El Umbral de la Eternidad trilogía “The Century” 3ª parte (Ken Follet)

Oct 05

Con este post cerramos el ciclo de la trilogía “The Century”, que ha tenido ocupado a Ken Follet  los últimos siete años, y cuyas entregas anteriores tratamos aquí: “La Caída de los Gigantes”, “El Invierno del Mundo”, entradas que por cierto he releído antes de ponerme con esta, tanto por no repetirme, como para comprobar que se mantenían un poco las impresiones que tenía.

La trilogía, por si llegáis a este libro sin saber nada de los anteriores, se centra en la evolución de cinco familias, de diferentes nacionalidades, a lo largo del S. XX, si bien esto no acaba de ser exacto, ya que se producen saltos temporales entre cada una de ellas. Además, no es necesario que se lean de forma ordenada, pues son bastante independientes. Esto se consigue a través de “saltos generacionales”, siendo los protagonistas de l segunda parte hijos de los de la primera y los de la tercera nietos de los de la primera e hijos de los de la segunda. Esta decisión, que supongo debe ser por motivos editoriales para no “obligar” a los lectores, es algo que, al menos para mí, juega más en contra que a favor de la historia.

el umbral de la eternidad

Las referencias a personajes anteriores -personajes con los que has “vivido” mucho, recordemos que son novelas alrededor de las 1.000 páginas cada una- son casi inexistentes. Algunos sobre todo los de la primera parte son “liquidados” en un par de líneas, y creo que es algo que no se merecen.

Pero llevo casi trescientas palabras escritas y todavía ninguna de la novela, así que vamos a ver si me centro un poco.

Para empezar el título “El Umbral de la Eternidad”, que me parece bastante grandilocuente, pero esto no es de extrañas porque sus “hermanos” también lo son.

En este no hay una línea argumental central, que en las otras ocasiones era clarísima, al tener las dos Guerras Mundiales, así que a falta de esto ha ido construyendo historias por “bloques”.

En los USA se ha centrado en la lucha por los Derechos Civiles a principios de los sesenta, con bastantes referencias a los hermanos Kennedy, con la limitación que esto supone, pues es un período de tiempo relativamente corto para abarcar todo el período que debería contar –y que creo que ha lastrado bastante el libro- así que después ha tenido que ir “picando” en diversos frentes: la Guerra de Vietnam, o las administraciones  republicanas de los 70 y principios de los 80, con las que simpatiza bastante menos. También hay una pequeña incursión en la cultura “hippie” de S. Francisco o el mundo del Pop.

La parte rusa se centra en el estancamiento y posterior derrumbe del régimen comunista. Al estar limitada por el marco temporal de la novela, muy centrado en los años 60 vemos, con Brezhnev, la Crisis de los Misiles en Cuba  -la única parte en la que se ve la tensión de la Guerra Fría entre los dos grandes bloques-, que en un principio creía que iba a ser el eje motor de este libro. Posteriormente veremos, el colapso del sistema, que afectaría a todos los países “satélites” de los soviéticos.

La parte alemana arranca con mucha fuerza, con la construcción del “Muro de Berlín”, y todos los problemas que genera, al verse alguno de los personajes obligados a huir de la Alemania oriental a la occidental, sin embargo este inicio pronto pierde fuerza y con la familia “dividida” y en otras tramas, transcurre con más pena que gloria, pues la parte del bloque “del Este” queda más cubierta por los sucesos de la familia rusa, cuyos personajes están más cerca del “poder” y por lo tanto de los acontecimientos históricos.

Por último, la parte inglesa es la más olvidada, pues la última generación elegida está muy lejos en “carisma” de las anteriores –algo que por otra parte es común en toda la tercera generación- aunque paradójicamente son los que más fama tendrán. Su vida transcurrirá mucho más en USA, que en su propio país, que no olvidemos es el de propio Follet, que aquí ha estado lejos de barrer hacia casa.

Como he dicho –y esto como siempre no es más que mi apreciación personal- la novela queda un poco lastrada al centrarse demasiado en la primera parte de los 60 y muy poco en el resto. Igual es que esperaba algo diferente, quizá al estilo de las novelas de espías que hicieron famoso a Follet hace ya 30 años y en las que ha demostrado su solvencia, y que hubiera dado algo de unidad a las historias, y quizá una carga un poco más “épica”, que sí que se veía en las otras partes.

De todas maneras, Follet sigue siendo un gran narrador, eso hay que reconocerlo, y puede que esta vez sea un tema más de expectativas personales. Con la primera parte, como dije, tenía cierto recelo, y me acabó gustando y en esta última ha sido un poco al revés, como sé la novela que podía haber sido me he quedado un tanto desilusionado; pero esto puede ser debido a que al autor se ha centrado en lo que a él quería contar, y que no tiene que coincidir con lo que espera parte de la audiencia.

Aun así, me parece más una novela sobre los 60 que sobre la última parte del SXX, que es lo que en principio se nos había vendido. De hecho, más de la mitad de la novela (unas 550 páginas) cubre solo hasta el año 1963. Los 70 no llegan hasta la 750, apx, y los 80 hasta pasada la 900. Personalmente, me hubiera gustado un reparto más equitativo entre las décadas. Parece que entre en los 80 solo para asistir a la caída del muro, y después hay un “salto mortal” de 20 años para acabar un epílogo en el 2008, que por otra parte resulta bastante lógico, pues entronca bien con el inicio de la novela.

Puede que esto fuera lo que pretendía Follet, o que simplemente le salió así, y se encontró con gran cantidad de páginas escritas y poco marco temporal cubierto, y ya paró. Pues para eso, haber hecho como George R. R. Martin y haberse “inventado” otra novela, que material había.

Como asumo que la mayoría de los lectores serán “fans”, o habrán leído el resto es una novela a leer para acabar con el “experimento” de la trilogía, pero puede que les pase lo que a mí, que crean que “falta algo”.

Y a vosotros, colegas lectores, ¿Qué os ha parecido?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comments

  1. Jordi /

    En tres meses he leído la trilogía y lo encuentro una obra maestra.”La caida de los gigantes” te involucra dentro de los personajes,simptizas con Ethel, Maud y Grigori e incluso te hace caer mal el Conde Fitzerberg.
    En el “Invierno del mundo” baja un poco la intensidad…no es tan potente.La Segunda Guerra Mundial de los EE.UU se hace pesada pero la vida de los Von Ulrich y Deisy apasiona.
    Ya en “El umbral de la eternidad” pasa igual que en el anterior,se desinfla en comparación de sus “hermanos”. El tema de los derechos civiles se hace un poco aburrido y como en los anteriores,los demás personajes te hacen seguir con interés. Me emocioné cuando Fitz le da un beso a Ethel,cuando muere élla y en el momento que un guardia fronterizo tira el álbum de fotos de Maud.
    Igual es esto,que al leérlo uno detrás del otro te hace sentirlos muy cercanos.

  2. Gracias por opinar.
    Veo que la opinión es compartida: los personajes de la primera parte, acaban “comiéndose” a los otros, y se desaprovechan. Está bien avanzar con las generaciones, pero el “olvido”, supongo que totalmente voluntario, al que se los somete creo que perjudica a la historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *