Orange is the new black: atractiva pese a la temática

Feb 17

He de reconocer que esta es una serie sobre la que tuve mis –serias- dudas antes de empezar a verla y, de hecho, pasaron más de seis meses desde su estreno hasta que me decidí.

Venía avalada por Jenji Kohan, la responsable de weeds, serie a la que le hemos dedicado bastantes posts en EHA (como este para las T1 a T4, este para las T5 a T7 o este para su despedida,). En mi caso creo que me frenaba un poco, pues de lo que poco que sabía es que trataba sobre una cárcel de mujeres, algo en principio bastante poco atractivo.

oranges is the nex

Aún así, y sobre todo después de leer críticas positivas en algunos blogs que sigo, decidí probar, y lo primero que me encontré fue con estos títulos de crédito.

httpv://www.youtube.com/watch?v=fBITGyJynfA

Visualmente no es que sean muy atractivos –después me enteré de que las imágenes corresponden a presidiarias, o más concretamente ex presidiarias reales- pero todo esto quedaba compensada con la canción, una de las más que más me ha gustado como título de crédito para una serie en mucho tiempo.

Así que, punto a favor para los títulos de crédito. Después la protagonista –la para mí muy atractiva Taylor Schilling- acabó de convencerme.

La historia, que está basada en hechos reales, cuenta el ingreso en prisión de Piper Chapman (en la realidad es Piper Kerman) que es condenada a ingresar en una prisión federal por un delito relacionado con el tráfico de drogas (transporte de dinero) ocurrido casi diez años antes, cuando Piper tiene poco más de veinte años y “experimenta” liándose con Alex Vause (Laura Preporn) una traficante de heroína a nivel internacional.

httpv://www.youtube.com/watch?v=7kX2Y8RMtKQ

Para complicar la historia Piper está prometida con Larry (Jason Biggs, el inolvidable Jim de American Pie, papel que creo le sigue persiguiendo) pero en la misma prisión a la que va se encuentra también cumpliendo condena Alex, estableciéndose un triángulo en el que curiosamente parece haber bastante más química entre Piper y Alex que entre Larry y Piper.

httpv://www.youtube.com/watch?v=QfBx61P0Xik

El reparto lo completan una serie de secundarios, de los que –al menos a mí- no resultan conocidos y que son las internas que comparten la prisión con Piper y Alex, así como algunos guardas de la prisión.

Piper, que en contraste con la mayoría de las internas viene de una familia “normal” y tiene un trabajo y futuro fuera va a tener que adaptarse a ese ambiente hostil, y en ocasiones incluso peligroso –a pesar de tratarse de una cárcel federal de mínima seguridad- en el que conviven internas que tienen roles bastante definidos en ese universo.

Su entrada no es la más afortunada, pero poco a poco demostrará que tiene más capacidad de supervivencia y es más dura de lo que muchas esperan, y tampoco quiero entrar en demasiados detalles, para no cargarme demasiado la serie.

El universo de reclusas es bastante heterogéneo, hay una clasificación racial bastante fuerte, que crea grupos bastante estancos; blancas con blancas, negras con negras y latinas con latinas, que marcan las distancias entre los grupos.

 httpv://www.youtube.com/watch?v=3I8vkmX-uMw

Piper, a pesar de “alojarse” en el sector “negro” se relaciona con las del blanco, por lo que el encuentro con Alex acabará siendo inevitable.

Cada episodio, además, nos presenta la historia de alguna de las reclusas más representativas como “Red” (Kate Mulgrew) una rusa, encargada de la cocina, con un gran carácter y que, a pesar de ser una de las mayores traficantes de la prisión, tiene bajo su tutela a un grupo de reclusas ex adictas y a las que no deja acercarse a la droga; Miss Claudette (Michelle Hurst) que es la compañera de celda (aunque más bien son cubículos tabicados sin llegar al techo) o Tiffany Dogget, una ex yonki, que sufre una “conversión” religiosa, y que será una de las peores pesadillas tanto para Piper como para Alex.

En muchos de los episodios también vamos conociendo –poco a poco- la historia de Piper, tanto con Larry como con Alex.

El resto de la línea argumental la ponen los guardias o trabajadores de la prisión como, Haley (Michael Harney), el asesor de Piper, y primer valedor de ella, aunque se intuye que ahí hay más que un interés profesional; Mendez, que es el “poli malo” y corrupto que toda peli de prisiones ha de tener o Bennet, el poli, en principio “bueno”, pero que también tiene algo que esconder.

httpv://www.youtube.com/watch?v=VjparF-NmnY

Como veréis un mosaico amplio de personajes, que crean un micro cosmos diferente, por lo menos a lo que estoy acostumbrado yo a nivel de series, pero que ha acabado por que me tragara los 13 episodios de la temporada relativamente rápido. Destacar que la serie está producida por Netflix -que es un servicio de streaming, de bastante éxito en EEUU, y que se ha lanzado a las series de contenido propio, aquí ya comentamos su otro gran éxito: “House of Cards”- y que tiene la peculiaridad de poner todos los episodios de una temporada a disposición del público a la vez, es decir, sin tener que esperar el mínimo de una semana que es el estándar en estas series “cortas”. La duración sobrepasa los 40 minutos “canónicos” de las series USA, aunque en las plataformas más independientes este límite suele ser más flexible. La serie, por si no ha quedado claro es más una dramedia, un poco amarga eso sí, que un drama puro.

Piper estuvo en la cárcel poco más de un año, pero aquí, por lo que he leído solo se ha cubierto como la cuarta parte de este tiempo, por lo que se han curado en salud para tener material para varias temporadas (de momento está confirmada la segunda).

Como curiosidad os dejo una entrevista con el personaje “real” de la historia. ¿No os parece clavadita a Helen Hunt?

 httpv://www.youtube.com/watch?v=Gs6yhBcojbY

httpv://www.youtube.com/watch?v=JCiliDcpuNI

A FAVOR: personajes, estructura, tema de apertura

EN CONTRA: tema poco interesante, en principio.

Valoración: 7,5

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *