La Herencia (John Grisham)

Dec 07

John Grisham es uno de los autores que ha aparecido aquí en diversas ocasiones, pues de él que voy leyendo todo lo que publica desde muchos años.

Sus libros tienen bastantes fans –gente que busca historias bien contadas, que enganchen- y también algún que otro detractor, básicamente todos aquellos para los que “best seller” es algo así como un insulto a la literatura. Personalmente, me encuentro entre los primeros.

Después de, aproximadamente, dos docenas de libros hemos asistido a prácticamente todas las variantes que se pueden dar en un campo tan amplio como el sistema legal estadounidense, que es una potentísima “industria” y alguna que otra incursión en novelas más cercanas al thriller. A pesar de todo lo que ha escrito, Grisham consigue mantener todavía el interés de sus lectores.

LA HERENCIA

En esta ocasión nos ha sorprendido repitiendo personaje -algo que yo no recuerdo que haya pasado en toda su obra- recuperando a Jake Brigance, el protagonista de su primera novela: Tiempo de Matar, que no fue la que le hizo famoso (ya que ésta fue la Tapadera).

Al recurrir a Brigance también da un salto en el tiempo -algo que tampoco suele ser muy habitual, pues la mayoría de las novelas suelen estar centradas en la fecha en la que están escritas- hasta finales de los 80. Esta decisión, que puede parecer arbitraria, está más pensada de lo que parece, pues es necesaria para que después encajen las piezas del puzzle que construye, sin que nos demos cuenta.

Brigance se encuentra en un momento de su vida en el que su carrera no acaba de ser lo que esperaba. Tres años después del caso “Hailey” no ha vuelto a vivir nada similar y sus casos son bastante rutinarios; pero esto está a punto de cambiar.

Un día recibe una curiosa carta que contiene un testamento manuscrito de una persona de la que no ha oído hablar nunca y que se ha suicidado dos días antes.

El Sr Hubbard es un personaje extraño que en los últimos años de su vida, antes de enfermar de cáncer, ha reunido una considerable fortuna, de la que nadie es consciente. El testamento invalida uno anterior desheredando a su hijos y se lo deja todo a una persona, que resulta ser su asistenta, que además es negra -recordemos que, como varios de los libros de Grisham, está ambientado en un Condado de Mississippi, que por cierto es ficticio, en el que el racismo es un tema bastante presente-.

Jake recibe instrucciones precisas de hacer valer ese testamento frente a cualquier intento de cambiarlo, pues imagina que los hijos -con los que dicho sea de paso tenía una relación casi inexistente- impugnarán esta decisión, sobre todo cuando se conozca su considerable fortuna.

Con estas premisas se construye una batalla legal en la que –una vez más- palabras como Justicia, o ética, pasan a un segundo plano, en aras del interés económico.

Jake, es la parte “heróica”, como “pequeño” abogado de pueblo, que se enfrentará a más de un “tiburón” de los grandes bufetes, que quiere sacar tajada, pues van a comisión de una posible invalidación del testamento, que devolvería a los hijos a su situación original de herederos.

Además de la trama principal judicial existe también una trama secundaria, que pasa relativamente desapercibida, incluso durante gran parte de la novela parece accesoria; pero que deparará más de una sorpresa.

Después de acabar el libro temas como ¿Por qué ha elegido justamente ese espacio temporal? quedan mucho más claros.  

Es una novela entretenida, que se extiende casi 600 páginas, cuando Grisham -en una de las pocas críticas que le haría- hubo una época en la que no le gustaba pasar de las 400, por lo que se agradece el “extra”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One comment

  1. ¡Hola! .Me gustaría dar un enorme aprobado por interesante información que tenemos aquí en este sitio . Voy a volver muy pronto a leeros con esta web.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *