Una Verdad Delicada (John Le Carre)

Apr 28

Hoy traemos una novela de un autor bastante conocido: John Le Carre. Es uno de los autores más respetados por la crítica dentro de los de best sellers de espías. Desde luego bastante más que otros como Tom Clancy o Frederick Forsyth.

Esto debe probar, entre otras cosas, que no debo ser un gran crítico literario, pues, en general, prefiero cualquier obra de los otros dos (de hecho en unos pocos días espero traer la última novela de Forsyth por aquí), cuyas tramas creo que son más entretenidas que las de Le Carre, aunque las de éste sean generalmente más sutiles y con mayor carga de fondo.

Eso sí, no dejo que reconocer que el “profesional” en el campo es él, ya que fue parte de los servicios de inteligencia británicos. De hecho, el nombre bajo el que es conocido no es más que un pseudónimo (probablemente porque lo de escritor empezó como un hobbie para él).

una verdad delicada

En fin, antes de que vaya divagando vamos a centrarnos un poco en la novela, eso sí, sin destriparla demasiado.

En este caso se nos presenta la “parte sucia” o las “cloacas del Estado”.

El gobierno británico lleva a cabo una operación encubierta en la zona del Peñón de Gibraltar para “cazar” a un “yihadista” con resultados no acorde a lo esperado, y que queda oculta, por sus potenciales efectos sobre la opinión pública. Esta operación es presenciada por un civil, que actuará como representante del Gobierno.

La operación queda en el olvido hasta que un joven, y ambicioso, oficial de inteligencia (él propio Le Carre dice que se ha inspirado en él mismo cuando tenía esa edad), que es el Secretario del Ministro de Exteriores empieza a descubrir las “relaciones peligrosas” de su jefe con el sector privado.

Esto le llevará a seguir la pista de la operación, lo que pondrá bastante nervioso a alguno de sus protagonistas.

Podría entrar en más detalles; pero me cargaría parte de la trama.

La novela trata temas de actualidad, como la presencia de los llamados “Contratistas de Defensa”, es decir, mercenarios que hacen de la guerra su propio negocio, o la eterna disyuntiva de si el fin justifica los medios.

Yo he de confesar que no acabé de tener un gran feeling con la novela al prinicipio; pero creo que es más una cuestión de la hora en la que me ponía con ella, generalmente muy tarde. Una vez resuelto el problema de “timing”, sí que me gustó, a pesar de que ya he dicho que para novelas de espías prefiero otros autores. Sí que he de reconocer que el estilo es más literario de lo que se suele dar en el género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *