Star Wars Ep VII “El Despertar de la Fuerza”… y de tantos gratos recuerdos

Dec 18

Después de un período “vacacional”, que por poco más -pues nuestra última entrada es de hace casi 6 meses- no ha sido un “año sabático” volvemos hoy y a lo grande, con el que puede ser el acontecimiento cinematográfico del año: La vuelta de Star Wars, y no en edición especial, o relanzamiento, sino con una nueva peli, la primera en 10 años, y eso que el “regusto” de la anterior tanda (Episiodios I, II, y III) dejo un sabor un tanto agridulce a los fans, aunque eso debería ser, si conseguimos tener cierta continuidad, motivo para una serie de posts aparte.

Y como la ocasión lo merecía esta vez, tanto Dani (la otra mitad de Eha) y yo nos fuimos al primer pase, que “Hecha la Ley, hecha la Trampa”, fue el día 18 a las 00.05 (cumpliendo así con la norma de estrenarla el día 18, viernes, aunque para todos es jueves por la noche, con el madrugón que eso conlleva después para los que tenemos que estar en el curro temprano. Así que allí nos plantamos en el cine, en una sala más vacía de lo que me esperaba, -media entrada- y viendo menos disfraces de los que me esperaba. Un par, discretos, alguna que otra camiseta, y la banda sonora, la mítica banda sonora de John Williams, sonando en algún que otro móvil en los minutos previos. El público, bastante homogéneo: gente de entre 30 y tantos y cuarenta y tantos, es decir, aquellos que nos “criamos” con las pelis originales.

Star Wars VII

Hay que decir también que, al menos en mi caso, iba también con cierto temor, pues a veces, como en este caso, cuando las expectativas son altas, es más fácil sentirse defraudados y más con el precedente del Episiodio I, la peor de todas, que abrió la segunda tanda de tres. Después creo que los episodios II y III, sin llegar al nivel de las originales algo arreglaron esta trilogía y por lo menos salía Natalie Portman. También creía que el haber dejado el asunto en manos de J.J. Abrams (fan declarado de la saga) era tranquilizador; pero nunca se sabe, y con los años uno se va haciendo más escéptico

Aun así, valió totalmente la pena, y aunque las horas de sueño hayan sido más bien escasas es algo para recordar.

Pero vamos al tema, que si no me disperso. En la medida de lo posible intentaré dar una visión general, sin meterme demasiado en el argumento y así “spoilear” lo menos posible. No es que haya momentos tipo “Soy tu padre”, pero alguno sorprendente, y que puede joder totalmente la peli sí que han dejado.

Ya se sabía  -si no no hay más que ver el cartel de la peli- que los “protas originales”, es decir Han Solo (Harrison Ford) Leia (Carrie Fisher) y Luke (Mark Hamil) volvían, si bien mosqueaba la ausencia de Luke de la imagen, no de los nombres, por lo que su aparición no es sorpresa.

Lo que sí que me ha sorprendido un poco son los constantes guiños del guión -firmado por el propio Abrams con Lawrence Kasdan, que también firmó los de “El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi”-, a la primera trilogía. Alguno más crítico diría que han ido a copiar descaradamente para buscar el éxito y la complicidad de la “generación Star Wars”, la que he comentado que estaba ayer en la sala, la de nacidos en los 70 y crecimos con las pelis.

Y si no juzgad:  ojo, ligero spoiler, Mensaje escondido en un droide; búsqueda de alguien retirado en un mundo lejano, que puede tener información vital para encontrar a alguien muy buscado; villano con máscara; huérfana (en este caso por lo menos es chica) en ese mismo mundo lejano que de repente siente la fuerza; el Halcón Milenario; Han y “Chuwie”; taberna llena de “bichos” con una banda que toca una conocida melodía; arma mortal, capaz de destruir planetas; bases ocultas de la resistencia; plan para acabar con el arma que pasa por destruir un generador auxiliar; momento confrontación en pasarela con solo el vacío a los lados… ¿No os suenan todos familiares? Da igual, se disfrutan cada segundo.

Además, otro aspecto que se agradece, por lo menos en el caso de mi generación es que se ha vuelto a ese aspecto un tanto “sucio” en las naves. Ese aspecto de naves que parecen más “chatarra” -que tanto se echó de menos en los episodios I, II y III, en los que se abusó de lo digital y todo parecía nuevo y reluciente-. En este caso, además, parece que se ha vuelto a lo “antiguo” o “retro” y las naves se parecen más a las “originales” -más propias de “cartón piedra” que de efectos digitales-. Supongo que, como todo ahora, serán digitales, pero se ha buscado ese otro look. Lo mismo pasa con las diferentes razas y especies, que quedan más “naturales” –y sí, sé que estoy abusando de las comillas, pero no encuentro otras palabras más claras para explicarlo- aunque seguro que el que vea la peli, y haya visto las otras lo entenderá a la perfección.

Una vez tratados los aspectos principales y el aspecto, algo de la historia.

Esta arranca años después (unos 30) del Retorno del Jedi. El Imperio ha sido sustituido por la “Primera Orden” como organización “Oscura”, mientras que La República sigue débil y la Resistencia aguanta como puede. Luke está desaparecido desde hace años y la Resistencia intenta encontrarlo, antes que la Primera Orden, cuyo líder es un personaje misterioso -de él solo vemos un holograma-¡ al que da vida Andy Serkis, el actor más famoso del mundo para esto: Gollum, King Kong, Smaug…- acompañado de Kylo Ren, que aspira a llenar el hueco de Darth Vader.

Hasta el mundo lejano de Jakku llega Poe Dameron (Oscar Isaac) un piloto de la Resistencia para encontrarse con Lor San Tekka (Max Von Sydow), que puede tener la pieza del mapa que falta para encontrar a Luke; pero la Primera Orden está cerca y son descubiertos, siendo Poe Capturado por Kylo Ren, no sin que antes esconda en su droide BB8, que acabará siendo encontrado por Rey (Daisy Ridley) una joven abandonada, que malvive vendiendo chatarra espacial.

Poe es torturado por Kylo, pero acabará recibiendo la ayuda de Finn (John Boyega) un Soldado de la Primera Orden que ve la oportunidad de escapar de una vida que le horroriza.

Rey y Fin acabarán encontrándose y teniendo que huir de la Primera Orden, que busca a Poe por desertor y a Rey porque ha encontrado a BB8.

La nave escogida para la huida será, por casualidad, “El Halcón Milenario”, por lo que acabarán llamando la atención de Han Solo y Chewie, que llevan años vagando por la Galaxia como los contrabandistas que fueron una vez.

A partir de aquí Rey empieza a demostrar unas dotes innatas de piloto, que llamarán la atención de Han. Además, parece que la Fuerza fluye en ella (sin entrar en esta vez en las chorradas de los “micro como se llamen” de la saga anterior), por lo que llamará la atención de Kylo Ren, que sigue su persecución.

Sin extenderme demasiado los dos jóvenes llegarán a la base de la Resistencia en la que Leia es General, produciéndose el encuentro entre esta y Han (el motivo de la separación es uno de los puntos argumentales que no se pueden revelar sin joder la peli).

Una vez que la Primera Orden pone en funcionamiento su arma, que deja a la “Estrella de la Muerte” en poco menos que un juguete la Resistencia debe atacarla si quieren sobrevivir. Aquí sí que dejo de contar, pues cualquier cosa que diga jode la parte más interesante de la peli.

El guión está buscado para complacer y lo consigue. La historia no es que sea muy sofisticada, Star Wars es una categoría en sí misma, y por lo menos no se han metido en los jardines “metafísicos de la primera parte, por lo que digamos que es “resultón” y perfecto para esta nueva trilogía.

El fallo más importante que tiene creo que es del Kylo Ren, un personaje que resulta un tanto patético (no tengo claro si es fallo de guión, de casting, o probablemente de los dos). La sombra de Dart Vader es demasiado alargada y queda básicamente como un niñato caprichoso que “quiere ser malo” sin tener muy claro cómo. Es algo común al otro villano, el General Hux (Domhall Gleeson), que me parece que tiene un punto demasiado de “locaza”.

De los nuevos a mi el personaje de Rey me parece el mejor, quizás porque al ser chica la comparación con Luke es menos evidente que la de Finn con Han, que pierde por goleada. Ayuda que Daisy Ridley sea una chica mona, pero con cierta fuerza. Lo que sí que se ha buscado en los nuevos es que sean desconocidos (esperemos que tengan algo más de suerte que los originales de los que solo salió bien parado Harrison Ford). Hablando de Harrison Ford, se sigue comiendo la pantalla como Solo, para mí su personaje más carismático, incluso por encima de Indy Jones. Carrie Fisher está correcta, y sobre Mark Hamill no diré nada.

Los efectos especiales ya no llaman la atención como al principio, pues en estos años hemos visto muchos y muy buenos, pero están a la altura (no hay que olvidar en que esta saga es de las pioneras, y que a partir de ella surgió la ILM (Industrial Light and Magic) de George Lucas que es tan parte de la historia del cine, o incluso más, que la propia saga.

La música, esto sí que no ha fallado en ninguna entrega, vuelve a estar en manos de John Williams, que aplica la máxima de “Si algo ha venido funcionando mucho tiempo no lo cambies demasiado”. De hecho, creo que el público, aunque ya he dicho que éramos facilones- ya estábamos rendidos cuando sonaron las primeras notas del tema principal en los créditos (creo que son fanfarrias), por lo que vuelve a brillar a gran altura.

Y como creo que ya me he extendido demasiado –hemos tardado en volver, pero por lo menos ha sido con “cantidad”, voy a ir cerrando no sin antes recomendar esta peli tanto a “fans” como a gente no tan cercana, e incluso a las “nuevas generaciones”. Te podrá gustar más o menos este universo, pero está claro que es uno de los más míticos de la historia, y como espectáculo visual es impresionante.

Yo creo que repetiré, bien en 3D (si ayer no elegimos este formato es porque la sala en la que lo ponían era mucho más pequeña) y es algo que me apetece, o para llevar a un par de “peques” a los que me hace muchísima ilusión introducir en este mundo.

A FAVOR: Gran continuación de saga mítica, personajes (algunos), efectos especiales, espectáculo visual…

EN CONTRA: El personaje de Kylo Ren, espantoso

La escena: imposible quedarme con una en concreto. Hay una muy impactante, pero si la pongo hago spoiler total.

Valoración: 8,5 (por Kylo Ren, si no era sobresaliente)

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comments

  1. RSS /

    Estoy de acuerdo en lo que dices, aunque discrepo algo en el personaje del malo.
    Creo que han querido hacer un malo ocn dilemas morales, un algo así como yo no soy malo, pero como de pequeño me robaban el bocata en el recreo me he tenido que hacer muy cabrón pero en el fondo me siento muy culpable por ser tan cabrón y al mismo tiempo tengo miedo de no ser el más cabrón…
    Es un jardín del que es difícil salir, pero en fin, a ver qué se inventan…

  2. Sí, si el objetivo se ve, más o menos, claro. El problema es que es un “malo” “quiero y no puedo”, y por eso tengo que encomendarme a la máscara.
    Además, una cosa es que se inspiren/imiten/copien, pero otra historia con la de Darth Vader arrepintiéndose ¿No queda repetitiva?
    A lo mejor no es un fallo de casting tan gordo y es un tema de doblaje. En las de la infancia Constantino Romero no desmerecía a James Earl Jones, en esta tendría que ver la VO para ver si el personaje “chirría” menos

  3. RSS /

    De todos modos es pronto para opinar porque no sabemos cómo evolucionarán las otras películas.
    El arrepentimiento es distinto, no? Ya que no es lo mismo arrepentirse “en el lecho de muerte” que así a las primeras de cambio en plan arrepentimiento gratuito.

    No me negarás que a la persona que mata, lo hace siendo un hijo de la grandísima señora que ejerce la profesión mas vieja del mundo….

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *