La gran Apuesta: ¡Qué gran comedia!… si no fuera porque realmente ocurrió

Jan 31

Si cuando leí el libro en el que se basa la película -y que comentamos aquí mismo hace casi tres años ¡Hay que ver como pasa el tiempo!- me hubieran dicho que se haría una peli sobre el mismo la carcajada habría sido de las sonoras. Y no es que no crea que pueda ser material cinematográfico, que lo es, sino que lo “técnico” del libro, aunque reconozco el esfuerzo del autor en hacerlo comprensible, hacía difícil cualquier tipo de aproximación.

Evidentemente, visto el resultado me habría equivocado de pleno, pues no solo se ha hecho una película, sino que resulta entretenida.

La aproximación al tema, en vez de ser seria, ha sido en clave de comedia. Hay una frase que he escuchado –y que ahora mismo no sé de quien es para darle crédito por ella- que viene a decir algo así como “Tragedia + tiempo = comedia” y es justo lo que ha pasado aquí.

La gran apuesta cart

Los hechos no dejan de ser trágicos, pues el tema de fondo, que no es otro que el del colapso bancario que vino tras la crisis de las hipotecas “subprime” fue un hecho que causó pérdidas económicas inmensas, y que al final acabaron pagando de una manera mucho más acusada los particulares que los “culpables intelectuales” del asunto, y que no solo afectaron a EEUU, sino que, por el efecto contagio nos llegó hasta Europa con efectos fulminantes sobre crisis de deuda, paro, rescates financieros…, pero de la manera en la que se cuentan, y sobre todo el enfoque de los protagonistas lo convierten en una comedia, en ocasiones, bastantes, muy negra, pero comedia al fin y al cabo.

Para el que no sepa muy bien de que va el tema –y mas si ha sido capaz de llegar hasta aquí- vamos a dar alguna pincelada, por eso de no destripar demasiado la peli.

La historia se centra en aquellos “lúcidos”, visto con perspectiva, pues en el momento todo el mundo creía que estaban locos que supieron ver, aunque no pensaron que podría llegar a tener las magnitudes que tuvo, la crisis que se iba a producir en los mercados financieros como consecuencia del colapso de los fondos de titulización de hipotecas. Para no ponerme demasiado técnico (si quieres algún detalle más para eso está el post del libro) el resumen es que se crearon unos instrumentos financieros, que en apariencia tenían poco riesgo y buena rentabilidad (al menos para se renta fija) en los que se “empaquetaban” hipotecas, que se suponían estables. El mercado hipotecario se derrumbó, con lo que los bonos pasaron a no tener valor, provocando la quiebra de bancos en EEUU, que debieron ser salvados.

la gran apuesta 2

Esta gente, principalmente un analista de un fondo de inversión (un personaje muy peculiar que en la peli interpreta Christian Bale) vio que se avecinaba una crisis, pues veía una “burbuja”, y decidió sacar partido de ello.

Para ello debía contar con un instrumento financiero, que no existía, y que suponía que en caso de que fallaran los bonos que contenían las hipotecas él recibía beneficios (a esto en el argo se le llama “posición en corto” o “venta al descubierto”, pues tu vendes, y el otro tiene obligación de comprar algo por un precio superior al que tiene en el mercado en ese momento). Las entidades financieras, al principio lo tomaron por loco, pero vieron una manera de hacer “dinero fácil”, pues creían que únicamente les traería beneficios (pues ese producto tiene una prima, ya que al principio los bonos subían, y cada vez que subían él debía pagar) y así sucedió durante bastante tiempo.

Además de él hubo otros grupos (en la película se centra en dos) que creyeron que era una idea que podía funcionar, según se cuenta se enteran prácticamente de casualidad de esta posibilidad.

Uno de los grupos es un pequeño fondo de inversión independiente, que opera bajo el paraguas de un gran banco y cuyo líder, o jefe, está interpretado por Steve Carell (tremendamente sobrio, y siendo el contrapunto un tanto dramático, pues es un personaje con dudas y conflictos interiores derivados de una tragedia personal) y dos pequeños inversores que después de conseguir ganar bastante dinero desde “el garaje de su casa” a base de apostar contra creeencias comunes, se van a Nueva York porque quieren “jugar con los mayores”.

Hay un personaje adicional un narrador que de vez en cuando aparece como “voz en off” y que interpreta Ryan Gosling, que es un ejecutivo de uno de los bancos que venden el producto de inversión, y que, convencido de la estupidez que han hecho sus compañeros al crearlo quiere “sacar tajada” vendiéndoselo a cuanta más gente mejor, que contacta con el grupo de Carell, grupo en el que alguno de sus empleados quiere casi matarlo, pues cree que los va a timar.

Este personaje es de los mejores de la peli, el típico broker chulo, seguro de si mismo y bastante descreído con el mundo (lo que en la cultura anglosajona es un cínico, y que no hay que confundir con el tratamiento mucho más peyorativo del castellano para este término), cree que el sistema está a punto de explotar y quiere “sacar tajada” de la situación.

Por último, hay un personaje, que quizá no es muy necesario, pero que lo interpreta Brad Pitt, que además es productor de la cinta (igual es que le apetecía estar) y que es un viejo operador de bonos, que ayuda a la pareja de amigos que va a Nueva York a conseguir los productos que necesitan, pues como son un par de “pardillos” nadie de los grandes bancos, que son bastante pijos los quiere recibir.

El tratamiento del tema financiero está bien, pues no se hace –al menos a mí- especialmente pesado, e incluso se ha optado por una nota de humor –a modo de pequeños sketches con gente famosa- para explicar términos financieros complejos. Hay frases absolutamente demoledoras contra el sistema y no hay piedad contra toda la “casta”, eso sí que es casta, de gente que provocó, por la más pura avaricia, la crisis, que de no haber existido tantos productos financieros complejos habría sido mucho más suave.

Los personajes, especialmente los principales de Bale (tipo “peculiar”, a falta de otra palabra mejor) están muy conseguidos y cada uno tiene su punto. El de Bale sería el “freakie” que cree que tiene razón, por encima de todo y todos y resulta ser verdad; el “cínico” que quiere enriquecerse de la desgracia de su propia empresa (Gosling) y el de Carel sería un punto intermedio: es lúcido, y quiere ser cínico, aunque todavía tiene alguna esperanza respecto a la sociedad y su propia clase.

Hay momentos más serios, en los que a veces se recurre al chiste fácil y otros directamente cómicos como cuando la “panda de Carell” va a Miami a hacer investigación “de campo” sobre la gente que está adquiriendo las hipotecas que después se destinarán a los bonos.

A mí me ha gustado mucho, si bien creo que las dos horas que dura se le pueden hacer algo largas a alguno que tenga algún conocimiento del mundo de las finanzas.

 

A FAVOR: Personajes, situación, temática (para algunos)

EN CONTRA: Puede resultar difícil de seguir

La escena: La visita a Miami

Valoración:  8

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One comment

  1. ES difícil de seguir, para la gente de a pie es muy jodida pero es genial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *