Masters of Sex (T1): Una de las sorpresas de la temporada

Dec 30

Este post lo tengo pendiente desde hace un par de semanas; primero lo aplacé por el final de Homeland, pues era más “mediático”; y después han llegado los días de Navidad, en los que apetece más desconectar, incluso de los hobbies.

Y no será porque la serie de hoy no lo merezca, ya que ha sido una de las sorpresas más agradables, en cuanto a estrenos, de la temporada, cubriendo –en mi opinión de manera más que notable- el hueco que dejaba Dexter –recordemos que esta adelantó su final a la temporada de verano- en la parrilla, y acompañando a otro peso pesado como Homeland. Yo he de reconocer que, a pesar de que me gusta Homeland, después de un par de episodios preferí ver antes los episodios de Masters of Sex. Como nota curiosa –en lo que empieza a ser una sospechosa costumbre- la serie se “filtró” un par de semanas antes de su emisión.

masters of sex

La historia, en principio, no era la más atractiva que se podía esperar, pues es una ficción un poco sui generis, ya que los personajes y el núcleo de la historia existieron, y por lo tanto es más o menos conocida; pero unos personajes con gran fuerza, grandes interpretaciones, incluyendo la de algún secundario, ritmo, y una ambientación de finales de los 50, muy conseguida (y que a todos nos ha recordado a Mad Men) han conseguido que la serie sea una de las revelaciones (si no daros una vuelta por los cualquier blog de los que por estas fechas elaboran listas) y veréis como sale bastante arriba.

La historia, por si alguno todavía no sabe de que va, nos cuenta la investigación –y sobre todo los problemas y prejuicios con los que se encontró para sacarla adelante- del Dr William (Bill) Masters (Michael Sheen), un reputado ginecólogo que intentó abordar el tema sexual desde una perspectiva puramente clínica y científica, chocando contra la mentalidad de la época, que lo consideraba –siempre de puertas afuera- un escándalo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=JqwahKjI2bg

Masters se nos presenta como un hombre metódico, gran profesional, y que parece determinado desde sus principios como médico, a esclarecer ese tema, aunque antes tiene que ganarse una fama y prestigio que le permita “financiar su capricho”.

Es una adelantado a su tiempo, al que muy pocos comprenden, pero que va a encontrar en su secretaria (al principio)/ayudante (conforme se desarrolla el estudio) Virginia Johnson (Lizzy Caplan) a la persona que mejor le entenderá y será su principal apoyo.

Sin embargo, lo que enriquece la serie, y a sus personajes, es la trama referente a la vida personal de sus protagonistas. Masters está casado con Libby (Caitlin FitzGerald), con la que irónicamente –pues él es uno de los mejores especialistas en fertilidad del país- no consigue tener hijos –desde el principio se nos desvela que es debido a él, algo que es incapaz de reconocer ante su esposa-, lo que va a causar tensiones en el matrimonio, de las que él se evadirá en su trabajo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Z6RagXdud_c

La serie se sostiene en el triángulo que se acaba formando entre Bill, Virginia y Libby, que no pueden ser más diferentes. Virginia es una mujer liberal, libby tradicional; Virginia es (al menos para mí) atractiva, más que guapa, Libby es más guapa que atractiva; Virgina es pasional, libby fría; y encima una morena (Virginia) y la otra (Libby) rubia, por lo que tenemos un cóctel que resultará de todo menos estable (de hecho, como es una historia real, sabemos hasta como acaba, a poco que hayamos buscado algo en la red), aunque a pesar de eso, se mantiene el interés.

Además de los protagonistas principales hay un par de tramas secundarias, de las que la más interesante es la del Decano Scully (Beau Bridges) y su esposa Margaret (Allison Janney, que está espectacular) en el papel de mujer de mediana edad frustrada –sobre todo sexualmente- con la vida que lleva, y que se llevará más de una sorpresa.

httpv://www.youtube.com/watch?v=10ecZdajQgU

La serie, además del escándalo que supone entre la comunidad científica el estudio, que es considerado, por los mismos colegas de Masters como totalmente inapropiado trata también temas como la homosexualidad (en una época, no tan lejana, en la que estaba tipificada tanto como delito como patología psiquátrica) o la difícil integración de la mujer en campos como el de la medicina, por lo que podemos observar todos los progresos que se han hecho en los últimos cincuenta año –más socialmente que científicamente.

Todo esto sin prisa, pero sin pausa, mientras vemos como va desarrollándose la historia entre los protagonistas, de una manera muy fluida.

Como he dicho antes, mucha gente ha hablado de “la nueva Mad Men”, lo que puede ser un gran peso, dado el aura de Mad Men, pero creo que aguanta bien la comparación, y no solo por la ambientación, pues los personajes –el fuerte de Mad Men- me parecen igual de bien perfilados.

httpv://www.youtube.com/watch?v=CEZOGyalhmU

Lo malo es que no creo que la historia de mucho más de sí sin resentirse, por lo que no creo que pueda mantenerse más de un par de temporadas más, pues lo principal se ha contado, y las relaciones se han estirado bastante, así que no será la “sustituta”, pues a Mad Men le queda una última temporada, que el igual que con Breaking Bad se emitirá en dos tandas.

Aún así es totalmente recomendable.

Por último un detalle: sus títulos de crédito. Me parecen gloriosos. De lo más “sutil”, nótense las comillas, pero que creo que quedan genial. Un guiño cómplice al espectador.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Ve8orWqYzPU

Ah sí, a pesar de llevar el título sexo en el título no destaca especialmente por la “carne” en pantalla. Sí, alguna teta y culo se ve, pero por ejemplo True Blood enseña bastante más.

A FAVOR: Guión, desarrollo de personajes, interpretaciones.

EN CONTRA: historia conocida

La escena: me ha gustado el cierre de la temporada, por destacar alguna.

Valoración:  8,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *