El Lobo de Wall Street (Jordan Belfort)

Feb 28

Después de publicar nuestra opinión (este es el link para la de Dani, y este para el de la mía) sobre la película de Scorsese, que veremos si en pocos días le da el Oscar a Di Caprio hoy toca hablar sobre el libro que la ha inspirado, escrito por su protagonista, el mismo “Lobo” en persona.

En más de una ocasión he comentado que me gusta comparar una peli, o serie, con la novela en la que se ha basado. Normalmente suele ganar la novela, pues cuenta con más espacio para los detalles o el desarrollo de los personajes, que no siempre quedan bien reflejados en la “Gran Pantalla”. En este caso tenía mis dudas, pues lo visto en pantalla es tan abrumador, que era difícil que el libro contara todavía mucho más.

el lobo de wall srteet

El veredicto, después de unas 600 páginas, es que no tengo una opinión clara. Eso sí, hay que reconocer que en la película se han moldeado alguno de los hechos que vistos en pantalla parecían demasiado increíbles, y que si bien ocurrieron no fue en el mismo orden y mucho más “lógicos” si es que el adjetivo cabe en todo lo relatado.

La primera diferencia es la del personaje, bastante más parecido físicamente a Jonah Hill, que a Di Caprio; pero quitando este detalle sin importancia, lo que queda es que es un personaje con un poder de convicció, más bien manipulación fuera de lo común. Al final del post dejaré unos cuantos vídeos que he encontrado en youtube en los que se demuestra su capacidad en ese aspecto.

El libro se centra, principalmente, en los años de “gloria” del personaje -principios de los 90-. Hay una referencia en como “aterriza” en Wall Street, después de haber fracasado en un negocio anterior, que tenía que ver con la distribución y no con las finanzas, pero enseguida nos adentramos cinco años después cuando ya ha creado la compañía que lo haría millonario, y en la que también cometería todas las violaciones de las leyes financieras que lo condenarían posteriormente. No tenemos todos los detalles de lo que ha pasado desde que construye la compañía, aunque va contando anécdotas. La parte principal de libro se centra en sus último año como director de Straton y su proceso de salida, en el que su adicción, una vez liberado del “trabajo diario” cobra fuerza

El número de detalles es asombroso, el personaje debe ser un tipo extremadamente inteligente, y en el que resulta sorprendente que diez años de abusos de drogas –si lo que cuenta es verdad, y no hay ningún motivo para pensar que está exagerando- pueda recordar tanto. Sorprende la cantidad de dinero que derrochaba y el precio de cualquier objeto de su vida cotidiana, a los que parece no haber dado demasiada importancia.

Era un estilo de vida, no se dirá que forzado, pero que tampoco parecía importarle demasiado. Sí, era un gastador compulsivo, pero era en parte pose, y en parte una estrategia mitad motivacional mitad de control –delirante eso sí- para que sus empleados quisieran intentar imitarle, estando así siempre endeudados hasta las cejas, y obligándose a trabajar cada vez más, en una espiral totalmente desquiciada y autodestructiva.

Sorprende un poco el tono: bastante aséptico y totalmente descriptivo, aunque hay que reconocer que no cae en la auto indulgencia, ni intenta justificarse demasiado. Asume que vivió una época totalmente loca, que aunque experto en evitar la ley la sobrepasó, y que pagó por ello. No muestra especial remordimiento por haber manipulado precios que hicieron perder bastante dinero a sus clientes y, al fin y al cabo acabó pagando por ello –tanto a nivel material como personal- si mucho o poco ya es algo discutible, aunque tampoco creo que sea mucho peor que la mayor parte de la gente que se mueve en ese mundo a esos niveles, muchos de los cuales, en mi opinión, daría resultados cercanos a la psicopatía en un test psicológico. En su caso es más espectacular por haberlo hecho totalmente colocado la mayor parte del tiempo (aunque él argumenta que respetaba la jornada laboral).

Las drogas están presentes durante toda la narración, con dosis descripciones y la manera que tenía en contrarrestar unas con otras.

Además, es una historia de esas que en “yanquilandia” gustan: hombre hecho a si mismo, que llega a la cima en su profesión, para después caer víctima, o más bien a consecuencia de una adicción, que finalmente, y por lo que parece, acaba por superar.

Es cuanto menos, una historia curiosa, que a mí me ha gustado. Además, está contado de una manera bastante amena. Parece que el talento como orador

Hay una segunda parte, aunque por lo que parece no está editada todavía en español y, por lo visto no disponible tampoco, al menos si no es vía Amazon.

Creo que la acabaré leyendo, aunque a ver si la traducen- al fin y al cabo como la peli ha tenido éxito espero que el libro también- y si no, pues no vendrá mal practicar con el inglés, pues como el estilo es bastante directo, creo que será asumible en “VO”.

httpv://www.youtube.com/watch?v=G3K92uugO9o

httpv://www.youtube.com/watch?v=obr2E-dpICE

httpv://www.youtube.com/watch?v=P3v6uz40iMU

httpv://www.youtube.com/watch?v=4M8IO0XRCWk

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *