Don’t Trust the Bitch… (T1): Otra comedia a seguir

Aug 31

Hoy hablamos de una de las series que quería comentar ya hace tiempo, y que entre unas cosas y otra se había quedado en el tintero, así que hoy que hay un hueco entre el final de “The Newsroom” y el de “Breaking Bad”, post obligado para la semana que viene vamos a hablar de esta serie, cuyo título correcto es Don’t Trust the B**** in Apartment 23 ¡Telita! Lo de los asteriscos es censura –ya sabemos que en la tele americana, sobre todo en las cadenas generalistas, y esta serie es de la ABC- las palabrotas no están vistas (para los despistados Bitch es puta en inglés). El resto lo he quitado yo, para no hacer un título enorme.

Esta serie, cuya primera temporada –mas bien minitemporada- se ha emitido entre abril y mayo, así que no llevo tanto retraso, es una comedia que me ha parecido bastante fresca y sobre todo nueva, pues las que sigo habitualmente ya están bastante consolidadas, con lo que el elemento sorpresa desaparece, así que no está mal ampliar el panorama de vez en cuando.

El argumento no es demasiado complicado: chica inocente llega a la gran ciudad, Nueva York en este caso, dispuesta a comerse el mundo, después de conseguir un gran trabajo, y a punto de dar el paso definitivo en su muy estable relación. En menos de diez minutos todo esto se vendrá abajo y tendrá que adaptarse a una vida bastante diferente a la idílica que tenía planeada.

Este cambio implica compartir apartamento con una auténtica jeta, que no duda en “comerse con patatas” a todas las “novatas pueblerinas” que vienen a invadir su territorio.

httpv://www.youtube.com/watch?v=I7qzhYNZkzU

Como veis, no es que sea muy original; pero funciona, tiene ritmo y el contrapunto entre la pareja está bastante conseguido.

Las serie está protagonizada por Krysten Ritter (para los que sigáis Breaking Bad fue la novia yonki de Jessee en la segunda temporda) como Chloe y Dreama Walker como June.

httpv://www.youtube.com/watch?v=ERB-1dr-cOE

Las dos no pueden ser más antagónicas: Chloe es amoral, cínica y no le importa robar, mentir o engañar a quien sea. Trabaja “entreteniendo” diplomáticos de las Naciones Unidas. June es idealista, sin segundas intenciones y cree en los cuentos de hadas, por lo menos al principio. June le hará ver la vida de otra manera y, en cierta manera vivirla de una manera más despreocupada.

A pesar de que ellas son las protagonistas hay secundarios con papeles importantes como Jamen Van der Beek, sí el mismísimo Dawson, que además se auto interpreta –esto parece estar de moda, pues ya sabemos que Matt Le Blanc hace lo mismo en Episodes, de la que pronto hablaremos- en un papel totalmente paródico. James sigue sin poder quitarse la etiqueta de Dawson, de la que reniega, pues le impide desarrollar una carrera como actor. James es amigo de Chloe, antes tuvieron una relación y también intentará ayudar a June en su adaptación a la gran ciudad.

httpv://www.youtube.com/watch?v=favdAR5_c9I&feature=related

Completan los habituales de la serie, aunque con menor presencia, Michael Blaiklock, como Eli, un vecino mirón, de June y Chloe y Erik Andre como Mark, el jefe de June en su trabajo, inesperado para ambos y Liza Lapira como Robin, una vecina que le da a June la consigna que da título a la serie, y que a pesar de haber sido estafada por Chloe tiene una rayando lo enfermizo con esta última.

La primera temporada, de sólo siete episodios, que se pueden ver casi del tirón ha sido interesante. Tiene ritmo, una producción, como es cada vez más habitual, alejada de la sitcom tradicional, es decir algo más cinematográfica y elementos como para querer seguir la segunda temporada, que empezará a finales de octubre, sin que todavía sepamos con cuantos episodios

 httpv://www.youtube.com/watch?v=h3SD_oBOx7g&feature=related

Valoración: 7,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comments

  1. no esta mal, mucho no me gusta aunque coincido contigo en The Newsroon.

    Saludos

    paltaypan.blogspot.com

  2. Es que las dos juegan en ligas diferentes y no creo que se puedan comparar. The Newsroom es para paladearla, disfrutarla y saborear cada diálogo o monólogo. La otra para pasar el rato…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *