Leyendas de Pasión, los Ludlow ya son leyenda

Aug 17

No quiero oíros hablar de cine ñoño, de una película en la que sólo destaca Brad Pitt, etc, etc, etc… Yo veo que, como he denunciado montones de veces, el cine actual carece de seriedad, de profundidad, de amor por el séptimo arte y se basa sólo en productos comerciales, que hagan ir a los jovencit@s sin seso al cine pues son los que dejan el dinero en taquilla.

Echando la vista atrás, me doy cuenta que el cine ha evolucionado muy poco, que quizá esté todo inventado, pues más de 125 años de cine dan para mucho y hoy sólo toca versionear películas que fueron grandes éxitos.

Leyendas de Pasión, o Legends of the Fall en su título original, nos cuenta la vida de la familia Ludlow, encabezada por “el comandante” William Ludlow y sus tres hijos, Alfred, Tristan y Samuel, que viven en lo más recóndito de las montañas Rocosas huyendo la sociedad post guerra de Secesión.

Una vez presentados, la película se centrará en mostrarnos a los tres hermanos con sus diferentes caracteres. Alfred, el mayor, es un remanso de serenidad que sólo se “desmelena” cuando sus hermanos sobre todo Tristan (Bradd Pitt) está por medio.

Tristan por el contrario es un alma libre que se ha integrado en la vida rural y que aprende de un antiguo jefe indio todo aquello relacionado con la vida y la naturaleza aunque es tan inquieto y su alma es tan indomable que pronto tendrá que dejar salir al oso que lleva dentro.

Samuel, el pequeño de la familia, está protegido continuamente por sus hermanos y padre (la madre de éstos, al ver la vida que le esperaba en la montaña, decide regresar a la ciudad y pasar de ellos como de la mierda, hablando en plata) y será el desencadenante y “culpable” de los acontecimientos posteriores en el film.

Vale, si habéis leído hasta aquí, es porque la película no os parece una ñoñería monstruosa y yo os digo, no, no es una ñoñería, por mucho que algunos críticos se empeñen en decir esto.

Debido a ciertos motivos no desvelables aquí, Tristan se va de casa a recorrer el mundo, alejándose de su mundo alrededor de 10 años donde conocerá los lugares más recónditos de la tierra haciendo que, su oso interior, vuelva a calmarse y así, regresar a casa donde se encontrará con una sociedad cambiada, con unas reglas nuevas y con ciertas sorpresas no muy agradables en el entorno familiar; así que más bien, la película podría llamarse “La Leyenda del Indomable” pues toda ella gira entorno a Tristan con pinceladas del resto de su familia, muy bien insertadas, eso sí -recomiendo también, ver los extras, pues hay un par de escenas eliminadas interesantes (el manicomio y el abuelo Ludlow).

Creo, que algo de lo que aprendí de cine cuando estudié es que un film se compone de varios conceptos para llegar a ser una buena película. Primero de todo, un buen guión, firme, que desarrolle bien unos personajes y que contextualice la acción. Una fotografía e iluminación que deslumbre al espectador, una banda sonora que haga que al acabar la película, salgas tarareando el tema principal o el Leit Motiv del personaje o personajes principales; una dirección de actores que hagan que los personajes sean lo más creíbles posible, una duración acorde al guión y un director junto con sus segundas unidades, que sepan llevar todo el conjunto.

Por todo ello y al igual que pasa con Siete Años en el Tibet, de la que hablaré otro día -parece esto un ciclo de Brad Pitt-, creo que este film tiene un poco y un mucho de todo ello. Grandes paisajes y una fotografía estupenda, un guión más bien que mal elaborado, unos personajes bien dibujados y desarrollados -aunque alguno podría haber dado un poco más de carga dramática al film-; una banda sonora a cargo de James Horner que gusta y acompaña a la acción y un guión, extraído de una novela, que cuenta una historia interesante, al igual que Cold Mountain, El Gran Azul, etc… Call me “moña”  😉

Es por todo ello, que Leyendas de Pasión, destaca sobremanera con el cine actual y hace que merezca la pena volver a la estantería de tu filmoteca y rescatarla para una noche con 136 minutos libres pues en televisión y en el cine, poco hay que se pueda salvar hoy en día.

httpv://www.youtube.com/watch?v=j1Y4ntZ0y3c&hd=1

ME GUSTA: Cine épico del clásico (sin compararse con la épica tradicional del cine, claro está). La Banda Sonora y la fotografía. Anthony Hopkins, tremendo.

NO ME GUSTA: Que se la tache de ñoña. Para ñoñerías, los vampiros y los hombres lobo de Crepúsculo. Le podrían sobrar entre 15 y 20 minutos aunque yo la dejaría tal cual está.

LA SECUENCIA: Los viajes de Tristan y el regreso a casa. El encuentro con su padre, emotivo a más no poder, hace saltar las lágrimas.

Puntuación: 9

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *