La verdad sobre el caso Harry Quebert (Joël Dicker)

Feb 12

Hay ocasiones, cada vez menos por desgracia, en las que detrás de un libro desconocido, y que en principio has visto con cierto recelo, te encuentras con uno de esos casos –y así aprovechamos un poco el título- en los que te es muy difícil dejar de leer. Esta es una de esas ocasiones.

Para continuar con las introducciones un tanto largas -y alejadas del tema principal que sabéis que son las que me gustan- os contaré como llegó a mí. Fue un regalo, pues en mis compras suelo ir a tiro hecho, y he de reconocer que fue una suerte, pues si no dudo en que hubiera reparado en él.

Lo empecé un sábado, ya tarde, por lo que casi no leí nada, a pesar de que ya de entrada le vi algo diferente, ese algo que te engancha, y que es una sensación con la que muchos lectores se sentirán identificados.

La verdad sobre el caso

El domingo no tenía mucho que hacer así que lo cogí con más ganas y he de decir que me quedé a menos de 200 páginas de acabarlo –y es un libro de unas 650 aproximadamente- y si no lo acabé es porque al día siguiente había que madrugar. El lunes sí que lo rematé, aunque me costara perder alguna hora de sueño.

¿Y qué es lo que tiene el libro para enganchar? Pues algo tan simple –es un tema recurrente en las novelas de misterio- como un asesinato; pero un asesinato muy bien contado y envuelto en ese halo de misterio en el que conforme avanzan las páginas el número de candidatos aumenta.

El tema, como veréis no es original pues el ¿Quién mató a…? es algo que se ha repetido en numerosas ocasiones tanto en la literatura, como en el cine, o en la televisión. Aunque no la he visto “The Killing” es un ejemplo relativamente reciente y si nos remontamos algo más atrás “Twin Peaks” es otro de los referentes del género.

En este caso la acción se desarrolla mayoritariamente en un pueblo –ficticio- de New Hampshire, llamado Aurora, en varios arcos temporales.

Así, aunque la novela empieza en un momento cercando al presente, el 2008, gran parte de la misma tiene lugar en 1975, año en el que ocurre el asesinato.

Marcus Goldman es un joven escritor, que tras un éxito fulgurante en su primera novela se encuentra en un bloqueo creativo de cara a su segunda novela. Para intentar superarlo busca la ayuda en su mentor, Harry Quebert, uno de los escritores más famosos de su generación, gracias a una novela de amor que escribió hace más de 30 años.

Durante la estancia en su casa de Aurora descubrirá que Harry estuvo implicado hace más de 30 años en una relación prohibida y que siempre ha mantenido oculta. La historia se complicará con la aparición del cadáver de una joven de la localidad desaparecida hace más de 30 años y que resultará bastante comprometedor para Harry.

A partir de este momento Marcus se centrará en intentar descubrir los hechos de la desaparición y resolver la pregunta de ¿Quién es el verdadero asesino? fundamentalmente para ayudar a Harry, pero también porque se da cuenta de que puede aprovechar la situación para acabar con su bloqueo.

Podría ser más concreto, pero quiero ser bastante vago en los detalles o personajes, para intentar no contar demasiado y que se vaya descubriendo poco a poco, tal y como he hecho yo.

A lo largo de la trama veremos como se va construyendo toda la historia de 1975 y como el pueblo apacible que Marcus creía que era Aurora guarda más de una sorpresa. Sorpresas que el autor dosifica convenientemente para que los sospechosos vayan creciendo a lo largo de las páginas, de tal manera que al final nadie está libre de sospecha.

La estructura ya he dicho que es original, no por el hecho de los flashbacks –que es un recurso bastante habitual- sino también porque al ser la historia de un escritor se entrelazan fragmentos del libro que está escribiendo y fragmentos del libro que hizo famoso a Harry, titulado “El Origen del Mal”. Estos fragmentos incluirán también una guinda final. La numeración de los capítulos es también curiosa, pues en este caso es de mayor a menor, es decir, justo al revés de lo habitual y siempre empiezan con un consejo, bien sea sobre la vida en general, o la escritura en particular, que Harry da a Marcus.

El autor, que guarda un paralelismo con el real –tiene menos de 30 años- aprovecha también por meter más de una puya al mundo editorial, creando un editor sin escrúpulos al que la calidad de los libros es lo que menos le importa, y que solo está preocupado en vender y vender. Se trata también sin tapujos el tema de los “Escritores Fantasma”, de los que por supuesto el protagonista reniega.

He de avisar también que es un libro un poco “tramposo” en el sentido de que juega bastante con el lector, aprovechando malentendidos para cambiar el curso de la historia. No obstante, está hecho con gracia, y al final se acaba perdonando.

Para mi gusto le sobran un par de giros argumentales que creo que son un poco forzados, pero he de decir, que hacía tiempo que no me enganchaba y disfrutaba tanto con un libro.

MUY RECOMENDABLE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *