Marte Verde: Kim Stanley Robinson

Dec 01

Revisando la lista de lo publicado últimamente –sinceramente menos de lo que me gustaría- he visto que hace casi cuatro meses que no traemos ningún libro al blog. Sí, vale que últimamente puede que esté más centrado en las series, que mi frecuencia lectora haya disminuido algo; o que haya leído algunos libros que no he considerado interesante traer aquí; o que, dado que escribo pocos posts, había algún tema más interesante. En cualquier caso, ya es hora de acabar con eso, así que voy a tirar de lo que leído y no publicado para traer alguna referencia.

Empezaremos con Marte Verde, que podríamos decir que es -en gran parte- uno de los “culpables de que haya leído menos, al menos en número, durante los últimos meses, y es que es uno de los libros que más me ha costado acabar (creo que cerca de dos meses desde que lo empecé) en los últimos tiempos.

marte verde

Hace unos cuantos meses os trajimos la primera entrega de la saga, cuya crítica podéis encontrar aquí, y hoy continuamos.

Lo primero es que no es nada recomendable empezarlo si no se ha leído primero su primera parte, y que aun así no va a resultar sencillo, pues en cierta manera la trilogía no creo que esté concebida para ser leída sin seguir el orden de sus libros.

Si leíste y conseguiste acabar el primero ¡enhorabuena!; pero todavía te queda Marte para rato.

En esta segunda entrega las características del primero, en cuanto al nivel de detalles que proporciona el autor sobre “Geografía marciana” y sus  especulaciones sobre cómo podría el hombre alterarla siguen siendo la principal característica del libro, que a su vez, en mi opinión es lo que hace más difícil su lectura.

No sé vosotros, pero en mi proceso de lectura, supongo que inconscientemente recurro a crear imágenes mentales de lo que estoy leyendo. Eso es mucho más fácil cuando tengo una especie de imagen ya creada, bien porque conozco el sitio, bien porque lo he visto: fotos, películas, tele… En este caso todo tiene que partir de la imaginación, lo cual lo cual implica un mayor esfuerzo, que es curioso me ha costado más que con los mundos de otras obras del género, quizás porque aquellos eran imaginarios y Marte es algo mucho más real. No sé, quizá también es que esta vez estaba menos motivado, o que el nivel de detalles que da es muy completo. En cualquier caso no es fácil.

Respecto a la trama, pues sigue la evolución de la nueva sociedad marciana. Han pasado unos veinte años desde la “Revolución Marciana” y los “Primeros Cien” deben pasar lo más desapercibidos posible, pues son los principales sospechosos de haber alentado la primera revolución para conseguir un Marte menos expuestos al control no ya de la Tierra, sino de sus Transnacionales, es decir las grandes corporaciones que son más poderosas que la mayoría de los Estados, y que, ante la situación de saturación demográfica –los tratamientos de longevidad descubiertos en Marte empiezan también a aplicarse en la Tierra- y el agotamiento de muchos recursos han puesto sus “codiciosos” ojos en un planeta, que sigue siendo prácticamente virgen, a efectos de explotación.

Al mismo tiempo en Marte ya se ha criado una primera generación de nativos, que nunca han pisado, ni pisarán la Tierra, y que no quieren que su destino sea marcado desde allí, en lo que me sigue pareciendo una especie de analogía con los EEUU del S.XVIII.

La convivencia, por lo tanto, no es lo que se diría pacífico, por lo que la mayor parte de los revolucionarios han de vivir escondidos, o con nuevas identidades. La mayoría de ellos ha superado ya los cien años; pero gracias a los avances en longevidad su salud no está en riesgo.

Los esfuerzos por terraformar el planeta siguen su curso, y aunque en ocasiones los resultados son bastante diferentes de lo que los modelos predecían se han conseguido importantes avances, para llevar menos de un siglo, y algunas zonas del planeta se ha desarrollado una vegetación resistente a las condiciones extremas, y en las que poco a poco la vida va a poder ser posible, sin la necesidad de trajes espaciales o escafandras, aunque el mayor fenómeno será causado por motivos ajenos a los que se esperaban, y llevará a una nueva etapa, que es la que cubre la tercera parte de la trilogía, parte que creo dejaré aparcada unos cuantos meses, pues en estos momentos, y eso que lo acabé hace más de un mes, estoy todavía un poco saturado.

Si el anterior ya era únicamente recomendable para amantes del género, que se atrevan con “tochos” densos, llenos de escenarios imposibles y bastante reflexión filosófica, este todavía lo es más. No apto para “principiantes” en el género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *