Mad Men 7.1: Las siete vidas de Don

Jun 02

Hoy he vuelto a recurrir al título fácil, asociando la temporada –lo de 7.1 es porque AMC ha decidido hacer lo mismo que con Breaking Bad, es decir, separar en dos entregas, de 7 episodios cada una su temporada final, para de esta manera estirar un poco más el fenómeno- con el carácter de superviviente nato de Don.

Antes de ponerme a comentar un poco la temporada voy a dar mi opinión sobre la estrategia de emisión. Sí, nos permite una despedida paulatina, y ciertamente mucho menos traumática, con eso de que nos vamos haciendo a la idea, ya que si no –temporada regular- la serie se acabaría para siempre en poco más de un mes- pero a su vez nos deja a medias, cortando la temporada cuando más interesante se ponía.

Mad men seas7

Además, si tenemos en cuenta que la mayor -o al menos la más generalizada- crítica que se suele hacer sobre la serie es que es lenta el partir justo cuando está cogiendo el ritmo es una gran putada.

Anyways, es lo que hay, así que ahora de poco sirve quejarse y solo nos queda –si no cambian las cosas- esperar unos diez meses para poder ver el desenlace final.

Voy a intentar no “spoilear” demasiado la temporada, con líneas generales sobre los personajes principales, sin dar detalles específicos más allá de los primeros episodios.

httpv://www.youtube.com/watch?v=2yxreuDozzs

La temporada 6 nos dejaba –alerta spoiler leve sobre final de T6- con un Don que voluntariamente había dejado de esconderse y asumido su pasado (ese del que ha renegado siempre, empezando por su verdadero nombre) confesando primero su difícil infancia, en un momento bastante inoportuno, y enseñando a sus propios hijos sus humildes orígenes.

Esta decisión, si bien le da cierta paz momentánea lo deja “marcado” en su empresa, que no le perdona ese momento y lo “sienta en el banquillo”. Su reacción es la que cabría esperar: ocultar a sus seres queridos su nueva situación laboral –al fin y al cabo su trabajo era lo único que no le había fallado hasta ahora- y bebiendo, bastante –incluso para los parámetros de la serie (si los aplicáramos a la época actual nos sale que son todos alcohólicos). Su relación con Meaghan es, complicada, pues esta se ha mudado a California y se ven poco.

De todas maneras, esta especie de retiro le hace volver a encontrarse con su trabajo, que empezará a hacer “a escondidas”, intentando demostrarse a si mismo que no está tan acabado. A pesar de eso, y de sus ganas su vuelta no va a ser tan fácil como esperaba, teniéndose que tragar su orgullo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=pzc7vtF92dU

En la Agencia hay aires de cambio. Don ha sido sustituido por un tipo bastante gris, veterano, con poca creatividad y que hará la vida imposible al equipo de Don, con Peggy al frente. Por otra parte la tecnología llama a la puerta, con la llegada de la informática (alucinante el cacharro que montan, para estar a la última) en una situación que va a traer más de una discusión entre los mandamases.

Los “californianos” Pete y Chaugh, que como todos sabemos están en California para huir cada uno de sus “respectivos fantasmas” parecen estar a sus anchas, aunque –como todo en la serie- es pura fachada, ya que en el fondo siguen siendo bastante infelices. Pete, con ese complejo de inferioridad que siempre lo acompaña, y con el resentimiento siempre a flor de piel. Chaugh, se siente desdichado, pues creo que en el fondo sabe que la “huida” no le va a servir de nada.

httpv://www.youtube.com/watch?v=7hgcNejkwTo

Roger Sterling ha estado bastante ausente. Don se siente dolido con él y el poco apoyo que ha recibido por su parte, aunque al final, como casi siempre, será el que dará con la solución que le va a permitir a Don “una vida más”. Mientras tanto ha tenido que lidiar con su familia y un socio Jim Cutler, que quiere constituirse en alterativa dentro de la agencia. En el último capítulo una reveladora conversación con Bert Cooper lo pondrá en su sitio

El resto de chicos de la agencia ha pasado bastante desapercibido: Ken, desaparecido; Bob –quizá influido porque el actor tenía un papel principal en “The Crazy Ones, que al ser cancelada puede que le haga volver- en Detroit, salvo un episodio en el que, junto con Joan hay uno de los momentos más lúcidos de la temporada; y Harry Crane en su “mundo”, mezcla de inteligencia cabrona, a veces, con ese espíritu de “metepatas” crónico, que esta vez jugará a favor de Don.

Para el final me he dejado a las chicas, probablemente las únicas que son capaces de hacerle sombra a un personaje tan central como el de Don. Para variar no han tenido tampoco un año fácil.

httpv://www.youtube.com/watch?v=xcn1r3nBWx8

Peggy ve como su talento es cada vez menos apreciado. Se sabe buena, mejor sin duda que su nuevo jefe, con el que no tiene nada de química, lo que aumenta su frustración, a lo que tampoco ayuda el despecho que siente por la traición de Chaugh y su huida, que hace su vida personal bastante miserable. Por suerte para ella, Don -cuyo destinado parece siempre ligado al suyo- aparecerá en el último momento.

Joan es quizás la que menos ha aparecido. Laboralmente sigue progresando, abandonando de una vez por todas su rol administrativo y asumiendo responsabilidades y mostrándose como una pragmática con poca capacidad de perdón y mirando primero por su bolsillo y después también. Personalmente, no cree en los cuentos de hadas (y eso que parece ofrecérsele uno) y está dispuesta a asumir la soledad, que cada vez queda más claro es el tema de fondo predominante en la serie.

Betty, como viene siendo habitual desde el divorcio, no ha tenido tampoco prácticamente presencia. Es el personaje más difícil de acoplar en el mecanismo –por otra parte perfectamente ajustado de la serie-. Al menos el año pasado compartió uno de los momentos estelares con Don. Esta temporada se vuelve a mostrar como alguien caprichoso, y que está hasta acabando con la paciencia de su marido, tipo bastante tranquilo, por otra parte. La más perjudicada de que la trama familiar de Don sea más secundaria es su hija. Que desperdicio de actriz, pues ha sobresalido en los pocos momentos que ha tenido. Una lástima, que se esperemos se corrija en la tanda final.

httpv://www.youtube.com/watch?v=814QdW4oDqI

Por último, pues ya me estoy alargando demasiado, comentar que Mad Men sigue siendo de lo mejor que se puede ver. No se puede quedar en que “es lenta” o que no pasa nada. Al contrario, pasan muchas cosas, quizás demasiadas, más dado el reparto tan amplío. Es lo que tiene tratar tan bien a los personajes: todas las historias, en una u otra medida, acaban resultando interesantes por lo que siete capítulos han sido demasiado pocos. Es una de las desgracias de llevar la serie al día. Si ya estuviera acabada te podrías dar el atracón, como hice yo con las primeras temporadas, y no pasaría nada, en vez de tener que estar meses esperando a la resolución.

Por cierto, con la llegada del hombre a la Luna, trama que discurre en el último episodio vemos que se va a cerrar, supongo que la metáfora está más que buscada también la década de los 60. Creo, por mucho que me duela, que es un acierto, o dejarlo justo en el inicio de una década que supondría un cambio demasiado brusco para todo lo que representa la serie. Así siempre nos quedará la imagen de unos 60 mucho más tranquilos, como la serie, que los vertiginosos 70 que vendrían después.

httpv://www.youtube.com/watch?v=X5-ohBE56xU

Un último apunte. El número musical final me parece innecesario. No es que vaya a bajar la puntuación, pero no pega, para nada con el tono de la serie, aunque supongo que a estas alturas se lo pueden permitir todo.

Las apuestas sobre el final, las haremos cuando esté a punto de empezar la última tanda.

A FAVOR: historias, personajes, tramas, ambientación…

EN CONTRA: el número musical final

Valoración:  9

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *