Before I Wake, qué perdemos despiertos?

Oct 31

Es difícil saber a que te enfrentas cuando un alumn@ te dice que veas una película, siendo generaciones tan diferentes, te entra el gusanillo por saber qué gusta a tus alumnos pero a la vez te echa para atrás no vaya a ser que te encuentres con un “Crepúsculo” o un ” a 3 metros sobre…” anyway, te lías la manta a la cabeza y eliges una noche para ver “eso”.

Before I wake puede sorprender, pues lo que supone que es una película de terror se transforma en una alegoría sobre la pérdida y el abandono sin abandonar el cine de “terror” o de “sustos”, de como los adultos intentamos afrontar los problemas que nos surgen y cómo ven los niños esos problemas y su capacidad imaginativa para afrontarlos y/o transformarlos.

Cody es un niño que ha pasado por diversas familias sin saber por qué y finalmente parece ser que acaba con la familia soñada, esta pareja están necesitados del amor de un niño (ya sabréis por qué) y Cody necesita un lugar donde vivir y una familia a la que amar y ser amado ¿o no?.

Lo que está claro es que no vamos a pasar 90 minutos de risas… Una vez instalado Cody en casa, la pareja empieza a ver supuestas alucinaciones, se les aparece su hijo fallecido, ven mariposas por todas partes y evidentemente no comprenden qué pasa. Cody, según confiesa a su madre adoptiva, convive con un monstruo llamado “Canker”.

Con todo esto, sustos incluidos, vamos a ahondar en el film. Como hablábamos antes, Before I Wake, nos presenta el dolor de una familia rota por un lado y la necesidad de un niño por ser aceptado por otro lado. Cody sólo desea ser aceptado y querido aunque para ello deba navegar por el subconsciente de sus “padres” y encontrar aquello que los hace felices. Como Jess, la madre, es incapaz de dejar atrás la etapa de luto y pérdida, se aferra a estas visiones para recordar a su hijo Sean mientras que su marido Mark, rápidamente se da cuenta que algo falla, indicativo de que algo no va bien con Jess es que la vemos en varias ocasiones acudiendo al psicólogo.

 Aquí pues encontramos los dos lados de la cama, Mark que cierra la herida y se centra en cuidar y criar a Cody y Jess que no puede olvidar a su hijo y, como toda pérdida en una pareja, sobre todo de un hijo, aparecen los reproches, el distanciamiento entre los progenitores y todo ello debido a que, como decimos, hay diferentes formas de afrontar el dolor, en el film, es el “monstruo” el que hace las veces de catalizador de ese dolor.

¿Sabéis a que me recuerda en cierto sentido? A “El laberinto del fauno” de Guillermo del Toro, ambos transitan por ese mundo de fantasía para los niños que desean dejar atrás los recuerdos malos del mundo real y crear su propia realidad que los haga felices.

En definitiva, es una película interesante para ver siempre y cuando sepas que no vas a ver cine de terror puro y duro sino un drama con tintes sobrenaturales bastante bien llevados. Respecto a la decisión de verla, creo que @C_PeterPanda_, mi alumna, ha escogido una buena película para ver si desde luego, piensa en todo lo que lleva implícito.

ME GUSTA: La historia dramática que esconde el film

NO ME GUSTA: Los sustos, y que se piense en ellos como un cine de terror que no es tal.

LA SECUENCIA: La secuencia final que descubre a Canker y su maldad.

Nota: 6´5

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *