The Imitation Game (Descifrando Enigma): Un merecido homenaje a Turing

Jan 10

Alan Turing es probablemente –en relación a su papel en el curso de la historia- uno de los personajes más desconocidos por el gran público, pues fuera de ambientes informáticos, o de estudiosos de la II Guerra Mundial, en general, o la criptografía, en particular, poca gente ha oído hablar de él, aunque se supone que intentos como esta película, que por cierto es de las favoritas al Oscar de este año, lo acercarán al “gran público”.

the imitation

Y es que para ser una persona que murió con poco más de cuarenta años sus logros resultan impresionantes –lo serían incluso para una vida más larga- pues fue uno de los que sentarían las bases de la “Inteligencia Artificial, construiría uno de los primeros ordenadores –sobre si fue el primero o no, o es padre de la informática hablaremos en un próximo post, que tengo casi preparado sobre un interesante libro que va precisamente de esto- y por si fuera poco fue el principal responsable de “romper” Enigma, la forma de comunicación que utilizaban los ejércitos alemanes en la II Guerra Mundial, y que contribuyó decisivamente a su derrota.

A pesar de todos estos logros murió solo, en circunstancias no aclaradas –aquí no entro demasiado por no “spoilear”, aunque sea un hecho histórico- y en gran medida por una condena acerca de su condición sexual, algo que a día de hoy nos puede resultar sorprendente, y que ocurrió hace “sólo” 60 años.

Creo que he vuelto a hacer una “intro” casi tan larga como algunos posts que se leen por ahí, y como después se me acusa de “enrollarme demasiado” iremos a la peli.

Pero antes un último comentario sobre el título. Como por lo visto “El Juego de la Imitación”, que es la literal no hubiera dicho nada -pues es debido a las premisas que estableció Turing, en lo que se conoce como “El test de Turing”, y que más de 60 años después siguen vigentes, para definir la “Inteligencia” en las máquinas, sin que hasta ahora se hayan superado oficialmente y que consiste en 10 preguntas por parte de un entrevistador a un sujeto, oculto, que puede ser humano o máquina. Si después de la preguntas no se ha podido distinguir a la máquina esta será “inteligente”- se ha optado, menos mal, por un “complementario” Descifrando Enigma, que siempre queda más “resultón”

Turing, interpretado por Benedict Cumberbatch, (que a pesar de que no tiene un gran parecido físico  con Turing está soberbio) en un papel por el que se rumorea puede llevarse un Oscar se nos presenta como un genio con una personalidad complicada y una capacidad de empatía cercana a la de una roca. Desde el inicio de la Guerra es llamado a Bletchley Park, el complejo en el que se intentaban descifrar (en argot criptográfico romper) las comunicaciones alemanas.

cumber-turing

La dificultad era debida a unos aparatos -en apariencia sencillos, pues no eran muy diferentes a una máquina de escribir- que eran capaces de generar 159 trillones (lo he puesto en letras, pues en ceros no tengo claro cuantos son) de posibles combinaciones, por lo que cualquier intento de descifrarlo utilizando los métodos de análisis existentes hasta la fecha era inútil.

Turing mejorará un primitivo diseño, utilizado para este fin por los polacos, en lo que será un computador automático, aunque analógico, que consta de varios rotores que van probando posibles códigos, hasta que dan con una solución, a partir de unas premisas –lo que podríamos considerar un programa- diseñadas por los criptoanalistas, en este caso Turing y su equipo.

El enfoque de construir la máquina no es compartido por sus compañeros, primero, que pasarán a ser subordinados después, que tardarán en comprender la amplitud de lo que propone. La actitud de Turing ayuda entre poco y nada a ganárselos, hasta que interviene Joan Clarke (Keira Knightley, que aunque al parecer tiene un peso mayor en la historia al del personaje en el que se basa, tampoco nos vamos a quejar, pues siempre se agradece en un reparto) que le ayudará a empatizar con el resto del equipo.

 Una vez roto el código (un proceso laborioso y que se debe repetir a diario, pues la clave de cifrado cambia continúamente) las comunicaciones son accesibles, por lo que todos los planes del enemigo se conocen, con la capacidad de anticiparse a ellos que supondría la ventaja definitiva.

Sin embargo, aquí surge el gran dilema moral de la película, pues el enemigo no puede saberlo, ya que si descubre que sus comunicaciones son accesibles al enemigo, cambiarán el método de cifrado por lo que los “éxitos” no pueden ser demasiado evidentes.

Se deben evaluar así, aquellos importantes, y susceptibles de ser debidos al azar. Así hay ataques que se conocen, y que se sabe costarán vidas, pero que no pueden ser evitados. Así se creará el programa “Ultra”, para básicamente saber que información puede ser proporcionada, además de ocultar que determinados hechos son debidos a información de inteligencia y no al azar.

La Guerra, no obstante, no es el único escenario de la película. Es el núcleo central del una trama en la que también conoceremos al Turing adolescente (especialmente odiado por su brillantez) y al de pocos años después de la guerra, cuando se centra en la evolución de los “computadores” a máquinas más perfectas capaces de “pensar”, y que es a lo que se dedicaba cuando murió.

La historia se construye a través de flashbacks, pues se inicia poco antes de la muerte de Turing, cuando investiga sobre la inteligencia artificial. Su personalidad y carácter despertarán la curiosidad de un policía, al que plantea el famoso “Imitation Game”, que dará lugar a los recuerdos de la época de la Guerra.

Además de los papeles principales de Cumberbatch y Knigthley hay un reparto de secundarios, relativamente conocido si se es seguidor de algunas de las series más populares, entre los que destacan Matthew Goode (Fynn Polmar en “The Good Wife”), como Hugh Alexander, Allen Leech (Tom Branson en Downton Abbey), como John Cairncross, ambos compañeros de Turing en Bletchley,  o Charles Dance (Twyn Lannister de Game of Thrones) como el Comandante Denniston, responsable de Bletchley.

La ambientación, como en casi todas las pelis inglesas, está muy bien conseguida. No es una peli de altísimo presupuestos, tampoco requiere del uso de efectos especiales, y por la cercanía temporal no necesita de grandes decorados para simular la época, pero el presupuesto está bien gastado.

Una de las críticas que se le hacen es que ha pecado de inexactitudes históricas, exagerando la vena anti social de Turing, o realzando el papel de Keira Knightley (estas se pueden ver, por ejemplo, en la misma página wiki de la peli), aunque no nos olvidemos de que es una peli).

Además, con el éxito que está teniendo es posible que, como suele ocurrir en estos casos, se reediten algunos libros sobre Turing o la época. A mí -que siempre he conocido la historia de Turing de manera un tanto tangencial, al utilizarse su figura como personaje secundario en alguno de los libros que he leído, me encantará.

De momento aquí van unos cuantos links para los que quieran saber algo más de la historia

Artículo sobre Turing, de Walter Isaacson, el escritor de la biografía de Jobs, y cuyo próximo libro traeremos en breve.

Artículo sobre Enigma (Wiki)

Artículo sobre el proceso de romper Enigma (Wiki)

Artículo sobre la información Ultra

En resumen, una buena –algo inexacta- aproximación a un personaje que merece más reconocimiento, con todas sus luces y sombras, que merece la pena ver.

A FAVOR: Interpretaciones, interés de la historia

La escena: la primera vez que se rompe el código

Valoración:  8

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *