Argo (Antonio J. Mendez)

Nov 03

De este libro me he enterado, como pasa en algunas ocasiones, a través de una película, que por lo que creía estaba basada en el mismo, aunque después de leerlo resulta que es al revés: primero ha surgido la idea, y el guion para la peli, y a partir de aquí el autor, que es el protagonista de la historia se ha animado, con la ayuda de un periodista, a escribir el libro.

Todavía no he visto la peli, algo que quiero hacer en breve; pero si que quería leer el libro primero, a pesar de que antes de leerlo ya sabía de que iba la historia, y podía imaginarme, sin temor a equivocarme, el final.

Es una de historias sorprendentes, pues parecen propias del terreno de la ficción, y sin embargo está basada en un hecho real, es decir, que el protagonista, un agente de la CIA, vivió esta, que parece de las más cinematográficas, y por lo visto muchas similares.

El libro, aparte de la historia en sí, se centra sin dar detalles demasiado específicos, y ocultando la mayoría de los nombres reales, en explicar el mundo de la operaciones encubiertas de la CIA, no en plan “James Bond”; pero sí las de un especialista en “extraer” personas de países aparentemente hostiles, es decir desertores o miembros de los propios servicios de inteligencia descubiertos.

No son operaciones actuales, pues el libro se centra, supongo que por motivos de información clasificada, en operaciones a lo largo de los sesenta y los setenta.

El autor, que por su talento como dibujante entra a formar parte de un departamento de la CIA especializado en falsificar documentación, fundamentalmente pasaportes o visados e irá pasando por departamentos en los que aprenderá a ser un especialista en disfraces, pues muchas veces son fundamentales para poder realizar las “extracciones”. Para ello cuenta como la CIA no dudó en recurrir a gente tan dispar como especialistas de Hollywood.

La operación que da nombre al libro se produce a finales del 79 cuando es asaltada la embajada de EEUU en Irán, y la mayoría de sus empleados son tomados como rehenes (situación que se prolongaría durante casi 15 meses). Seis miembros de la embajada consiguen escapar y encuentran asilo gracias a miembros de la embajada canadiense.

En esos momentos el protagonista es el responsable de la sección de disfraces y está punto a ser ascendido al de la de “autentificación”, que se encarga de las falsificaciones. Es un agente de algo menos de 40 años, y con una gran experiencia en “trabajos de campo”.

Entre las numerosas opciones que se barajan para “extraer” a los diplomáticos de Irán, pues evidentemente el gobierno es hostil a los americanos y si los encuentra los retendrá junto con el resto de la legación diplomática acabará triunfando una que, en principio, parece la más descabellada: hacer pasar a los diplomáticos como miembros de un equipo de rodaje de una productora que ha ido a un país, que recordemos está en una situación inestable.

Evidentemente, para llevar a cabo la operación deberán llevar a cabo numerosos pasos previos, que pasan por crear una productora ficticia, identidades para cada uno de los diplomáticos y los documentos que prueban que han entrado en un país con estas identidades.

Todo esto, como he comentado, es explicado con minuciosidad, pero a la vez sin ser demasiado concreto.

El proceso resulta interesante, y la historia creo que también. Es una manera diferente, en este aspecto bastante práctica de comprobar aspectos del espionaje, quizás menos glamurosos que los de las novelas tradicionales sobre el género; pero que a mí, por lo menos me han resultado interesantes.

Es un libro que no es largo, 280 páginas, aunque sí que resulta, dada la ausencia de diálogos, un poco denso, pues es evidentemente descriptivo.

Sobre la película, pues supongo que se centrará en la operación en sí, que no ocupa ni la mitad del libro. La respuesta, aquí mismo, en breve.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *