La Gran Apuesta (Michael Lewis)

Mar 21

Hoy vamos a hablar de un libro “serio”, o por lo menos alejado de la ficción, que como nuestros habituales sabrán, es el género más abordado en nuestra sección de libros.

Pero de vez en cuando me gusta salir de la ficción y en esos casos suelo acudir con cierta frecuencia –dicen que la cabra tira pa`l monte- al terreno económico, que es donde tengo mi formación.

Así que cuando vi este libro el otro día no me pude resistir. Tenía muy buena pinta, pues estaba basado en una historia real; pero enfocada desde un punto de vista alterativo: la historia es la del crack bursátil del 2008, derivado de la explosión del modelo “subprime” en EEUU, en la que según muchos –opinión que no acabo de compartir del todo, y que daría para otro post- se encuentran los orígenes de lo que está ocurriendo aquí.

Bueno, ya que estamos haré un pequeño inciso. Aunque grave, y que colaboró, los mercados son miedosos, nuestro propio mercado inmobiliario era por si sólo una “pelota”, quizás menos sofisticada pero igualmente peligrosa a la americana.

Volviendo al libro este es una crítica demoledora, y al parecer no es la primera del autor, del que voy a intentar conseguir más títulos, al sistema de Wall Street que permitió que se crearan los complejos instrumentos financieros que se utilizaron para “empaquetar” préstamos financieros a gente que, visto en retrospectiva, no tenía posibilidades de pagarlos y por arte de magia, trile, o “ingeniería financiera” hacer pasar como bonos AAA, que para los que no estén puestos en terminología financiera son los más seguros de todos, calificación que después del desastre ya no se utiliza tan a la ligera.

El fenómeno es conocido, lo que no lo es tanto son las historias de los personajes “protagonistas” -y lo de protagonistas va entre comillas porque es más un ensayo que una novela, sin diálogos, y bastante denso- que son varios casos de “outsiders” o lúcidos. Estos inversores fueron capaces de ver la poca lógica de lo que todos consideraban invariable e hicieron lo impensable: “apostar” porque la situación no duraría. Y sí, he utilizado el término apostar totalmente a propósito, pues aunque era una decisión meditada, incluso la inversión más seria tiene un componente aleatorio de riesgo inherente, en el que intervienen las probabilidades de ganar o perder.

Bueno, por si acaso alguien se me pone técnico, en el arbitraje no hay este componente aleatorio, o ya puestos cuando se cuenta con información privilegiada; pero vamos a ver si sigo sin desviarme demasiado.

Esta decisión los lleva a buscar productos que en principio no estaban ni contemplados y que les permitieran tomar posiciones “cortas”, de venta contra estos productos, es decir, compran derivados financieros en los que por una fracción mínima del precio de los activos contra los que apuestan, pueden, en caso de acertar, llevarse una auténtica fortuna en caso de colapso del mercado.

Todo esto no es fácil de explicar. Incluso a mí –que creo que tengo una formación específica sobre el tema por encima de la del lector medio- hay veces que me parece confusa, aunque hay que decir que la mayoría de las veces que he leído este libro ha sido tarde por la noche, y cuando ya no estoy, ni de lejos, al 100% de mi capacidad para seguir operaciones financieras.

De todas maneras, quitando esta parte, me parece un libro muy interesante, y terriblemente duro, pues una de las tesis centrales es que la mayoría de los considerados “entendidos” en el mundo de las altas finanzas no tienen ni idea de los riesgos reales que asumen, creando una estructura, en la que no nos olvidemos que descansa la riqueza de muchos, más parecida a un castillo de naipes, que puede derrumbarse con un ligero soplido, que a algo sólido en lo que confiar.

La gran jerarquía de Wall Street, así como las agencias de calificación, que en teoría eran los “árbitros” de todo esto son los que salen peor parados, pues prácticamente, con la intervención del gobierno, que intervino en aras de evitar un “mal mayor”, que no queda claro si necesario, acudió al rescate de todos esos irresponsables. Pero claro, al igual que aquí, mejor que se ponga la garantía que la quiebra del sistema financiero de un país, y esto supongo que se podría aplicar aquí, siempre que no repitamos los fallos y nos sirvan para aprender.

En fin, libro interesantísimo, que creo merece el esfuerzo de leer, aunque este lejos de ser una lectura ligera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One comment

  1. loayda julca castellano /

    el libro me parece muy interesante me gustaría leerlo completo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *