desde al “asunto Megaupload”, aunque Dani dice que ya va siendo posible otra vez, así que en los últimos días he intentado retomar la costumbre de ver, si es posible, al menos una peli a la semana.

Sin haber leído demasiado sobre los Oscars, y sin que me apetezca demasiado, por muy obra maestra que sea, ver “The Artist”, la gran triunfadora, el otro día me decidí por esta de la que sabía poco, aparte de que había ganado este año en la mayoría de categorías técnicas de los Oscars (Dirección Artística, Dirección de Fotografía, Dirección de Sonido, Mezcla de Sonido y Efectos Especiales) y -sí se que tendría que poner que es marca registrada, pero aquí pasamos de chorradas de ese estilo, que esto es un hobbie- y de que estaba dirigida por Scorsese, que suele ser una garantía.

Tenía dos opciones en 2D, o sea como toda la vida, y en 3D, y como ya hace tiempo que no veía una peli en 3D, además de tener cierta curiosidad por saber como aprovecharía un maestro como Scorsese este formato, me decidí por las “gafas”.

httpv://www.youtube.com/watch?v=uIeSAf5pv90

Al principio, un poco por la estética, un poco por la tonalidad de los colores (que además en 3D son siempre más apagados, una de las grandes desventajas en mi opinión de este formato) no tenía claro si estaba ante una película convencional o de animación; pero esto paso pronto, pues casi enseguida me imbuí del espíritu de la película, que tiene un punto de cuento casi poético, siendo una de estas películas casi atemporales que se convierten en un clásico casi desde el mismo momento de su estreno.

Ambientada en el París de los años 30 del S.XX, en un ambiente como ya he dicho casi irreal por el tipo de fotografía, a medio camino entre lo convencional y el cine de animación Hugo Cabré, un niño huérfano vive oculto en el interior de la Estación de Tren de Montparnasse, después de que fuera adoptado por un tío alcohólico que se encarga del mantenimiento de los relojes de la estación.

httpv://www.youtube.com/watch?v=DTo6qwUgHEk&feature=relmfu

Así, cual “Jorobado de Notre Dame”, oculto en un mundo fantástico lleno de toboganes y mecanismos extraños (las escenas en que realmente se aprovecha el 3D) Hugo se dedica a intentar reconstruir un extraño autómata que es el único lazo que le queda con su padre, fallecido en extrañas circunstancias, cuando se encargaba del mantenimiento de los relojes de un museo.

Para cumplir su misión Hugo habrá de hacerse con cuantas piezas pueda, teniendo que recurrir –en ocasiones- al robo de piezas a un enigmático artesano de la estación (Ben Kingsley), hombre amargado y de enigmático pasado.

httpv://www.youtube.com/watch?v=f8kovSSI1Us&feature=fvst

Además, Hugo deberá ir con mucho cuidado pues el guardia de la estación, un veterano de la Gran Guerra, el Inspector Gustave (interpretado por un desconocido Sacha Baron Cohen, desconocido, pues yo siempre lo he visto en sus papeles extremos como Borat) persigue a los huérfanos como él para encerrarlos.

Hugo hará amistad con Isabel, una niña dulce y aventurera de su misma edad, que está relacionada con el misterioso artesano y a la que hará partícipe de sus aventuras.

Hugo llevará a Isabel al cine, al que su padre era un gran aficionado, sobre todo a las obras de un misterioso director, George Méliès, que desapareció sin dejar rastro, mientras que esta le llevará a una tienda de libros en la que investigaran más sobre el misterio de Méliès.

httpv://www.youtube.com/watch?v=ZbNcLxsrnwk&feature=relmfu

Al final, y para no dar demasiadas pistas que se carguen la trama, las historias acabarán convergiendo, pues entre ellas existe una relación, y se descubrirá parte del secreto sobre el origen del autómata y sobre la misteriosa desaparición de Méliés.

De todas maneras, en ese punto casi nos da igual, pues nos hemos metido en una película casi poética, bellísima y que es a la vez fábula, y homenaje al cine y a sus pioneros.

Un contraste interesantísimo, pues a pesar de contar con los últimos medios, y ser tremendamente “moderna” en ese aspecto es a la vez tremendamente clásica, tanto que de las 3D nos hemos olvidado hace rato, y estamos metidos en la historia.

Una película imprescindible, y recomendable para vivirla en sala grande, con el complemento del 3D, que repito no es imprescindible; pero sí un buen complemento para la misma.

httpv://www.youtube.com/watch?v=g5Zm8PvyMak

Los actores están todos muy bien, desde la pareja de niños, que lleva con soltura la mayor parte del peso de la película hasta los papeles de Kingsley, genial como el viejo amargado con el peso del pasado, Baron Cohen, que no puede evitar por mucho que lo intente su vena histriónica o las breves pinceladas que su papel –en forma de flashbacks- le permite a Jude Law, que es el padre de Hugo.

A FAVOR: historia, estética, interpretaciones, el 3D como apoyo…

EN CONTRA: un poco lenta en ocasiones, tramas secundarias no integradas en la historia

Valoración: 8,5 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One comment

  1. Ivan /

    Se que esto no va aquí pero no sabía donde ponerlo. Espero una critica de la película Devil Inside.

    No tengo ni idea de cine, pero lo poco que entiendo me he sentido estafado. Y vosotros, qué opinais?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *