Moneyball: El deporte puede convivir con las matemáticas

Mar 30

Seguimos revisando, con cierto retraso eso sí, la lista de películas candidatas a los Oscar de este año.

Hoy nos toca hablar de Moneyball, de la que sólo había oído hablar un poco por la radio, y más que de la temática se discutía si es posible disfrutar una película, cuyo tema principal es un deporte, el Baseball, que no es precisamente ni popular ni conocido por estos lares.

Aunque no soy, ni mucho menos, un fan –me parece bastante, por no decir muy, lento-. Aún así he visto un par de partidos profesionales en directo, y más que el juego en sí es el ambiente, la comida y bebida, que no para durante todo el partido, y ciertos rituales, como todo el campo cantando –esto es cierto, y es una costumbre- una canción en mitad del partido (en realidad creo que es en la séptima entrada).

Pero bueno, vuelvo a la peli, o si no esto se convierte en todo menos en la crítica de una peli que es de lo que –en principio al menos- se trata.

httpv://www.youtube.com/watch?v=dKHaT050bYI

La peli, basada en hechos reales, y vuelvo a insistir sin que esto sea un demérito es una de estas historias que descontextualizada resulta universal y se puede aplicar a muchos ámbitos de la vida, aunque quizás en el mundo del deporte es cuando cobra más sentido.

Billy Bean (personaje real, y que en la película interpreta Brad Pitt) es uno de los “General Manager” –una figura que aquí resulta algo complicada de entender por la omnipresencia del entrenador; pero que en el mundo del deporte profesional americano está establecida como el mandamás- de un equipo profesional de Baseball, los Oakland Athletics.

Su equipo es de los que menos presupuesto tienen y se ha de enfrentar a los grandes  equipos que en cuanto ven a un jugador prometedor se lo “roban a golpe de talonario”.

Harto de esto, y de que no pueda luchar en igualdad de condiciones decide cambiar de método, apoyado por un joven economista, Peter Brand (Jonah Hill) que descubre –un cerebrito que a pesar de haber estudiado en Yale, prefiere dedicarse al Baseball- y que se basa en parámetros estadísticos para estudiar el juego.

httpv://www.youtube.com/watch?v=ZMYjmtO7yzA&feature=fvst

Hasta aquí es una historia que puede sonarnos hasta lógica. Sin embargo la manera en la que se concibe el Baseball, cercana a la religión choca de frentalmente contra esta metodología. Hay alguna escena en la que el equipo de ojeadores de Billy le da unos consejos que parecen surrealistas.

Además, hay una propia razón para que el propio Billy desconfíe, pues él es un ex jugador que cumplía todos estos requisitos, por lo que iba para estrella y nunca llega a cuajar como jugador profesional. Él, en cierto modo, está resentido pues renuncia a una beca en Stanford para ser profesional sin pasar por la universidad.

httpv://www.youtube.com/watch?v=LklrzmbhIPw

La primera selección de Peter, que pretende descubrir jugadores infravalorados, no puede chocar más contra la selección de los ojeadores tradicionales, e incluso desagrada al entrenador del equipo, interpretado por un Philip Seymour Hoffman, que pasa bastante desapercibido, pero que aporta unas caras de asco, y de estar de vuelta de todo frente a las “ordenes” que recibe.

Además, al principio las cosas no funcionan y el equipo sólo encadena derrota tras derrota, poniendo así en entredicho el sistema y situando a Billy en el ojo del huracán, pues la prensa de allí es tan impresentable como la de aquí en ese sentido.

Sin contar demasiado más, no todo será triste y Peter, sobre el que Billy nunca duda, tendrá más razón de la que aparenta, lo que le da el componente épico que tan bien sienta en este tipo de películas.

También hay que decir que la peli tiene su lado emocional y de principios, y que Billy permanecerá fiel a sus ideales, entre los cuales no se encuentra el dinero, lo que hace la historia más atractiva para el gran público, que creo puede llegar a disfrutar la película, a pesar del contexto.

httpv://www.youtube.com/watch?v=qMPqVKMx1ds

Es perfecta, pues no. En ocasiones se hace lenta, y para mi gusto las subtramas personales de Billy no aportan demasiado, por no decir nada.

Al final me he enterado de que el guión, al menos parcialmente está firmado por mi querido Sorkin (alguien del que hemos hablado largo y tendido aquí, si no probad a poner Sorkin en el buscador de esta página y veréis las entradas), aunque no es tan apabullante verbalmente como suele ser.

A mí la película me gustó, aunque le quitaría unos quince minutos para darle un poco más de ritmo, aunque admito que a algunos les podrá parecer aburrida.

httpv://www.youtube.com/watch?v=ya_RiXhL6gA

A FAVOR: argumento diferente, planteamiento inteligente

EN CONTRA: subtramas innecesarias, cierta lentitud.

ESCENAS A DESTACAR: las negociaciones para intercambiar jugadores.

Valoración: 7,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *