Homeland T3: “¿Dexterizándose?”

Dec 18

Tenía preparado otro post para hoy, con la que me ha parecido la serie revelación de la temporada: Masters of Sex; pero con esto de que no tengo muy claro si cuatro emitirá mañana los dos episodios que le quedan “del tirón”, con lo que este post perdería cualquier elemento de sorpresa, o de estar al día, he decidido apostar por Homeland. Es lo que tiene que una de tus series de referencia pase a ser “mainstream”, que es la manera pija de decir a las cadenas comerciales, sin tener ni que buscarla en Internet.

Lo del término “dexterización”, que supongo que ya estará por algún sitio de Internet –si no es original no soy consciente de donde lo he leído- me refiero a ese fenómeno, que creo hemos comentado aquí alguna vez, de no saber cuándo “matar” una serie, primando el criterio de “hacer caja”, frente al de coherencia en la historia, que llegado un momento -varía según las series- empieza a perder calidad, llegándose a convertirse en una sombra de lo que fue.

homeland t3

Generalmente la comedia aguanta mejor (le solemos exigir menos) y las dramedias (tipo mujeres desesperadas, o incluso si me apuras Anatomía de Grey, que por mucha pereza que me dé ahora empezarla sé que sacará un par de episodios brillantes esta temporada); pero con el drama, especialmente si ha sido bueno el declive es mucho más difícil de ocultar. El caso más reciente es Dexter (curiosamente en la misma cadena, Showtime) que Homeland, que hasta los más fans –entre los que me incluyo- reconocen que desde Trinity nunca fue lo mismo, con un par de temporadas, la sexta y la octava, muy pero que muy flojas.

¿Y todo este rollo para qué? podéis preguntaros con toda razón, pues trescientas palabras después sigo sin haber empezado. Pues precisamente porque después del cierre de la tercera temporada, y la ya más que confirmada cuarta no dejo de repetirme que probablemente la serie debería haber acabado este año. Me gustaría equivocarme y, en un año aproximadamente, tragarme estas palabras, pero lo dudo.

Las dos primeras temporadas (como comentamos aquí o aquí) fueron de un nivel excepcional y dejaban una historia con una continuidad difícil, y una vez que se ha visto en la tele creo que ya no es spoiler hablar de ella, en la que Carrie, la más convencida de la inocencia de Brody evitaba que fuera capturado como responsable del peor atentado contra la historia de la CIA.

Esta tercera ha sido muy diferente ¿De menos nivel? pues yo diría que sí, por encima de casi todo lo habitual, pero sin llegar al nivel de las primeras.

Hemos tenido a un Brody ausente, excepto un episodio, creo que el tercero, que era casi monográfico y que no ha aparecido prácticamente hasta el último tercio.

Por otra parte, la trama tardaba más en arrancar, tanto que hasta el cuarto o quinto episodio no nos revelan con claridad la situación, en una apuesta un tanto arriesgada –al menos para mi gusto- para que aparezca uno de los

personajes claves, el nuevo malo: Majid Jahavi (Shaun Toub) un tenebroso personaje que ha sustituido con nota a Abu Nazir. A partir de aquí todo empieza a cobrar sentido (sigue siendo Homeland) y se demuestra que pocos personajes actuales, más si son secundarios, tienen el nivel de Saul. Tanto que en muchas ocasiones ha sido casi más protagonista que el propio Brody. Saul, que debe ejercer como director de la CIA diseña un plan, para el todo o nada, aun sabiendo que le puede costar su carrera en la agencia. Para apoyarlo dispone del maquiavélico Dar Adal (magistral también F. Murray Abrahams) y del siempre eficaz Quinn, un personaje que ha demostrado también más profundidad (dudas por un lado y una determinación y lealtad a prueba de todo) de la que parecía en un principio.

Claire Danes, una vez pasada la primera parte -demasiado histriónica por exigencias del guión- ha vuelto a explotar al personaje que, al fin y al cabo, le ha dado los dos últimos Emmys en la categoría de drama y, poco a poco, la serie ha ido cogiendo el ritmo y la tensión que echamos de menos en el primer tercio.

Damian Lewis, aunque más limitado por su menor presencia, también ha demostrado lo torturado y la complejidad de un personaje, que ha sufrido como pocos en la tele en los últimos años.

Y así hemos ido avanzando hasta un desenlace, que es el que podría haber puesto punto y final a la serie para haberla dejado en lo más alto, con un último episodio de una hora, un tanto anticlimático, con sus momentos más intensos a casi 20 minutos del final y unos últimos episodios que deberían haber servido como broche, en verdad constituyen un brillante epílogo, a una gran serie, incluyendo una última escena tremendamente poética.

Hasta aquí se podría discutir, como mucho, si debería haber acabado en la seguna –opinión relativamente compartida en los foros- o en la tercera –yo personalmente creo que tiene mucho más sentido el final en esta temporada- lo que creo que unificará a los fans es el sinsentido de seguir.

Homeland, a pesar de que aquí esté dando demasiadas pistas, no será ya Homeland. Con suerte se convertirá en una especie de sucedáneo, que difícilmente, y aquí vuelvo a repetir que lo que más me gustaría es equivocarme, volverá a estar al nivel de lo que ha sido.

La respuesta, al igual que os comenté con los Sons en el post anterior, en algo más de nueve meses.

A FAVOR: guion, personajes, interpretaciones

EN CONTRA: le ha costado arrancar; no acaba aquí.

La escena: la final

Valoración: 8,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *