The Good Wife (T6-T7): “Aliiiissssia” cierra el círculo

May 21

Creo que he comentado en alguna ocasión que una de las mayores dificultades a la hora de escribir los posts es dar con un título atrayente. En este caso quería hacer algo de trampa y usar el término MILF, que siempre ayuda a ganar alguna que otra entrada adicional.

Y es que Juliana Marguilies, aka Alicia Florick, –Aliiisssia si habéis seguido alguna vez la serie en VO- era una de las MILF’s favoritas -siempre hablando de nuestro espacio seriéfilo, of course-, aunque, al menos entre Dani y yo siempre ha habido cierta discusión si LA MILF era Juliana/Alicia o Mary Louise Parker/Nancy, que protagonizó weeds. Como para la despedida de Weeds ya utilizamos lo de Milf en el título hay que intentar ser algo más original.

the good wife 7-2

Queda para otro post, y por ahí iba la idea del primer título, la “discusión” sobre si nos quedan MILF’s, -que para no haya dudas para nosotros son “Maduras Interesantes”, no vayáis a pensar mal- en el panorama televisivo actual o ¿Quiénes pueden ser las herederas? de Juliana y Mary Louise.

Como también he utilizado –y para esto solo hay que ir al buscador del blog- lo de despedida en bastantes cierres de series al final ni MILF’s ni despedida, así que al final, y no sin darle alguna que otra vuelta vamos a titular sobre el círculo que ella misma ha acabado cerrando.

La serie ha llegado, como era intención de sus guionistas desde un primer momento, hasta la séptima temporada, y aquí llega uno de los primeros aspectos para hacer referencia al círculo: la estructura de sus títulos.

No sé si os habéis dado cuenta (yo no lo había hecho, pero no hay nada como ir documentándose para enterarte de curiosidades, y un día me tropecé con la de los títulos). Y es que los títulos de los episodios de cada temporada –al menos en inglés, que es como están pensados- van creciendo en palabras de la T1 a la T4: en la T1 todos son de una palabra; en la T2 de 2; en la T3 de 3 y en la T4 de 4, para empezar a decrecer posteriormente: 3 palabras en la T5; 2 palabras en la T6 y 1 palabra en la T7.

 

Este aspecto circular va a ser llevado hasta las últimas consecuencias, pues sin querer adelantarme, ni spoilear demasiado uno cuando ve el final no puede dejar de obviar ciertos paralelismos (lo explicaré mejor al final de este post, en la sección spoiler, pero veréis como se justifica el título.

Como la última vez que hablamos de la serie fue hace un par de temporadas retomaremos, en líneas generales desde aquí (si quieres conocer nuestras impresiones desde el principio no dejes de consultar estos posts (T5, T4-5, T1-T3, Dani)

La serie, después de su evento más “catastrófico” hacia el final de la quinta temporada (de nuevo no quiero spoilear, pero si estás en este post probablemente lo conoces) necesita reinventarse, o al menos probar algo nuevo, pues sin Will, y todo lo que representaba, en la ecuación se nos quedaba todo un poco cojo.

Así, no sé si conscientemente –a mí por lo menos me da esa impresión- las temporadas 6 y 7 se plantean con un nuevo formato, en el que parecen convivir dos “minitemporadas” con temas de fondo diferentes en cada uno. Sí, The Good Wife puede englobarse dentro de los procedimentales, es decir un caso que se abre y se cierra por episodio, aunque siempre había una trama de fondo general para la temporada, en la que íbamos viendo la evolución de los personajes, sobre todo el de Alicia, protagonista y dueña absoluta de la serie.

Sin embargo, en la 6 y 7 podemos distinguir hasta dos tramas de fondo, que se pueden separar perfectamente. No sé si de esta manera se intenta dotar de más ritmo a la serie, al tener más “historias”, o es que los guionistas querían tratar más temas de los que en principio les daban las siete temporadas. Es como si así se acercara a las temporadas de 10 episodios de las cadenas “privadas” (HBO, Showtime, AMC), que siempre hemos dicho que tienen ritmo y más libertad. Esto no tengo caso que haya sido beneficioso, pues uno de los aspectos más admirados de “The Good Wife”, era que siendo una serie de cadena “grande”, ligada a ciclos de 20-22 episodios por temporada tenía la calidad y el ritmo de las series de 10.

En la primera parte de la sexta temporada domina un caso en el que Cary será protagonista, o más bien la víctima, de un sistema/industria, el legal, en el que le tocará sufrir las consecuencias de esa partida de egos y ambiciones en el que siempre se ha sabido mover también. Aquí, como suele ser habitual en la serie, no importa si es inocente o culpable, sino si va a ser capaz de demostrarlo, pues las pruebas apuntan contra él, y puede acabar pasando una larga temporada en la cárcel.

En la segunda parte veremos a Alicia como protagonista de una campaña electoral, en la que, por primera vez será protagonista, en vez de “esposa florero”, aunque de esto siempre ha sido poco, como bien sabemos. Esta campaña acabará con un resultado no esperado que nos acabará devolviendo a un punto profesional más cercano al de partida que al de llegada. Durante esta temporada se muestran, además, un par de “candidatos” a llenar el espacio de Will, algo harto difícil como sabemos, aunque ella no se acabará de decidir.

También asistimos a la despedida de otro personaje de los fundamentales en la serie, el de Kalinda –las malas lenguas dicen que por deseo expreso de “la Margulies” con quien tenía una mala relación- lo que dejaba la serie todavía más huérfana.

Y así llegamos a la temporada final, que en otro salto mortal nos sitúa a Alicia muy lejos, profesionalmente, de donde solía estar, bajando al “barro” de la profesión, donde no tendrá una gran acogida, aunque sabemos, o al menos sospechamos que esto será temporal. Se nos introducen dos nuevos personajes, que van a resultar centrales: Lucca Quinn (Cush Jumbo), una joven abogada con la que Alicia pronto encontrará una nueva aliada y Jason Crouse (Jeffrey Dean Morgan) un investigador que llenará el hueco dejado por Kalinda, y que desde el minuto uno sabemos que va a tener un papel en la vida de Alicia.

La primera parte nos trae una trama política, en la línea de todas las temporadas, que nos va a llevar -al fin y al cabo es un tema de actualidad, y esta serie siempre ha estado ahí al día- a la Campaña Presidencial ¿Alicia Primera Dama?, aunque tan pronto como llega nos deja, con la impresión de que se podía haber llegado a más.

Aquí Peter demuestra su ambición, por encima de todo, si es preciso apuñalando a quien más fiel le ha sido, que no es otro que Eli, aunque esto nos deja unos de los mejores momentos de la temporada, cuando tiene enfrente a su “némesis”, que será la nueva asesora de Peter (Ruth Eastman) un personaje que caerá en Margo Martindale, y que nos dará grandes momentos.

La segunda parte corre a cerrar la serie, y de repente nos encontramos con un Peter perseguido, y contra el que se va a montar uno de esos casos, supersecretos, que tiene que ver con su desempeño como fiscal y que puede llevarlo –otra vez- a la cárcel. El motivo no lo tendremos claro, tampoco su culpabilidad –aunque por enésima vez repetiré que eso aquí es lo de menos- y únicamente asistiremos otra vez la estrategia del “todo vale”, con tal de ganar, algo que será más patente que nunca en el último episodio, que marcará de verdad la evolución de Alicia, hacia un punto moral controvertido, del que hablaré un poco más en el cierre, dentro de la zona spoiler.

Aquí en esta segunda parte yo creía que asistiríamos a momentos de auto homenaje de la serie en la que aparecerían un buen número de esos secundarios que han hecho grande a la serie. Por ejemplo Elsbeth Tascioni (Carri Preston) hubiera sido perfecta para la defensa de Peter, e incluso hay un amago de que ocurra, pero al final nos tenemos que quedar con su ex marido, que siendo pintoresco no llega a ser lo mismo. Tampoco vemos, al menos demasiado, a Louis Canning (Michael J. Fox) o alguno de esos abogados que recurrentemente se han ido cruzando con Alicia, Cary, Diane o Will.

También nos hemos quedado sin alguno de esos clientes como el “psicópata” de Colin Sweeney (Dylan Baker) o Neil Gross (John Benjamin Hickley). Incluso esa trama de la NSA, que ha sobrevolado durante las últimas temporadas también tiene su aparición, pero, al menos a mí, me da la impresión de que podría haber llegado a más, pero es a esta serie siempre le hemos pedido más.

De todas maneras, llevo casi 1.500 palabras y es hora de ir despidiendo, así que vamos a entran en ZONA SPOILER y cerrar.

Sí, la serie ha sido circular, pues la despedida es justo igual que el inicio, si para ello se ha debido forzar al extremo –que yo creo que sí- el guion, pues se hace.

Así que vemos a la Alicia leal, al lado de su marido, que esta vez no va a la cárcel, en parte gracias a ella y a su instinto competitivo salvaje. Este instinto la lleva incluso a humillar a su mejor –y casi única- amiga, Diane, con tal de sembrar la duda en el juzgado y contribuir a la victoria.

De todas maneras, aquí Alicia ya no es la “Good Wife”, Santa Alicia, frágil e indefensa del principio de la serie. No, es una profesional, curtida, dura -sobre el aspecto físico no entraré demasiado, pues el “Botox”, o lo que sea que usa, hable por si mismo- e implacable que va a dejar a su marido, literalmente, con la palabra en la boca en busca de una ¿Felicidad?, que no sé si justamente o no, parece que le va a ser negada.

Al final parece quedar claro que es una profesional excelente, pero seguramente mucho peor persona -la traición a Diane, y la reacción de ésta, que hasta para pegarle una hostia a alguien resulta elegante, adecuada-  de lo que era al principio de la serie “in my opinión”, como las respuestas que había que darle a uno de los jueces de la serie.

En lo personal tampoco parece que vaya a irle mejor. Después del cantadísimo romance con Jason, que a mí me ha parecido bastante forzado, y el “beneplácito” de Will, cuya aparición es uno de los regalos del último episodio, Alicia queda sin marido, sin hijos, compuesta y sin novio, en un final totalmente “No Happy”, que como siempre ha agradado y desagrado casi a partes igual.

Para acabar, no recordaba que el tema de la bofetada añade simetría, lo he visto al buscar los vídeos que acompañan el post, si bien la primera vez lo da (tiene razón y ha sido humillada) y la última lo recibe (ella es la que ha humillado).

 

A FAVOR: lo de siempre: guión, personajes principales, secundarios de lo mejor, tramas actuales

EN CONTRA: creo que se ha forzado demasiado el guion en la última temporada para llegar al momento final

La escena: la “hostia” de Diane, las escenas con Will

Valoración: 9

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *