El Hobbit (La Batalla de los Cinco Ejércitos): ¿Adios a la Tierra Media?

Mar 11

En más de un ocasión creo que he comentado por aquí que ir a ver una peli sin demasiadas expectativas es mejor que ir esperando bastante, pues la percepción suele ser mejor, y a poco que veas algo que te guste sales relativamente satisfecho. Esa fue la estrategia con la que me dirigí al desenlace del Hobbit, antes de que la quitaran de la cartelera (fui a verla un mes antes de publicar esto) pues considero que es una peli para ver, al menos una vez, en pantalla grande.

El punto de partida, que utilicé con Dani, para ver si la veíamos juntos, y después hacíamos críticas paralelas –y que por cierto no coló- fue más o menos, este: “Vamos y nos despedimos, de una p*ta vez de la Tierra Media, Hobbits, enanos, y demás fauna variopinta”.

El hobbit3

Y es que, grandes defensores como somos de la Trilogía de “El Señor de los Anillos” –algo que hemos repetido en más de una ocasión, y a la que incluso dedicamos un post broma (alucino cuando veo que ha sido uno de los más vistos últimamente, supongo que favorecido por tener la peli en cartelera)- nos parece que esta vez el “Amigo Jackson” se ha pasado al volver a hacer otra trilogía de un librito como el hobbit, que es poco más o menos igual de largo que cualquiera de los libros que componen “El Señor de Los Anillos”.

Con dos pelis, que es como creo que se planteó la adaptación cuando todavía estaba implicado Guillermo del Toro, hubiera sido más que suficiente y así como corrí a comprar cada una de las versiones extendidas en “El Señor de los Anillos”, creo que esta vez me lo pensaré mucho más y esperaré a que encontrarlas en plan ocasión, y más que nada por puro coleccionismo.

A diferencia de las dos pelis anteriores esta vez fui con los “deberes hechos”, es decir, habiendo leído el libro, y sabiendo que prácticamente toda la peli iba a ser una invención, pues le quedaba menos de 1/3 de libro por adaptar, y con algo tenía que llenar las algo más de dos horas, (con 144 minutos es la película más corta, con bastante diferencia, tanto de esta trilogía, como de la anterior) que acaba durando la película, aunque por lo que he leído, Jackon, -al fin y al cabo la “pela es la pela” y se le acaba el filón de la Tierra Media- se ha guardado alguna que otra escena para la edición extendida.

De hecho, viendo como se quedaba corto de material, además de poner de su propia cosecha, Jackson –según he leído de gente que sabe más que yo de la saga- ha tirado de algún que otro apéndice de los que hay al final de “El Retorno del Rey” para poder seguir llenando, y así dar cierta continuidad a la Trilogía, de tal manera que a partir de ahora se puedan ver las pelis en orden cronológico, y darle una mayor coherencia a la obra. Si así además, utiliza personajes como Galadriel, con el disfrute que supone ver a a Cate Blanchet en pantalla, Elrond (Hugo Weaving), Saruman (Christopher Lee, que el pobre con 90 años está para pocos trotes) o Legolas (Orlando Bloom, al que es más que difícil disimularle el paso del tiempo en pantalla) siempre es un guiño que los fans supongo que agradecen, a no ser que sean muy “integristas”.

El inicio, como era de esperar, está protagonizado por Smaug, el Dragón protagonista de la segunda parte, y que esta vez sí que desatará desolación. Aquí el primer síntoma de contención en metraje, pues queda resuelto en unos 15 minutos, que sirven de introducción antes de los títulos de crédito.

Una vez destruida la Ciudad del Lago, sus habitantes, que han encontrado en el personaje de Bardo (Luke Evans) a su nuevo líder se dirigirán a las puertas de Erebor, para reclamar su parte a los Enanos. Aquí surge un personaje Alfrid, totalmente prescindible (desde Jar Jar Binks en Star Wars no había visto nada tan plomizo), que acaba acaparando minutos inútiles de película para dar un contrapunto, presuntamente cómico, pero que únicamente resulta cargante.

Thorin, parapetado en la ciudad, y víctima de la codicia, rechazará tanto a hombres, como a los Elfos, que también reclaman su parte, una vez desaparecido Smaug, por lo que la batalla, que da título a la película contra los enanos es inevitable.

Llegados a este punto es probable que os fallen las cuentas: un ejército, que no es tal, de hombres; otro de Elfos; y una pandilla de enanos ¿No Faltan integrantes para llegar a cinco ejércitos?

Sí, pero es que llegarán más enanos, a defender a los de su raza, por lo que tenemos hombres y Elfos contra enanos, a los que se unirán los Orcos, que en vez de esperar a que se machaquen hombres enanos y elfos entrarán en acción, provocando que se unan todos contra ellos.

La batalla, en sus diferentes ramificaciones, ocupará gran parte de la película. Está muy bien rodada; pero es que ya hemos visto un par, como la del Abismo de Helm, o la de Minas Tirith, que también son espectaculares, por lo que el listón está muy alto y ya nos sorprende tanto como hace unos años.

El punto álgido vendrá con la lucha de Thorin y Legolas, contra los dos Generales Orcos, uno por ejército, aunque en el caso de Legolas, parece más una de esas escenas pensadas directamente para justificar un nivel del videojuego, que seguramente irá asociado a la peli, que algo que la historia necesite.

A partir de aquí, poco queda por decir, y tampoco quiero destriparla demasiado. Solo diré que queda el momento de las despedidas, y la vuelta de Bilbo a la Comarca. En este punto sí que se ha resuelto con más prisa que en el cierre de “El Retorno del Rey”, en el que se podría decir que hay varios cierres. Además, como ya he dicho antes en un intento de crear un puente con la otra trilogía a Legolas se le encomienda la misión de encontrar a un tal “Trancos”, pues los elfos y Gandalf empiezan a intuir lo que se les viene encima, sucesos que cronológicamente sucederán unos 70 años después.

En resumen, un cierre adecuado a la trilogía, por mucho que sigamos pensando que está excedida de metraje, pero una vez tomada la decisión de las tres pelis, podría haber salido peor. Lo que nunca negaré es el “cariño” que pone Peter Jackson en todos los detalles de la peli.

httpv://www.youtube.com/watch?v=g4Q3TCQLGak

A FAVOR: el innegable cuidado por el detalle y el esfuerzo para dar coherencia a todas las pelis de la saga, aunque esto suponga inventar sobre las obras originales.

EN CONTRA: el personaje de Alfrid, totalmente cargante, inútil y prescindible

La escena: las batallas, aunque ya hayamos visto muchas en la Tierra Media, siguen siendo espectaculares.

Valoración:  7,5

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *